Tras el Premio Nobel, Bob Dylan lanza su propio whisky

El cantautor lanza una colección de tres variedades llamada Heaven’s Door.

ryw8El1eX_930x525__1

 A fines de 2015, surgió un nombre inesperado en la cobertura de prensa de la industria de los licores: Bob Dylan.

Resultado de imagen para Tras el Nobel, Bob Dylan lanza su propio whisky

Una solicitud de marca registrada para el término “bootleg whiskey” (whisky de contrabando) había sido presentada bajo el nombre de Dylan. Entre los que se dieron cuenta figuraba Marc Bushala, de 52 años, un fan de mucho tiempo y emprendedor de los licores cuya marca de bourbon, Angel’s Envy, acababa de ser vendida en 150 millones de dólares. Bushala dijo que inmediatamente pasó semanas “obsesionándose con este concepto de lo que podría ser un whisky de Dylan”.

Así que tras ser aprobado por los representantes de Dylan, Bushala habló con Dylan vía telefónica, y le propuso trabajar juntos en una gama de whiskys de lotes pequeños. En su opinión, sólo había un problema: el nombre “de contrabando”, si bien un juego de palabras muy dylanológico, no era del todo adecuado para un licor de alta calidad.

Resultado de imagen para Tras el Nobel, Bob Dylan lanza su propio whisky

¿Acaso Dylan, ganador del Premio Nobel, podría estar abierto a explorar algunos nombres?

“Era un poco abrumador”, dijo Bushala sobre su argumento de venta.

Un músico ganador del Premio Nobel ahora incursiona en el campo de los licores.

Sin embargo, dio resultado. Él y Dylan están introduciendo Heaven’s Door, una colección de tres whiskys —un centeno puro, un bourbon natural y un whisky de “doble barrica”. Son la incursión de Dylan en el mercado en auge de licores con marcas de celebridades.

Dylan no está simplemente autorizando el uso de su nombre. Es un socio total en el negocio, Heaven’s Door Spirits, que Bushala dijo que ha reunido 35 millones de dólares de inversionistas.

“Ambos queríamos crear una colección de whiskys estadounidenses que, a su manera, contaran una historia”, explicó Dylan, en un comunicado. “Llevo décadas viajando y he podido probar algunos de los mejores licores que el mundo del whisky puede ofrecer. Éste es un gran whisky”.

La promoción de bebidas alcohólicas de celebridades tiende a apoyarse en el estilo de vida percibido de sus figuras. Beba el tequila Casamigos, de George Clooney, por ejemplo —vendido el año pasado al coloso de las bebidas Diageo en hasta mil millones de dólares— y adquiera algo de su glamour de astro del cine.

Heaven’s Door tiene la intención de evocar una idea más amplia de Dylan, que es parte hombre del Renacimiento y parte ave nocturna. El diseño de la etiqueta se deriva de sus esculturas, con una iconografía rural —cuervos, ruedas de carretas— en siluetas.

Dylan está incursionando en el mercado del whisky artesanal al tiempo qu la industria está en expansión. Las ventas de whisky, ayudadas por un furor por los cócteles clásicos, crecieron 52 por ciento en los últimos cinco años, a 3,4 mil millones de dólares en 2017, arrojan datos del Consejo de Bebidas Destiladas.

Para preservar el nombre original de Dylan para el whisky, la compañía lanzará una Bootleg Series anual en ediciones limitadas. La primera, un whisky de 25 años, saldrá a la venta el año entrante y costará unos 300 dólares.

Fuente: Clarín