Lalo Schifrin: Oscar honorífico a una trayectoria única y exitosa

MIRÁ EL VIDEO. "Recibir este Oscar honorario es un sueño. Es una misión cumplida", dijo el compositor argentino Lalo Schifrin al recibir la dorada estatuilla de manos de Clint Eastwood en una ceremonia que le puso velocidad a la temporada de premios de Hollywood .

9swqscy2-720

Es que además de los reconocimientos a leyendas del cine como Schifrin, la actriz Cecily Tyson, el publicista Marvin Levy y los productores Frank Marshall y Kathleen Kennedy, la ceremonia funcionó como una especie de reunión de egresados de la promoción de aspirantes a candidatos al Oscar 2019.

Se sabe que para conseguir una nominación a la dorada estatuilla, además de mucho talento y la película indicada, se necesita hacer una campaña de promoción dirigida, sobre todo, a los más de seis mil integrantes de la Academia encargados de elegir a los candidatos. Y nada mejor para atraer la atención y el interés de ese selecto grupo que asistir a las fiestas que ellos organizan. En este caso, el encuentro se realizó en el mismo complejo donde está el Teatro Dolby, lugar de entrega de los Oscar que se llevará a cabo el 24 de febrero de 2019 .

“Seamos honestos, sin el gran tema musical de Misión imposible apuesto a que Tom Cruise habría fallado la primera misión”, bromeó la actriz Kathy Bates al presentar el premio de Schifrin, que luego sobre el escenario protagonizó una especie de paso de comedia con Eastwood, con quien colaboró en ocho ocasiones para las películas de Harry, el sucio.

Oscar 2019: el compositor argentino Lalo Schifrin recibió un premio honorífico entregado por Clint Eastwood Fuente: AP“Déjenme hacerle un par de preguntas porque no llego a leer el teleprompter”, improvisó Eastwood, que eligió hablar con el compositor argentino radicado en Hollywood de su mutuo amor por la música jazz mientras el público asistía fascinado al encuentro. Schifrin se despidió en castellano con un: “Muchas gracias amigos”. La audiencia estuvo compuesta por muchas de las mismas personas que formarán parte fundamental de la temporada de premios que acaba de comenzar. Allí estaban, entre otros, Lady Gaga, firme candidata a quedarse con la estatuilla a la mejor actriz por su papel en Nace una estrella; Nicole Kidman, cuya interpretación en Boy Erased (se estrenará en la Argentina el 7 de febrero), ya suena a Oscar; Amy Adams, que además de ser una candidata segura para los Premios Emmy del año próximo, por su papel en la serie Sharp Objects, también podría competir en esa categoría por su interpretación en Vice, la nueva película de Adam McKay (La gran apuesta), en la que compone a la esposa del exsecretario de Estado norteamericano Dick Cheney, encarnado en el film por Christian Bale, otro intérprete que ya tiene casi asegurada la candidatura a mejor actor protagónico. Un rubro que posiblemente integrarán también Viggo Mortensen y Mahershala Ali, por sus interpretaciones en Green Book (su estreno local será el 24 de enero), de Peter Farrelly. Ambos actores estuvieron presentes en la ceremonia que se realiza sin las presiones de televisión en vivo, un espacio ideal para las estrellas en busca de un poco de autocelebración, promoción y reencuentro con viejos amigos.

Al menos así lo fue para Steven Spielberg, Harrison Ford y los históricos productores Frank Marshall y Kathleen Kennedy. Socios y casados desde hace más de 30 años, Marshall y Kennedy fueron la primera pareja en recibir el Oscar honorífico por su trabajo filantrópico, y ella, presidenta de los estudios Lucas Films desde que George Lucas se los vendió a Disney, fue la primera mujer en conseguirlo en los más de ochenta años que existe el galardón Irving G. Thalberg, nombrado en honor de uno de los pioneros de Hollywood.

Que el encargado de entregarles la estatuilla haya sido Spielberg, su amigo y el director con el que trabajaron en películas como Indiana Jones y el templo de la perdición y El color púrpura, le dio a la ceremonia el aire de familiaridad que la Academia busca transmitir en la ceremonia de los Oscar honoríficos. Aunque todos sepan que parte de su objetivo sea hacer lobby para formar parte de la gran fiesta de febrero.

El resto de los premiados. La actriz Cicely Tyson (Sounder, Vidas cruzadas, How to Get Away with Murder) y el publicista Martin Levy también recibieron sus estatuillas en el Governors Ball, junto a los productores Kathleen Kennedy y Frank Marshall, quienes obtuvieron la distinción Memorial Irving G. Thalberg por su labor filantrópica.

Fuente: La Nación,  Natalia Trzenko