Cómo TONTO, el sintetizador de Stevie Wonder, hizo historia en el pop

2850806w1000

Stevie Wonder quería conocer a TONTO. Acababa de cumplir 21 años, estaba lleno de dinero y tenía un montón de sonidos en su cabeza que no podía grabar. Recientemente había encontrado una copia de un álbum llamado Zero Time que se había grabado usando TONTO, un acrónimo de The Original New Timbral Orchestra. Era el sintetizador más avanzado del mundo, y también el más grande: una máquina circular de dos metros de altura que podía extenderse a ocho metros de diámetro y pesar una tonelada.

El cerebro detrás de TONTO era un bajista inglés bastante nerd llamado Malcolm Cecil, que en ese momento vivía en un estudio en el centro de Manhattan. “Escuché el timbre y asomé la cabeza por la ventana para ver quién era”, recordó Cecil en 2013. Después de bajar tres tramos de escaleras, se encontró con “un hombre negro con un traje color pistacho que parecía estar sosteniendo nuestro álbum debajo de su brazo”: Stevie Wonder.

Durante los siguientes tres años y medio, la colaboración de Wonder con el productor y programador Cecil y su socio Robert Margouleff dio como resultado los discos Music of My MindTalking Book,Innervisions y Fulfillingness‘ First Finale. TONTO le permitió a Wonder tener una rica paleta de texturas orquestales en la punta de sus dedos, ideal para combinar el bajo cavernoso del Moog con sintetizadores ARP ondulantes que se convirtieron en el sonido característico de Wonder. “Superstition” la hizo con su clavinet Hohner filtrado a través de TONTO, y la línea de bajo era todo TONTO. El instrumento también apareció en “Living for the City”, “You Are the Sunshine of My Life”, “Boogie on Reggae Woman” y más de 200 canciones, muchas de ellas aún no publicadas. Poco después de la muerte de Jimi Hendrix, el dúo instaló a TONTO en Electric Lady, el estudio del guitarrista en Nueva York, y más tarde se mudaron a Los Ángeles, al Record Plant Studio B. “Esa habitación cambió nuestras vidas”, recuerda Margouleff. “Todo lo que grabamos fue directo al Número Uno.” Durante 10 años, TONTO le proporcionó éxitos a los Isley Brothers, Minnie Riperton, Joan Baez, los Doobie Brothers, Quincy Jones y más.

Después de otra mudanza a Nueva York, el instrumento se ha reinstalado en su nueva casa del National Music Center (NMC) en Calgary, Alberta. El famoso restaurador de sintetizadores John Leimseider pasó casi cuatro años haciendo reparaciones minuciosas antes de un evento, en el que la banda canadiense A Tribe Called Red (residente del NMC) trabajó con Cecil y el instrumento en música nueva. Nervioso por cómo se comportaría TONTO sin Leimseider a su lado, Tim “2oolman” Hillel, productor de A Tribe Called Red, dice: “Eso es lo que pasa con TONTO: es impredecible; tiene un sentido humano, tiene una presencia”.

Fuente: La Nación, Martin Porter & David Goggin