Estrenó nueva fachada el teatro Coliseo, un ícono porteño que tiene más de 100 años

MIRÁ LA GALERÍA DE IMÁGENES. La renovación es parte de la puesta en valor integral de la sala, que fue construida en 1905 y es propiedad del Estado Italiano. La inauguración se hizo con un espectáculo en la calle.

Es un edificio histórico. Un gran número de artistas de prestigio mundial pisó su escenario. Con más de cien años en la calle Marcelo T. de Alvear, entre Libertad y Cerrito, el teatro Coliseo es un ícono de Buenos Aires y a la vez un símbolo del vínculo entre las culturas de Argentina e Italia. Con un show en la calle, presentaron su nueva fachada, que fue renovada como etapa final de la puesta en valor de todo el edificio, una obra que comenzó en 2014 y se hizo sin suspender la programación.

Aunque de la sala original, inaugurada en 1905, apenas quedan los muros que están detrás del escenario y las argollas que se usaban para contener a los animales en su etapa de circo, entre otros vestigios, el Master Plan para renovar el Coliseo se basó en el objetivo de dotar a la sala con tecnología moderna y al mismo tiempo recuperar los conceptos arquitectónicos de las remodelaciones de los años 40 y 60.

Es la tercera etapa, es el 90% del proyecto integral. Pero la puesta en valor de la fachada es el broche de oro, trasciende el teatro mismo. Lo llamamos Palacio Italia, aquí estuvo el Consulado. Es italiano y a la vez patrimonio de de Buenos Aires. Es un símbolo de la relación de hermandad entre Italia y la Argentina, y tiene esta importancia para toda la Ciudad.

Elisabetta Riva, directora general del teatro Coliseo

El frente del Coliseo da a la Plaza Libertad, que también mejoró su entorno. La nueva fachada suma la renovación de la iluminación exterior, que contribuye a cambiarle la cara a la fachada de estilo racionalista, que además renovó su marquesina y también fue limpiada.

Estrena nueva fachada el teatro Coliseo, un ícono porteño que tiene más de 100 años

La nueva fachada del teatro Coliseo, en Marcelo T. de Alvear entre Cerrito y Libertad.

“Le estamos devolviendo a la Ciudad esta joya de arquitectura racionalista limpia e iluminada. Y desde la propuesta cultural buscamos generar un diálogo de inclusión, integración y educación”, suma Riva.

El teatro, que fue adquirido por el gobierno italiano en 1937, tiene capacidad para 1.800 personas y la renovación fue posible gracias a la ley de mecenazgo vigente en la Ciudad de Buenos Aires. Así, con el aporte de empresas privadas, el proyecto para renovar el Coliseo consiguió $ 74 millones para financiar las tres etapas de las obras, en las que se concretó la renovación integral del edificio.

La primera parte se llevó a cabo entre diciembre de 2014 y abril de 2015 y abarcó a la Caja escénica, en donde se cambiaron instalaciones eléctricas, parrillas y puentes. También se sustituyó la marquesina y el hall se hizo a nuevo. Además, se reacondicionaron las salas de ensayos y los camarines.

Estrena nueva fachada el teatro Coliseo, un ícono porteño que tiene más de 100 años

El nuevo hall del teatro Coliseo, que fue inaugurado el año pasado.

En la segunda etapa, de diciembre de 2015 a abril de 2016, se profundizaron las mejoras en camarines, foyer, caja escénica y salas de ensayo y principal, en la que se restauraron las butacas.

En la etapa final, además de la fachada, se cambió el piso del escenario, la cámara acústica para conciertos y se refaccionaron los depósitos y áreas de apoyo técnico. También reemplazaron el tablero eléctrico y el sistema de climatización.

La Fundación Cultural Coliseum gestiona el teatro desde 1971. Y a partir de 1987 se creó y se realiza allí el Ciclo Nuova Armonía, una de las más importantes temporadas de Sudamérica.

Pero el Coliseo es más que un símbolo de la música clásica. Por su escenario pasaron artistas y referentes de la música popular. Y durante 25 años fue “la sala” de Les Luthiers, que se mudó al Gran Rex sólo por una cuestión de que tiene mayor capacidad.

“Todo aquí es fantástico. Tanto, que a una de las salas de ensayo le pusieron Les Luthiers y a la otra Vittorio Gassman”, afirma Marcos Mundstock, que habla con Clarín desde el Coliseo ayer a la tarde, en un hueco de los ensayos del conjunto para la nueva temporada.

Cuando estuvo cerrado, yo hacía el programa del Colón para Canal 7 y lo grabábamos acá, en el Coliseo. Entonces se me ocurrió que, así como dicen que el Colón es nuestro primer Coliseo, el Coliseo es nuestro segundo Colón. Antes de la primera función con Les Luthiers nos parecía gigante, no creíamos que íbamos a llenarlo. Y Después nos quedamos 25 años.

Marcos Mundstock, integrante de Les Luthiers

Mundstock hace una breve descripción del Coliseo renovado y elogia los trabajos. Lo nuevo de la fachada es la marquesina. “La marquesina resalta las líneas originarias de la fachada. Allí conviven lo antiguo y lo moderno”, afirma Riva. Y anticipa que en la inauguración de esta noche habrá un acto en la sala y el show “Volare”, una performance de teatro aéreo sobre la flamante fachada.

Otros hitos culturales

El día de la radio: El 27 de agosto de 1920, desde la terraza del Coliseo Enrique Susini y “los locos de la azotea” realizaron la primera transmisión local del radio mientras se presentaba la óperea Parsifal, de Wagner.

Les Luthiers: El grupo de humor actuó allí durante 25 años y convirtió al Coliseo en su casa. “Fue un cálido hogar, generoso, noble y colosal, como su nombre:Coliseo”, dijeron.

El rock también: En la década del 60 servía como escenario, los domingos a la mañana, del ciclo “Beat Baires. Allí tocaban grupos como Manal, Vox Dei y Almendra, que estrenó, el 22 de junio de 1969, el tema “Muchacha ojos de papel”.