Martha Argerich inició sus conciertos en el CCK

MIRÁ LA AGENDA DE PRESENTACIONES. La emblemática pianista tocó este miércoles y volverá a hacerlo el domingo en el CCK, para luego seguir de gira por el interior. Habló sobre sus recientes conciertos con Barenboim, los conflictos alrededor de Mozart, cómo es tocar a cuatro manos, y una debilidad: Marlon Brando.

H1_TSQHSm_930x525__1
marta1

En la Sala Sinfónica del CCK. Martha Argerich no quiere interrumpir el ensayo de un arreglo para cuatro pianos de la Chacarera del 55, especialmente escrito por Guillermo Borgui para la ocasión. La acompañan los pianistas Graciela Reca, Mauricio Vallina y Alan Kwiek. Los acentos de la chacarera tienen sus vueltas y Argerich no está del todo conforme con los resultados. El paciente Kwiek la convence de hacer un alto y Argerich se dispone a charlar sin salir del escenario, sentada en el mismo taburete del piano. Quizá no está del todo conforme, pero luce más relajada y risueña que nunca.

-¿Qué lindo suena ese arreglo, ¿no?

-Sí, pero todavía tengo que aprenderlo, esa es la verdad.

-¿Cómo sentís la sala acústicamente?

-Bueno, no sé, todavía estoy un poco boleada. Yo ya toqué una vez aquí, me parece bien. Es completamente diferente al Colón. Tal vez aquella vez fue un poquito sordo. ¿Cómo se oye desde la platea?

-Muy bien. Además quitaron la cortina y movieron unas placas acústicas del techo. Parece que está en “modo piano”.

-Sí, a mí también me gusta.

-Daniel Barenboim había dicho que este año no venías, pero al final tuvimos la suerte de tenerte de nuevo.

-Sí, no vine con él porque el estaba con la Staatskapelle.

-¿No te resulta un poco estresante el ritmo de Barenboim?

-Bueno, sí, pero me acostumbré bastante bien. Ultimamente hemos tocado mucho, pero en Europa, y no con la Orquesta del Divan, sino con la Staatskapelle, con la Filarmónica de Viena… En Viena hice la Fanstasía de Debussy, que tuve que aprender rapidísimamente. Después él tocó a dos pianos conmigo y de ahí se marcho a Berlín porque tenía la ópera. Y entonces pasaron dos días sin tocar en Viena. Al tercer día aparecí de nuevo para tocar con él. Y no me sentía bien. ¿Sabés lo que me dijo?:“¿Ves?, tenés que tocar todos los días. Cuando tocás todos los días está muy bien. Dejás dos días y ya…”

-Cuando tocás a cuatro manos, ¿tenés preferencia por algún registro, el agudo o el grave?

-Depende de lo que toque. Cuando toco Mi madre la oca (Ravel), me gusta arriba. En la la Sonata de Mozart generalmente toco abajo. Pero puedo tocarla arriba. No sólo depende de la obra sino también de la compañía y de las circunstancias.

-Hablando de Mozart, vos solías decir que le ambigüedad de Mozart te resultaba terrorífica, pero últimanmente lo estás tocando un poco más.

-Sí, lo vengo tocando bastante, especialmente con Barenboim, y eso me hace mucho bien, pero yo adoro tocar Mozart. Me encanta, quizá le perdí el miedo. Cuando era chica no le tenía miedo, después me vino el miedo. Ahora a lo mejor de nuevo estoy bien .

-¿A qué edad te agarro ese miedo?

-A los 23, los veintipico…

-¿Fue una crisis?

-Sí, puede ser, pero la memoria no es muy fiel. ¿Qué se yo por qué? Tenía muchos complejos. Encontraba que toda la gente tocaba genial Mozart, pero que yo lo hacía horrible.

-Una vez dijiste que en el primer Beethoven encontrabas un humor que después había emigrado a la música rusa. ¿Cómo es eso? ¿Cómo definirías el humor en música?

-Bueno, las cuestiones sarcásticas, abruptas, que no tienen nada que ver. Las sorpresas, cuando no es exactamente fluido, no es exactamente…

-Previsible…

-Sí, claro, pero eso también existe en la música de Schumann, por ejemplo, los cambios de escena, y él también tiene cierto tipo de cosa así, pero no es lo mismo, porque no es sarcástico. Sus cambios de escena son completamente diferentes. Y bueno, tenemos la cuestión rítmica en la música rusa, o en el primer Beethoven. Pero también Haydn tenía esa cosa de humor. Ya con la Sinfonía Los Adioses y ese tipo de cosas. Creo que Alfred Brendel dice que los autores que piensan en términos de música vocal no tienen tanto humor. Sería el caso de Mozart. En cambio el humor tiene una naturaleza más instrumental. Puede ser.

