Tangos para ricoteros

En su nuevo disco, Elogio de la oscuridad, la joven orquesta típica Ciudad Baigón incluye dos temas con letras inéditas cedidas por el Indio Solari

Si Oktubre en los ochenta y Luzbelito en los noventa significaron el grito ahogado y oscuro de una legión de seguidores de Patricio Rey y Los Redonditos de Ricota; Elogio de la oscuridad, el tercer álbum de la orquesta típica Ciudad Baigón, continúa esa misma senda estética desde el tango, para legarle un puñado de himnos a su propia generación. Y es que una huella indeleble marca la trayectoria de Ciudad Baigón, desde esa influencia adolescente de los discos de Los Redondos y Pugliese; la decisión de bautizarse con el nombre de un tema del Indio; el tributo Tangos ricoteros, realizado durante el Festival de Tango de 2010; y la aparición de su nuevo trabajo, donde estrenan doce composiciones nuevas, que plasman la pulsación desesperada de una escena under del tango invisibilizada. El círculo estético se completa con la colaboración del Indio Solari, que contribuyó con dos letras inéditas (“Una manera difícil de imitar un gallo” y “Las ventajas de rezar solo”) musicalizadas por la orquesta para esta producción independiente.

Ésta es la historia de cómo una orquesta independiente surgida hace siete años y uno de los íconos populares de la cultura rock terminaron por sellar el pacto de amistad definitivo entre la patria tanguera y rockera. “Para nosotros fue todo un gesto hacia nuestra generación de su parte. Sabemos que a partir de esto mucha gente joven descubrirá que el tango está vivo y existe en esta ciudad”, declama Hernán Cabrera, el director de la orquesta Ciudad Baigón, que presentará su nuevo disco el sábado 5 de abril, en la fábrica IMPA (Querandíes 4290).

Todo comenzó en 2010. Después de aquel inédito concierto donde la orquesta Ciudad Baigón adaptó varios de los himnos de Patricio Rey y los Redonditos de Ricota a la sonoridad y pulsación tanguera, el joven director de la típica recibió un mail inesperado del Indio Solari agradeciendo el tributo. Hubo un par de intercambios amables de mails hasta que, en 2012, Hernán Cabrera sintió la necesidad visceral de escribirle nuevamente. “Teníamos el nuevo disco en un setenta por ciento terminado y sentí que podíamos preguntarle si quería colaborar de alguna manera. Por el feedback que habíamos tenido en aquellos primeros correos me parecía que algo me iba a responder y me tiré a la pileta”. La respuesta del Indio no se hizo esperar. Al otro día la orquesta recibió en su casilla dos letras inéditas de su puño y letra. “No lo podía creer. Estaba shockeado. Nos llevó un año musicalizarlas hasta que decidimos que serían una milonga candombeada y un tango bien oscuro. No recuerdo ninguna sugerencia de su parte. Sólo me acuerdo que me puso: «Son de las más tumberas»”, cuenta Cabrera, todavía conmocionado por aquel episodio, que dice que no olvidará en toda su vida.

La colaboración artística podría quedar en la anécdota, pero lo cierto es que apenas se escuchan las dos letras envueltas en la lúgubre sonoridad de la orquesta, tanto el grupo, el cantor y la poética del Indio Solari fluyen como si se conocieran de toda la vida. Y un poco es así: “Creo que llegamos a captar determinadas cosas del Indio a nivel musical porque forma parte de nuestro lenguaje. A mí siempre me gusto la música clásica, Los Beatles, Pugliese y Los Redondos. Las cosas malas y buenas de la vida las relaciono con esas músicas. No lo podría explicar técnicamente, pero esa estética sale desde adentro. Como que el Indio se amalgamó a la orquesta y al concepto de todo el disco. Es una formación de años y años escuchándolo, expectantes de cada disco que saca, de cómo va a sonar. Ahora vamos a ver qué pasa y cuánto le llega a la gente esta propuesta. Tenemos mucha expectativa, pero tampoco queremos que el disco se sostenga con las maravillas que nos mandó. El disco se viene escribiendo hace tres años, tiene todas composiciones nuevas y fue una obra que llevó mucho laburo. Sabemos que muchos querrán hacer hincapié en lo del Indio porque es la nota de color, pero también queremos ser prudentes en que la banda sea más conocida que la anécdota.

-¿Les gustaría que alguna vez se junte a cantar con la orquesta?

Cabrera: -Quedó la puerta abierta para en el futuro hacer algo, pero no queremos engolosinarnos porque para nosotros no es un ídolo, ni es laburar con un mito viviente, sino que es alguien que admiramos como artista y lo queremos respetar. Ya estamos felices que pasó esto.

El PH con manchas de humedad y cielos rasos destruidos – una postal de la caótica atmósfera que rodea los días de esta orquesta típica- es el punto de encuentro donde se cranea el concepto artístico de cada proyecto. Hernan Cabrera y Julián Bruno, director y cantante reunidos para la nota, representan ese conglomerado de estéticas que definen a los once integrantes de Ciudad Baigón, con un promedio de edad que va de los 25 a los 35 años. “En nuestra temprana adolescencia todos tuvimos bandas de rock, pero cuando te pega el tango es difícil salir”, resume el director.

La orquesta se mueve como un banda de garaje y se organiza como una cooperativa capaz de transformar un hangar oxidado de San Cristóbal en un nuevo espacio como es el Teatro Orlando Goñi, editar sus discos de forma independiente y crear una estética que refleje un espíritu de época, como muchas de las bandas que estos días participan del Festival de Tango Independiente que termina el domingo. “Queremos salir del tango nostálgico que habla de lo que pasó y de lo que ya fue. Hablamos del momento que nos toca vivir”.

-¿Por qué tanta oscuridad en el disco?

Cabrera: -Siempre nos gustó marcar lo dramático que tiene la sociedad, como los indigentes, los locos y esa cara oculta de la ciudad. Venimos de una generación que escuchó discos oscuros como Luzbelito, que tienen que ver con nuestro clima y estética. En el tango hay una corriente que aborda eso desde las letras, las orquestaciones y hasta las puestas en vivo, lo que pasa es que todavía no se la conoce. Por más que en los últimos diez años hubo un crecimiento en el tango, sigue siendo una movida subterránea. Queremos que la gente de nuestra edad se empiece a sentir reflejada con estos temas. El tango ya no es ese estereotipo que tienen en la cabeza.

HIMNO PARA LA NUEVA GENERACIÓN

Anticipo de la letra del Indio 

UNA MANERA DIFÍCIL DE IMITAR UN GALLO

Allí en la cuna de los diablos

“gallito” tuvo lo mejor

Demonios juran que fue entonces,

(mientras gateaba en zigzag)

que el paraíso incendió

No quiso ser rehén ardiente

de un dios que nos dice ser y nunca es

Fue un querubín de espada en llamas

que un cruel destino atrapó

y aún así..

La sombra de sus alas

cubre su cuerpo viejo

(los huesos ya sin carne)

y sus botas de piel de bicha marrón

Aún le queda mucho de su orgullo

al que esperaban, de a poco, vencer

unos mandingas muy pacientes

que ahora lo llaman “campeón”

y aún así. siempre

Es gallo de pelea

que atrasa su agonía

con chistes sin remate

y es el “gallito” en la feria

ésa es la verdad….

 

Fuente: Gabriel Plaza, La Nación.