Una ópera basada en una macabra novela infantil

MIRÁ EL VIDEO. Una adaptación de "Coraline", de Neil Gaiman, sube a escena en Londres. El compositor Mark-Anthony Turnage, de la Casa Real de la Ópera, escribió una compleja banda sonora. La nouvelle infantil fue adaptada como una película animada en 2009.

opera infantil

En una sala de ensayos polvorienta y sobrecalentada cerca del Puente de Londres, las cosas se estaban poniendo macabras. En una escenografía simulada, una soprano con una máscara con botones negros sobre sus cavidades oculares golpeaba una mano postiza contra una puerta, tratando de hacer que pareciera como que había sido amputada.

Dos “consultores de magia” estaban inclinados alrededor de un teatro de juguete en miniatura, debatiendo qué tipo de ratones falsos serían los más espeluznantes. Acordes escalofriantes provenían de otra habitación: un trío estaba practicando. “Están condenados”, parecían estar cantando.

El compositor Mark-Anthony Turnage, en la Casa Real de la Ópera, escribió una banda sonora compleja para "Coraline" (Tom Jamieson para The New York Times).

El compositor Mark-Anthony Turnage, en la Casa Real de la Ópera, escribió una banda sonora compleja para “Coraline” (Tom Jamieson para The New York Times).

Era la cuarta semana de ensayos para la adaptación de la Royal Opera de la novela gótica infantil “Coraline” de Neil Gaiman, y no se estaba dejando ningún efecto fantasmagórico a la suerte. Los siete cantantes habían memorizado la partitura compleja y angular de Mark-Anthony Turnage y habían resuelto dónde pararse; hoy tenía que ver con asegurar que las transformaciones sobrenaturales en el libreto de Rory Mullarkey sucedieran donde se especificaba.

La ópera, que tiene programado estrenar el 7 de abril, presentó una serie de desafíos, suspiró Aletta Collins, la directora: nunca antes se había visto en la necesidad de resolver cómo lanzar a alguien a través de un espejo en el escenario, como sucede en el clímax de la acción, mucho menos cómo se podría reclutar a una orquesta de ratones.

“Estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo”, dijo.

En los 16 años desde que fue publicado, “Coraline”, un cuento de una niña intrépida que cae en un universo paralelo y lucha contra fuerzas del lado oscuro, ha desarrollado una apasionada base de fans, al vender más de un millón de copias. En 2009, llegó una película de animación en stop-motion (cuadro por cuadro), y también ha habido adaptaciones en formato de videojuego y cómics —incluso un musical off-Broadway. Gaiman se ha convertido en una especie de figura de culto, no sólo entre las multitudes de la Comic-Con, sino también en los círculos literarios convencionales.

Es un personaje femenino muy fuerte. Es poderosa; ella va a resolver estas cosas.

Mark-Anthony Turnage, compositor de la banda sonora

Aun así, la idea de convertir una novela de fantasía en una ópera vanguardista parecía un gran salto. Pero, por otra parte, Turnage siempre ha tenido gustos eclécticos: su última ópera, que debutó hace siete años, se enfocaba en la vida descarriada y muerte impulsada por tranquilizantes de Anna Nicole Smith, y sus trabajos orquestales e instrumentales han hecho referencia alegremente a Miles Davis, las pinturas de Francis Bacon y la canción “Single Ladies” de Beyoncé.

Aunque Gaiman no estuvo directamente involucrado en esta producción, Turnage y Mullarkey tuvieron mucho con qué jugar. La novela se inicia cuando la pequeña Coraline Jones descubre que una puerta tapiada en el departamento al que se acaba de mudar es un portal hacia “otro mundo” de pesadilla. Atrapada detrás de la puerta, la niña encuentra una figura con botones negros en vez de ojos que le murmura que ella es la “otra madre” de Coraline y le promete cualquier cosa que desee, si sólo accede a quedarse “por siempre y para siempre”. El viaje a casa de Coraline para regresar con sus verdaderos padres no sólo es una historia de madurez; también se convierte en una búsqueda mítica.

En ‘Coraline’, una niña intrépida lucha contra el mal.

Coraline, una heroína autodeterminada, no tiene nada que envidiarle a heroínas operísticas como Leonora en “Fidelio” de Beethoven o Rosina de “El Barbero de Sevilla” de Rossini. El papel fue compartido en la nueva producción por las sopranos Mary Bevan y Robyn Allegra Parton.

“Es un personaje femenino muy fuerte”, dijo Turnage. “Es poderosa; ella va a resolver estas cosas”.

Si bien los críticos han comparado con frecuencia al libro con “Alicia en el País de las Maravillas” de Lewis Carroll, el universo de Gaiman es discutiblemente más parecido a los de David Lynch o Stephen King en su atmósfera de terror y suspenso.

“Quise escribir sobre cómo las personas que quieren lo mejor para ti no siempre te dan la clase de atención que te gustaría”, dijo Gaiman en una declaración.

Aunque “Coraline” estuvo en desarrollo durante cuatro años, tanto Turnage como Collins dijeron que la temática de una joven que se defiende contra todo pronóstico había adquirido una importancia actual particular en el contexto de los movimientos #MeToo y #TimesUp. Turnage dijo que, aunque algunas cosas habían mejorado a través de los años, “estoy sumamente consciente de las mujeres que trabajan en el mundo de la ópera y la manera en que son marginadas, y lo difícil que es. Todo el mundo lo sabe”.

Quise escribir sobre cómo las personas que quieren lo mejor para ti no siempre te dan la clase de atención que te gustaría.

Neil Gaiman, autor de Coraline

Dijo que esperaba que “Coraline” ofreciera un camino hacia adelante, a su manera. Se vio inspirado por una cita de G.K. Chesterton que Gaiman emplea como epígrafe del libro: “Los cuentos de hadas son más que ciertos: no porque nos digan que existen los dragones, sino porque nos dicen que los dragones pueden ser derrotados”.

Fuente: Clarín.