“Signos Vitales”

Conrado Harrington, un artista que vive por y para la música - Por Carlos Marrero, especial para DiariodeCultura.com.ar.

ch
ch 2
ch 3
ch 4
ch 5

“Canto con la misma entrega, pasión, entusiasmo e inspiración, no se si es un mérito, porque no podría hacer otra cosa. Prefiero entregarme de más a ser un mezquino. Todo lo que escribo tiene algo de mi historia. No me sale otra cosa, para mi lo difícil sería encasillarme en un solo estilo, siempre escuché todo tipo de música”, expresa Conrado Harrington (11 de septiembre 1972).

Con esta síntesis el público puede disfrutar de un artista que con muy buena repercusión continúa presentando, “Signos Vitales”, que lleva el nombre de una de las canciones que conforman su disco solista.

Con mucha soltura dice: “mis signos vitales son mis hijas y la música; son las tres patas de una estabilidad que presuntamente pierdo o he perdido y me agarro de ahí para seguir. Principalmente, cuando la compuse. Justamente, habla de un momento crítico de mi vida, donde hay que salir para adelante, no vale la pena enroscarse con esas formas de rumiar que a veces uno tiene en la cabeza. Uno de pone a pensar y pensar y vamos para adelante a vivir y disfrutar”.

“En esta canción, escribí todo eso pero lo que me estaba sosteniendo, lo que me permitía escribirla, era justamente mi pasión por la música y el amor a mis hijas. Tuve un dúo con mi pareja, que es la que me llevó a terminar de definir lo que hoy lleva el nombre de mi CD. Es decir, yo puedo solo, tengo un montón de música y letra. Además, aparecieron otras y ahí decidí hacer una carrera como solista, presentarme con mi nombre y empezar a convocar músicos que me acompañan desde 2015”.

Acompañan este material, tras dos años de trabajo, que suena entre el pop y el folklore: “Como el agua mansa”, “En el olvido”, “Calorcito de invierno”, “Enojado”, “Now in fall”, “Why not”, “No me digas eso”, “Todo lo que me quedó”, “Chacarera como mi negra”, “I’m afraid of time”, “Two true lovers”, “Te espero”, “Los pies y las zapatillas”, “Cumbia por celular” y “Me fui por la ventana del sol”.

Integran la banda, Gonzalo Mancini en percusión, Leonardo Varela en el bajo, Ivanna Avram en coros, Laura Kamenetzky en flauta y Juan Pablo Isaía en guitarra eléctrica.

En el libro interior del CD una reflexión acompaña a cada canción y Conrado así lo justifica, “porque son como los hijos, a todos los quiero por igual pero cada uno tiene su particularidad. Hay composiciones que son más simpáticas que otras o más entrañables y las quiero de verdad. En general, todo lo que escribo tiene algo de mi historia”.

En la entrevista, el cantante pide agradecer a Flora Yunguerman, quien dice que, “durante diecisiete años me enseñó y me cambió la vida, porque le pedí que me enseñara a cantar, no importa lo que sea y así me abrió la cabeza”, nos cuenta que viene de una familia que escuchaba mucha música folklore, The Beatles, boleros “y todo eso termina armando una ensalada en mi cabeza, sumándole el trabajo de todos los días, porque al dar clases de canto, tengo alumnos que cada uno viene y canta diferentes cosas que le gustan”.

Hace memoria y calcula que lleva veinticinco años dedicados a la música y se explaya: “Mi adolescencia fue en la década del 80, cuando tuve esa cuota de pop y de rock que en ese momento se escuchaba en todas las radios, pasando por The Police, Queen y otras bandas emblemáticas. Entonces, todo eso que está en mi cabeza y en mi cuerpo, opera en el momento en que las musas me encuentran, que puede ser a veces esperando a un alumno que está llegando tarde, mientras viajo o en casa, mientras me baño”, admite Harrington con una sonrisa.

“Vivo haciendo música y vivo por y para la música” -agrega-. Esto fue algo difícil en mi vida, decidirme porque mis viejos eran profesionales, si bien siempre se apreció y se respetó mucho el valor del arte. Y un día dije basta de caminar por la cornisa y con el impulso que me dio mi mamá dejé atrás mi carrera de administración de empresas y la psicología. Soy demasiado permeable y a veces termino sufriendo”, se sincera.

Se reconoce un hombre muy inquieto y prueba de ello es que nos anticipó que su próximo disco se llamará “Vamos por más” que implica que, como en “Signos Vitales”, siguen estando la pasión por la música y el amor por mis hijas”.

Próximas presentaciones:
Sábado 8 de Septiembre – Plaza Banderín – Chivilcoy 1490 Floresta CABA
Viernes 21 de Septiembre – Plaza Armenia – Armenia 1800 Palermo CABA
Sábado 27 de Octubre – Vicente El Absurdo – Julián Álvarez 1886 CABA

Sobre Conrado Harrington: Desde chico le inculcaron el amor, la pasión y el respeto por el arte, tanto la música como la danza y otras disciplinas. Siempre cantó y a los 5 años le regalaron su primera guitarra. Ya en la primaria, cantaba en cuanto acto hubiera y cuanta reunión pudiera. Estudió con grandes maestros como Flora Yunguerman y Roberto Calvo. Hace 20 años enseña canto y música. Cantó, rock, folklore, música de cámara e italiana. Actualmente forma parte del grupo A Figliola, música y danza popular anterior al siglo XX del centro-sur de Italia. Canciones que la gente interpretaba mientras trabajaba en la cosecha o cuando volvía a su hogar. Algunos son rituales que están en el límite religioso y pagano. Respecto de su proyecto solista, compone y toca sus canciones, algunas veces solo y otras en banda.