Los Jackson y el recuerdo de su hermano más célebre: “Nunca haremos un show con un holograma de Michael”

MIRÁ LOS VIDEOS. Los hermanos Marlon, Jackie, Tito y Jermaine mantienen vivo el legado de los Jackson 5 y visitarán Buenos Aires por primera vez el próximo 21 de marzo.

jacksons

  Se la considera la primera “boy band” de la historia de la música, el primer grupo de artistas negros que alcanzó la masividad y conquistó al público blanco de aquí, de allá y de todas partes, y la banda de hermanos que catapultó a la fama a un pequeño y encantador Michael Jackson en la década del 70.

Los hermanos Marlon, Jackie, Tito y Jermaine mantienen vivo el legado de los Jackson 5 y visitarán Buenos Aires por primera vez el próximo 21 de marzo
 Fuente: Archivo

Se la considera la primera “boy band” de la historia de la música, el primer grupo de artistas negros que alcanzó la masividad y conquistó al público blanco de aquí, de allá y de todas partes, y la banda de hermanos que catapultó a la fama a un pequeño y encantador Michael Jackson en la década del 70.

Si de números se trata, los hermanos Jackson tenían un promedio de 12 años de edad cuando se hicieron populares con el nombre de Jackson 5, vendieron aproximadamente 150 millones de discos alrededor del mundo y, hace exactamente 50 años, con su primer álbum, alcanzaron el récord de cuatro simples consecutivos en el número uno de los charts. Hace treinta años que no editan un álbum con canciones nuevas y su última gira antes de esta reunión, aún con Michael entre sus filas, data de 1984. El 21 de este mes, los Jackson se presentarán por primera vez en el país, en el estadio Luna Park y en el marco de un tour autocelebratorio por su medio siglo de vida y en el que homenajean a su hermano Michael, a diez años de su muerte.

Jackson 5 y uno de sus hits, “I Want You Back”

Pero hablando de Jacksons , siempre hay otro lado de la moneda, que en este caso incluye peleas, lucha de egos, acusaciones cruzadas y una suerte de pacto de silencio que crea un muro en torno a las polémicas familiares, como la que hace referencia a los maltratos que sufrieron de niños por parte de su padre, Joseph. “Se han dicho muchas mentiras sobre nuestra familia”, suele ser el latiguillo de los cuatro sobrevivientes de este singular grupo: Jackie (67 años), Tito (65), Jermaine (64) y Marlon (61) Jackson.

Tampoco hacen declaraciones por estos días acerca del documental Leaving Neverland, que el ayer estrenó HBO y en el que dos hombres acusan a Michael por abuso sexual cuando eran niños. “La familia ya dio a conocer un comunicado al respecto“, señalan. El documental se verá en dos partes en la Argentina, el sábado 16 y el domingo 17, a las 20, por HBO (y estará también disponible por HBO Go).

Dinastía familiar

La vuelta a los escenarios de The Jacksons comenzó a gestarse hace diez años, dos meses antes de la muerte de Michael. En mayo de 2009, después de firmar un contrato con A&E, los cuatro hermanos empezaron a filmar el reality show The Jacksons: A Family Dynasty, con la idea de seguir a los músicos mientras intentaban volver al centro de la escena con un nuevo álbum (el primero desde 1989) y una gira, para conmemorar los 40 años de la agrupación. El 25 de junio, Michael murió en el hospital de la Universidad de California, y los planes de regreso cambiaron drásticamente (y también el curso de la serie, que finalmente se transmitió en diciembre de aquel año, con tan solo seis capítulos y con el fantasma de Michael rondando a lo largo de casi toda la filmación).

Recién tres años después, en junio de 2012, The Jacksons estuvieron listos para subirse a su primera gira en casi treinta años, que pasó por los Estados Unidos, Europa, Japón y Australia y se extendió hasta mediados de 2013. De allí en adelante, realizaron conciertos esporádicos hasta que este año lanzaron la gira por sus 50 años que los depositará este mes en la Argentina.

“Será nuestra primera vez en Buenos Aires y estamos muy contentos de llegar hasta allá. Definitivamente el show que hacemos es para divertirse y pasarla bien y lo que tratamos es de armar una fiesta tanto para los de arriba como para los de abajo del escenario. Pasar un buen momento juntos es la clave de nuestro show”, dice Marlon, desde Miami, en diálogo telefónico con LA NACION.

