A los 12 ya bailó en Nueva York y es una promesa en el ballet del Colón

Martina Cefalo conquista elogios y se abre camino como una de las grandes de la danza clásica.

bDa4CWgjt_1256x620__1

Dicen que los grandes bailarines no son talentosos por su técnica, sino por su pasión. Y mucho de eso hay en Martina Cefalo (12), una nena de Avellaneda, que se destaca por su gracia y actitud en la danza clásica.

A pesar de que todavía es una niña, sabe muy bien lo que le gusta y desea para su vida. “Quiero bailar en el Teatro Colón”, le dijo a sus padres cuando tenía 9 años. Y así fue como se presentó junto a 300 personas y logró ser una de las 23 seleccionadas para entrar a la academia de baile más prestigiosa del país. Hoy ya participó de diferentes espectáculos en la histórica sala y pasó a cuarto año de la carrera.

Martína Cefalo en el aire. "Soy feliz bailando", asegura.

Martína Cefalo en el aire. “Soy feliz bailando”, asegura.

“Me encanta la danza y lo tomo muy en serio, me gustaría dedicarme a esto toda mi vida. Estar en el escenario y escuchar los aplausos de la gente no tiene precio”, dice Martina.

El colegio lo realiza por Internet y enfoca sus mañanas y tardes a practicar y aprender nuevas posturas. A la mañana va al Colón y a la tarde entrena con sus dos profesoras particulares: Nadia Muzyca y Gabriela Perkins. “Es difícil estudiar las cosas de la escuela porque tengo que hacerlo a distancia y cuesta mucho sola, pero lo vale porque amo lo que hago”, afirma.

"Me encantaría dedicarme a esto toda la vida", asegura Martina.

“Me encantaría dedicarme a esto toda la vida”, asegura Martina.

Gracias a su talento, en 2017 le otorgaron una beca de verano para estudiar en Nueva York, donde estuvo en julio del año pasado. Allí tuvo la posibilidad de formarse dos semanas en la American Academy of Ballet (AAB), una prestigiosa escuela de danza. “Fue hermoso. Yo no sabía mucho inglés, pero me pude manejar bien. Había maestros de todo el mundo y el lugar era muy grande además de lindo”, cuenta.

Hasta ahora, Cefalo participó en el cuerpo de baile del Colón en obras como “La Bella Durmiente”, “Cascanueces” y “Corsario”. “Fue re lindo. Si bien aun no son los protagónicos, es una experiencia inolvidable que te da ganas de seguir creciendo y aprendido”, confiesa.

Para este año, las metas de la joven son participar del 22 al 24 de febrero de la “Sinfónica de Disney”, en el Colón. En abril, formará parte de “Don Quijote”. “Estoy ensayando mucho, no quiero faltar nunca de lo feliz que soy bailando. Mis papás me apoyan en todo y eso es importante. No sé si hubiese podido lograr lo que conquisté sin ellos”, concluye.

Fuente: Clarín