-Vas a tocar la Partita en Do menor de Bach, ¿no?

-Bueno, así parece.

-Generalmente volvés sobre las mismas obras. Parecés más una pianista intensiva que extensiva.

-Depende, también he tocado cosas nuevas, pero con la orquesta o en grupos de cámara. Lo que pasa es como casi no toco sola, no amplío el repertorio solista.

-Es como si exploraras más por dentro que por fuera…

-No es voluntario, no es fruto de una decisión. Es circunstancial, porque no tuve oportunidad o no tuve ganas o no tuve estímulo. Pero no es a propósito.

-No te interesan las integrales, las grandes series.

-Para aprender quizá sí, pero para escuchar no. En un concierto prefiero un poco más la variedad.

-¿En Entre Ríos vas a hacer alguna visita al pueblo de tu madre (Juana Heller, nacida en Villa Clara, una colonia judía)?

-Me gustaría, nunca estuve.

-¿Te queda familia?

-No creo. Hay una hermana de mi madre, Clara Marta, que tiene sólo cuatro años más que yo. Pero no sé nada de ella. Tampoco tengo ya familia en Buenos Aires, pero de todas maneras me gusta volver a la Argentina.

-Te voy a hacer unas preguntas algo infantiles, sobre gustos.

-Ojo que soy de ascedente Virgo y analizo mucho.

-Tiene que ser lo primero que te viene a la cabeza.

-Bueno.

-¿Una película?

-El pequeño diablo, de Benigni.

-¿Un actor?

-¿Actual?

-De cualquier época…

-¿Por su belleza o por su arte?

-Lo que prefieras.

-Marlon Brando.

-¿Un libro?

-La insoportable levedad del ser, de Kundera.

-¿Una bebida?

-Jugo de manzana.

-¿Un pianista?

-Horowitz.

-¿Un compositor?

-Beethoven.

-Pensé que me ibas a decir Schumann.

-Bueno, sí, también Schumann, pueden ser los dos, y más también, pero sólo podía decir uno.

Recuadro

El privilegio de verla también en el interior

Otro momento de Martha Argerich en la Sala sinfónica del CCK. (Foto: Juan Manuel Foglia).

Otro momento de Martha Argerich en la Sala sinfónica del CCK. (Foto: Juan Manuel Foglia).

Martha Argerich dará dos conciertos en la Sala Sinfónica del CCK, el miércoles 8 y el domingo 12 a las 20, en ambos con músicos invitados pero con programas diferentes. El del miércoles está íntegramente consagrado a Johann Sebastian Bach. Martha Argerich abrirá con una pieza en piano solo, la Partita en do menor, BWV 826, y el programa será completado por tres obras concertantes, con la participación del ensamble Estación Buenos Aires dirigido por Rafael Gíntoli; el concierto para piano en la menor, con el cubano Mauricio Vallina como solista; el concierto para dos violines en re menor, con Rafael Gíntoli y Cecilia Isas en violines; y el concierto para cuatro pianos de Bach/Vivaldi, por Argerich, Graciela Reca, Mauricio Vallina y Alan Kwiek.

El programa del domingo 12 será un recital a dos pianos y a cuatro manos junto a la colega y amiga entrerriana Graciela Reca; está integrado por la Sonata K. 521 de Mozart, la Petite suite de Debussy (en homenaje en el centenario del compositor francés), y transcripciones de las Danzas sinfónicas opus 45 de Rachmaninov y de la Sinfonía en re mayor n° 1, op 25, Clásica, de Prokofiev. Nacida en Paraná, Reca se formó en la Universidad Nacional del Litoral con Luis La Via, Mario Montrul y Aldo Antognazzi. En 1981 obtuvo el máximo título en su especialidad. Y recibió primeros premios en certámenes nacionales, y en 1970 fue seleccionada para perfeccionarse con Bruno Saidlhofer en la Academia de Música de Viena.

Estas actuaciones, las únicas que Marta Argerich ofrecerá en Buenos Aires, marcan el inicio de la gira que abarcará recitales y conciertos en Paraná y Concepción del Uruguay (Entre Ríos), y en las capitales de Córdoba y Tucumán. El martes 14, en el Auditorio Asociación Mariano Moreno de Paraná, Argerich y Reca darán un programa con obras de Bach, Mozart y Debussy, además del melodrama Leonore de Franz Liszt, que Argerich interpretará en piano junto a su hija Annie Dutoit como recitante.