Marlon, un año mayor que Michael, cuenta que la música que se escuchaba en su casa cuando era niño era mayormente country: “Mi mamá escuchaba mucha música country western y con eso crecimos todos, cantando esas canciones. El country fue nuestra introducción a la música y luego sí empezamos a escuchar a los artistas de Motown, y recuerdo también haberme fascinado por entonces con Wes Mongomery, un guitarrista de jazz sensacional”.

El suceso de los Jackson 5 en sus primeros años fue tal que hasta tuvieron su propio programa de dibujitos animados (así como The Beatles tuvo el suyo) y según cuenta el mismo Marlon, “los reyes, las reinas y los presidentes de distintos países querían conocernos cada vez que hacíamos una gira mundial”.

Los Jackson 5 saltan a la fama en el programa de Ed Sullivan

¿Cómo era ser tan famoso con apenas 12 años? “La pasábamos realmente bien. Teníamos entre 11 y 16 años y viajábamos juntos por el mundo, experimentando diferentes culturas, conociendo a la gente más importante de cada país. Fue fantástico y no lo cambiaría por nada- La pasábamos muy bien, a pesar de que también teníamos mucho trabajo”. Marlon asegura que no eran “los Rolling Stones”, que no arrojaban televisores por las ventanas de los hoteles ni que se la pasaban de fiesta en fiesta, como se podría suponer: “Éramos apenas unos niños y lo máximo que hacíamos eran travesuras de niños”.

Este año también el sello Motown celebra un número redondo (60) y en rigor, los Jackson 5 no existirían sin el empuje y la difusión que les dio Motown y, especialmente, Berry Gordy, el hombre fuerte de la compañía a fines de los años 60. Porque si bien la historia “oficial” asegura que fue Diana Ross la que descubrió a los muchachitos de voces angelicales, lo cierto es que Gordy fue quien les presentó a Ross a los Jackson 5.

“Motown creó una marca para todo el mundo. Era una pequeña compañía discográfica de Detroit que hizo música y logró hacer conocer a un montón de artistas en todo el planeta. Los Jackson 5 lograron reconocimiento internacional gracias a Motown y por eso aprecio mucho tanto al sello como a quienes estuvieron al frente de él. Ellos nos mantuvieron durante muchos años como uno de sus actos más importantes y nosotros le devolvimos todo lo que nos dieron manteniendo el espíritu de Motown lo más alto posible”, explica el músico.

-Este año se cumplirán diez años de la muerte de Michael, ¿su show tiene un segmento especial dedicado a él?

-Sí, hacemos algunos de sus números en el show, varios de los primeros años, pero principalmente lo que hacemos es mantener su espíritu en el escenario. Así lo honramos a nuestro hermano.

-¿Cuál cree que es el legado más importante que dejó Michael?

-Para nosotros siempre fue un miembro más de los Jackson 5, con un don musical que le dio dios, una persona bendecida para unir al mundo con la música. Michael y yo compartíamos la misma cama usualmente, para mí es mi hermano, no es nada especial más allá de eso. Esa es la forma en que yo lo veo. Pero la gente generalmente lo ve a él como quien llevó a otro nivel a los Jackson 5. Cuando salió Off The Wall, que vendió 20 millones de copias, y luego Thriller, que se convirtió en el disco más vendido de todos los tiempos, fue algo mágico. Pero no sucedió por accidente. Nuestro padre siempre nos decía que el trabajo que habíamos hecho algún día nos lo iban a recompensar. Disfrutamos mucho ese momento de éxito de Michael, porque hizo que la marcar Jackson 5 creciera aún más. Nosotros ahora estamos haciendo lo mismo, mantenemos la marca de la familia en acción.

-En este regreso a los escenarios, ¿no pensaron actuar con un holograma de él?

-No, nunca haremos eso. La razón de por qué no es que un holograma no tiene nada para agregar a nuestro show, no tiene la misma energía. Michael en el show de Jackson 5 entretenía a la audiencia y la tecnología eso no lo va a poder reemplazar nunca. Un holograma podría estar en un museo, pero definitivamente no arriba de un escenario. Un holograma jamás podrá hacer mejor un show de nadie.

Fuente: Sebastián Ramos , La Nación