Un retrato sin prejuicios de Violeta Parra

A 100 años del nacimiento de la cantautora chilena, una biografía la desmitifica y ahonda en su faceta política

1508966799_319965_1508967052_noticia_normal_recorte1

En el mes en que Chile conmemora los 100 años del nacimiento de una de sus artistas universales, Violeta Parra (San Fabián de Alico, 1917; Santiago de Chile, 1967), una biografía por primera vez retrata sin prejuicios a la cantautora, recopiladora de música folclórica y artista plástica. Después de vivir un siglo, del periodista chileno Víctor Herrero, es una investigación exhaustiva y documentada acerca de la autora de himnos como Gracias a la vida y Volver a los 17. Una mujer atrevida, difícil, iracunda, pero, sobre todo, un genio, que tuvo una marcada y desconocida faceta política.

megustaleer - Después de vivir un siglo - Víctor Herrero

 “Era como un mustang, los caballos salvajes de Estados Unidos. No había quién la pudiera controlar. Si alguien lo intentaba, Violeta siempre zafaba para, finalmente, hacer lo que quería”, señala el autor de este libro disponible en e-book para todos los países y que será publicado en noviembre en España.

Después de vivir un siglo señala que no provenía de una familia campesina y pobre del sur de Chile, como siempre se ha pensado, sino de la pequeña burguesía de provincia. Que fue cercana al Partido Comunista, aunque la dictadura de Augusto Pinochet haya querido deslavar su izquierdismo. Que la influencia de su hermano Nicanor fue importante, pero no se le puede atribuir al poeta la genialidad de Violeta Parra. Que no siempre fue la artista que conocemos: Violeta se transformó en Violeta recién a los 35 años, una edad avanzada en una época en que la expectativa de vida era baja. De acuerdo con Herrero, su faceta trascendental arranca divorciada de su primer marido, casada por segunda vez y con tres hijos.

Fuente: El País, España