Norma, un cierre de año de alto vuelo en el Colón

2827127w1000

Cuando están por cumplirse setenta años desde que Maria Callas, la Norma más famosa de todos los tiempos, cantó “Casta Diva” en el Teatro Colón, una nueva producción de la ópera emblemática de Vincenzo Bellini, considerada la máxima exponente del bel canto italiano, sube al escenario para cerrar la actual temporada lírica. Durante aquella puesta, en 1949, el mundo apenas comenzaba a vivir después de la tragedia que significó la Segunda Guerra Mundial. Ahora, en otro contexto, esta producción está asimismo determinada por estrenarse apenas un día después del fin de la Cumbre del G20. Para Mario Pontiggia, convocado para hacerse cargo de la puesta y cuya carrera ha sido desarrollada casi en su totalidad en el exterior, esta circunstancia marcó la producción. “El tema del G-20 obligó a repensar muchas cosas, hubo una serie de condiciones de montaje, ensayos que reprogramar y funciones que se cancelaron, pero al final me quedo con la dedicación absoluta de tanta gente querida que trabaja aquí y a la cual tenía casi 11 años sin ver”.

Son cuatro las producciones que Pontiggia ha hecho sobre este título, cuyo libreto de Felice Romani está basado en la tragedia de Alexandre Soumet: Norma o el infanticidio, que a su vez se inspira en el mito de Medea; pero en esta, según explica, se hizo énfasis en resaltar su estructura de obra clásica combinada con unos personajes que en ciertos momentos se comportan como románticos. “¿Qué quisiera que la gente viera en esta Norma? Lo mismo que trató Bellini: el mundo femenino. Aquí no se resalta el tema de romanos y galeses, el tema central es la tragedia de esta mujer”.

Cuando se nombra esta ópera, la mayoría solo piensa en “Casta Diva”, esa hermosa plegaria a la luna que tiene lugar en el primer acto, pero como explica Pontiggia, Norma es mucho más que esa famosa aria. “Por eso quise resaltar la teatralidad de los recitativos, que son de una gran exigencia dramática”, dice Pontiggia. Sorprendido por la calidad de los bocetos que tenían preparados Enrique Dartiguepeyrou y Claudia Bottazzini, Pontiggia aceptó encargarse de la dirección artística. “La escenografía que han propuesto no puede haber sido mejor. Yo había trabajado antes con telas pintadas, que es el viejo arte de la ópera, pero hay que saber pintar y aquí la calidad del dibujo es asombrosa”, agrega.

Si en algo coinciden los críticos es que este es uno de los roles más complicados para soprano. Pero también uno que puede consagrar una carrera. Ahora es el turno de la italiana Anna Pirozzi, que interpreta (en tres de las cuatro funciones) a la sacerdotisa de los druidas que rompe sus votos sagrados por amar al procónsul romano considerado el enemigo de su pueblo. La otra función tendrá como Norma a la soprano norteamericana Christina Major. “Es un rol que siempre quise hacer porque la primera vez que escuché cantar a Maria Callas fue con ‘Casta Diva’. Pero sabía que tenía que esperar porque se necesita de madurez vocal y personal para poder asumirlo. Ahora siento que llegó ese momento”, dijo Pirozzi.

Pirozzi afirma estar emocionada de cantar en el Colón por primera vez y explica que parte de la dificultad de este rol es que requiere tres sopranos en una. “Pero por sobre todo la amo por su exigencia dramática”, explica.

Para agendar

Teatro Colón, Libertad 621. Hoy , a las 17, y martes, miércoles y viernes, a las 20.

Desde , $170.   

Fuente: La Nación,  Helena Brillembourg