El conmovedor gesto humanitario de Roger Waters

El mejor final para una búsqueda de cinco años. El músico británico fue una pieza fundamental en el reencuentro de una madre con sus dos hijos, que fueron secuestrados por su padre, miembro del Estado Islámico.

WhJLEvsRa_1256x620__1

“¿Qué hacemos con los demás?” Tras haber colaborado en el regreso de dos niños que hace cinco años fueron secuestrados por su padre, miembro del Estado Islámico, quien los llevó a Siria, Roger Waters reclamó a los gobiernos de los países de origen de los más de 1.200 chicos que aún permanecen como refugiados en ese país que se hagan cargo de ellos. (Foto: Martín Bonetto).

Roger Waters es, posiblemente, uno de los artistas contemporáneos más involucrados en cuestiones políticas y humanitarias. Mordaz crítico de la administración de Donald Trump, ferviente opositor a las políticas de colonización del estado israelí al mismo tiempo que defensor de la idea de un Estado Palestino, cada escenario que ocupa se convierte en una tribuna desde la cual transmite su mensaje.

Sin embargo, si hay algo que distingue al ex Pink Floyd de otros voceros de diferentes causas es que su prédica no se agota en la declamación. Conocida es su participación en las gestiones ante el gobierno británico para que la Argentina accediera a la identificación de los restos de los soldados caídos en la guerra de Malvinas, en 1982.

De regreso. Roger waters puso a disposición un avión para que los niños dejen Siria tras el reencuentro con su madre.

De regreso. Roger waters puso a disposición un avión para que los niños dejen Siria tras el reencuentro con su madre.

Ahora, el músico nacido en Inglaterra hace 75 años, tuvo un rol esencial en el reencuentro de una madre con sus dos pequeños hijos Ayyub Ferreira, de 7 años, y su hermano Mahmud, de 11, secuestrados cinco años atrás por su esposo , quien los llevó con él a Siria, tras haberse había unido al grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Clive Stafford-Smith, abogado de la madre de los niños, Felicia Perkins-Ferreira, reveló que Waters aceptó pagar los altos costos de los procedimientos legales para la entrega de los niños a su madre por parte de las autoridades semiautónomas kurdas, en la ciudad de Qamushli, en el noreste de Siria, y puso a su disposición un avión para su traslado.

 “Pero no sólo hizo eso. Él vino con nosotros”, contó Sttafford-Smith, quien explicó que el músico asumió un rol protagónico cuando él mismo le contó acerca de la situación de los chicos, cuyo padre, Abebe Oboi Ferreira, se presume que murió en 2017, combatiendo en Raqqa, la capital del autoproclamado estado de Daesh.

Ayyub y Mahmud habían sido llevados por su padre desde Trinidad y Tobago, su país de origen, a Siria, y luego a Daesh, que ocupa parte de territorio sirio e iraquí, desde donde las Fuerzas Democráticas Sirias, respaldadas por los Estados Unidos, los trasladaron junto a su madrastra hasta Turquía, para finalmente ser alojados en el campo de refugiados Camp Roj, en el noreste de Siria, donde convivieron con familiares de terroristas muertos o presos.

 “Conozco a Clive desde hace unos años, y he seguido desde cerca su trabajo en torno a los derechos humanos. Durante un almuerzo me había contado acerca del periplo de Mahmud, Ayyub y Felicia, y me movilizó profundamente. Entonces, dije. ‘Quiero ayudar. ¿Hay algo que pueda hacer?'”, contó Rogers al Canal 4.
El fin de la búsqueda. Felicia tuvo esporádicas noticias acerca de sus hijos, durante cinco años. Ahora esperan en Londres para regresar a Trinidad y Tobago.

El fin de la búsqueda. Felicia tuvo esporádicas noticias acerca de sus hijos, durante cinco años. Ahora esperan en Londres para regresar a Trinidad y Tobago.

Tras dirigirse sin éxito a los gobiernos del Reino Unido y Trinidad y Tobago, el músico decidió enviar un avión en plan de “rescate” y ayudar a persuadir a la administración del país natal de los chicos para que extienda la documentación necesaria para su regreso. Por ahora, los dos esperan en Londres.

“Cuando Clive y los demás cruzaron el Tigris y fueronal campamento a buscar a los chicos, eso llevó horas, horas y horas, mucho más de lo que puedan imaginar, hasta que llegaron al punto de chequeo fronterizo”, relató Waters a Canal 4. Y siguió: “Cuando supe que ya estaban en camino, conseguí uina copa de vino blanco barato y los esperé hasta cerca de la medianoche, cuando vi a esos dos hermosos niños y Felicia… Fue profundamente conmovedor”.

 “En un punto, soy un privilegiado. Acabo de terminar un tour de dos años, y de repente tengo tiempo para parar, de modo que aprovechar ese tiempo para lograr que estos chicos vuelvan a su hogar es grandioso”, señaló Waters a la BBC. Y agregó: “Esto me da una plataforma para preguntar qué hacemos con los otros. ¿Por qué no estamos haciendo nada?”
Misión cumplida. El músico británico se involucró en el tema cuando el abogado de la madre le contó la situación de los niños, y tuvo un resultado satisfactorio. Ahora dice que hay que ir por más.

Misión cumplida. El músico británico se involucró en el tema cuando el abogado de la madre le contó la situación de los niños, y tuvo un resultado satisfactorio. Ahora dice que hay que ir por más.

De acuerdo al abogado de la mamá de los chicos, las fuerzas kurdas tendrían alojados a más de 1200 niños extranjeros -10 de esllos, británicos-, junto a cientos de adultos sospechosos de haber combatido para el EI. Y la mayoría de los gobiernos habría hecho oídos sordos a los llamados de los kurdos para que retornen a esos niños a sus lugares de origen.

“De esos chicos nos tenemos que ocupar, y los países de los cuales son o eran sus padres, deberían ocuparse de ellos”, concluyó Waters, quien además reclamó un soporte legal que permita la repatriación de aquellas personas que permanecen detenidas por haberse sumado a las filas de EI con la atención que requiere cada caso.

El sueño cumplido de los chicos que cantaron junto a Roger Waters

Según contó Stafford-Smith en una conferencia de prensa, el reencuentro de los niños con su madre fue muy agradable, y se mostró optimista acerca de su futuro. “Uno de ellos dijo que quiere ser jugador profesional de cricket, y el otro, jugador de fútbol”, detalló.

Fuente: Clarín.