Propuestas del Cultural San Martín para 2017

Obras de teatro, talleres de escritura, clases magistrales, ciclos de cine, recitales y encuentros sobre innovación y cultura lúdica serán parte de la programación del Centro Cultural San Martín para el año próximo, que fue presentada por su director general, Diego Pimentel, y el ministro de Cultura porteño, Ángel Mahler.

el_festival_llega_al_renovado_ccgsm_1_full

Las actividades relacionadas con la cultura digital, las letras, las artes escénicas, audiovisuales y musicales integran la propuesta del centro cultural ubicado en Sarmiento 1551, en pleno centro de la Ciudad de Buenos Aires que, según explicó Pimentel, busca consolidarse como centro de acceso a eventos atravesados por “una multiplicidad de disciplinas”.

“Las actividades están agrupadas en tres áreas: crítica, artes e innovación, pero no las pensamos divididas en tres compartimentos estancos sino que se bifurcan”, destacó Pimentel, y señaló: “si bien el núcleo principal de la propuesta pueden ser las artes, también lo son la cultura lúdica, la cultura digital, la cultura urbana y la posibilidad del pensamiento crítico”.

Pimentel, que está a cargo de la dirección del San Martín desde hace un año, relató que la primera actividad del 2017 será un ciclo de teatro musical con formato unipersonal compuesto por tres monólogos dirigidos por Dennis Smith y se podrá ver desde el 25 de enero.

Durante el verano también habrá cursos de teatro, música, cine y fotografía que constarán de seis clases, se podrán cursar en febrero y marzo, y la inscripción podrá hacerse durante el mes de enero cuando se publique la información detallada con horarios y propuestas en el sitio web oficial.

En los meses de abril y marzo, en coproducción con el instituto Prodanza, Mecenazgo cultural y el apoyo del Festival Arqueologías del programa Creación Transnacional en Residencia, se podrá ver la obra “Arcadia”, a cargo de la compañía “Acá no hay delivery”, que plantea la cuestión del devenir como comunidad de objetos y sujetos que persiste en la búsqueda de una coexistencia marcada por la contingencia y las arbitrariedades de las decisiones individuales.

Para Pimentel esa obra, escrita y dirigida por Barbara Hang y Ana Laura Iozza, “es el ejemplo de cómo al innovar lo que se puede logar es producir un discurso nuevo”.

En esos primeros meses del año la escritora y periodista Leila Guerriero será la encargada de inaugurar el ciclo de clases magistrales de Letras, que continuarán con la periodista, narradora y crítica cultural María Moreno, que ababa de publicar el libro “Black out”.

Además de las clases magistrales, el área de Letras ofrecerá talleres que estarán a cargo de Mariana Enriquez, Pedro Mairal, Damián Tabarovsky y Luciano Lamberti, entre otros autores, y que serán de cuatro clases cada uno.

Durante mayo y junio, el San Martín será sede de una puesta de la escritora, directora de teatro y performer Lola Arias, que dará a conocer “Audición para una manifestación”, en la que se convocarán a audiciones abiertas para recrear los acontecimientos de diciembre de 2001 y reflexionar así sobre la memoria colectiva, la mediatización de la política y la relación entre historia y ficción. Esa presentación será en el marco de la Bienal de Performance 2017.

En ese bimestre también se podrá ver “El viento que arrasa”, una ópera dirigida por Beatriz Catani basada en la novela de Selva Almada, que es la primera experiencia de circulación institucional de espectáculos entre el Teatro Argentino de La Plata, TACEC y el Centro Cultural San Martín.

Entre las propuestas de agosto y septiembre se destaca el “Proyecto Sade” de Alejandro Ullúa, que es un espectáculo teatral inspirado en “La filosofía en el tocador” del Marqués de Sade con una visión libre, actualizada y despojada de la obra.

Un homenaje a Astor Piazzolla y Horacio Ferrer será otra de las apuestas destacadas de la segunda parte del año, ya que se trata de la primera obra de teatro musical inspirada y con material de los dos referentes del tango y en la que habrá música incidental y fragmentos de poemas bajo la dirección de Ana Fontán, con la dirección musical de Julián Vat.

Durante los meses de octubre y noviembre se llevará a cabo el festival de cultura digital Drone Buenos Aires, que consiste en una muestra que exhibe trabajos realizados con la técnica de filmación “cinematográfica aérea”, que se presenta como un puente entre el potencial usuario y las nuevas tecnologías, fomentando la transmisión del conocimiento necesario para estimular el desarrollo, la fabricación y la venta de esta industria.

A su vez, el centro cultural continuará siendo sede de ciclos anuales como “Fuckup Nisghts Buenos Aires”, que se realizará en marzo, mayo, julio, septiembre y noviembre, y será un encuentro del movimiento mundial -que está presente en 180 ciudades y 62 países- en el cual emprendedores consagrados comparten sus historias de “fracasos”.

Entre estos ciclos se desarrollará también el GDGF Codelabs, un evento en el que se pone en cuestión cómo se enseña el arte, y en el que un experto de Google dará una clase con el concepto “Hágalo y llévelo”.

Además el San Martín será escenario de eventos como La Noche de la cultura digital (abril), de las Ideas (agosto), los Teatros (septiembre), los Museos (octubre) y la Música (noviembre).

A estos eventos especiales se suma el Noviembre Electrónico 2017, que se realizará del 3 al 12 de ese mes, e incluirá artes electrónicas, eventos disciplinares, expresiones sonoras y visualizaciones en tiempo real sobre la cultura digital; la semana del Diseño que busca presentar al diseño como expresión cultural; y Fauna (Festival Artístico de la Universidad Nacional de las Artes), que busca promover la experimentación y la relación del arte con la tecnología y la ciencia.

Durante la presentación de la programación 2017, que se hizo hoy al mediodía, también se anunció que el 19 de diciembre abrirá la convocatoria Artes Visuales 2017, cuyos proyectos se recibirán hasta el 10 de marzo de 2017 y los resultados se conocerán el 20 de ese mismo mes.

En ese marco, Mahler expresó que estaba impresionado “por la programación y las oportunidades que permite” y resaltó que en estos cuatro meses a cargo del ministerio de Cultura porteño, está trabajando con gente que forma “equipo”, definió a los directores como “socios” y aspiró a que “las propuestas sean cada vez más audaces”.