El sábado 18, en el Centro de Convenciones de esa misma ciudad, tendrá lugar un concierto conmemorativo por el 70 aniversario de la Orquesta Sinfónica de Entre Ríos, con dirección de Luis Gorelik y Martha Argerich y Mauricio Vallina como solistas, en un programa dedicado a Liszt. El programa se repetirá el lunes 20 en la Basílica de Concepción del Uruguay.

La gira seguirá por Córdoba, con actuaciones el sábado 25 en el Pabellón Argentina de la Universidad Nacional de Córdoba, y el domingo 26 en la Sala de las Américas de la Fundación Pro Arte, con la Orquesta Sinfónica de Córdoba dirigida por Guillermo Becerra, más los solistas Argerich, Vallina y Annie Dutoit como recitante.

La clausura tendrá lugar el miércoles 29 en el Teatro San Martín de Tucumán, con la misma orquesta y solistas de las dos actuaciones de la capital cordobesa.

El martes 7, a las 17.30, se realizará un ensayo general abierto en la Sala Sinfónica. Las entradas gratuitas para ese ensayo se pueden reservar a través de la plataforma Contar (www.cont.ar).

Las localidades para los conciertos del 8 y el 12 de agosto están a la venta en www.cck.gob.ar, y en Sarmiento 151. Los conciertos del CCK se transmitirán en vivo a través de la plataforma Cont.Ar, y podrán revivirse los jueves 9 y 16 de agosto a las 22 por la pantalla de la TV Pública.

El privilegio de verla en el Interior

Martha Argerich dará dos conciertos en la Sala Sinfónica del CCK, el miércoles 8 y el domingo 12, a las 20, en ambos con músicos invitados pero con programas diferentes. El del miércoles está íntegramente consagrado a Johann Sebastian Bach. Martha Argerich abrirá con una pieza en piano solo, la Partita en do menor, BWV 826, y el programa será completado por tres obras concertantes, con la participación del ensamble Estación Buenos Aires dirigido por Rafael Gíntoli; el concierto para piano en la menor, con el cubano Mauricio Vallina como solista; el concierto para dos violines en re menor, con Rafael Gíntoli y Cecilia Isas en violines; y el concierto para cuatro pianos de Bach/Vivaldi, por Argerich, Graciela Reca, Mauricio Vallina y Alan Kwiek.

El programa del domingo 12 será un recital a dos pianos y a cuatro manos junto a la colega y amiga entrerriana Graciela Reca; está integrado por la Sonata K. 521 de Mozart, la Petite suite de Debussy (en homenaje en el centenario del compositor francés), y transcripciones de las Danzas sinfónicas opus 45 de Rachmaninov y de la Sinfonía en re mayor n° 1, op 25, Clásica, de Prokofiev. Nacida en Paraná, Reca se formó en la Universidad Nacional del Litoral con Luis La Via, Mario Montrul y Aldo Antognazzi. En 1981 obtuvo el máximo título en su especialidad. Y recibió primeros premios en certámenes nacionales, y en 1970 fue seleccionada para perfeccionarse con Bruno Saidlhofer en la Academia de Música de Viena.

Estas actuaciones, las únicas que Marta Argerich ofrecerá en Buenos Aires, marcan el inicio de la gira que abarcará recitales y conciertos en Paraná y Concepción del Uruguay (Entre Ríos), y en las capitales de Córdoba y Tucumán. El martes 14, en el Auditorio Asociación Mariano Moreno de Paraná, Argerich y Reca darán un programa con obras de Bach, Mozart y Debussy, además del melodrama Leonore de Franz Liszt, que Argerich interpretará en piano junto a su hija Annie Dutoit como recitante.

El sábado 18, en el Centro de Convenciones de esa misma ciudad, tendrá lugar un concierto conmemorativo por el 70° aniversario de la Orquesta Sinfónica de Entre Ríos, con dirección de Luis Gorelik y Martha Argerich y Mauricio Vallina como solistas, en un programa dedicado a Liszt. El programa se repetirá el lunes 20 en la Basílica de Concepción del Uruguay.

La gira seguirá por Córdoba, con actuaciones el sábado 25 en el Pabellón Argentina de la Universidad Nacional de Córdoba, y el domingo 26 en la Sala de las Américas de la Fundación Pro Arte, con la Orquesta Sinfónica de Córdoba dirigida por Guillermo Becerra, más los solistas Argerich, Vallina y Annie Dutoit como recitante. La clausura tendrá lugar el miércoles 29 en el Teatro San Martín de Tucumán, con la misma orquesta y solistas de las dos actuaciones de la capital cordobesa.

Fuente: Clarín