Se realiza en estos momentos la gran fiesta por la reapertura del Teatro San Martín

Por razones meteorológicas, se reprogramó la celebración sobre la avenida Corrientes, para hoy sábado 27 de mayo y la programación empezará el miércoles 31 con "La farsa de los ausentes", adaptación de Pompeyo Audivert sobre un original de Roberto Arlt.

dsc_0028_copia_alicia_rojo_0

Días después seguirá con “Umbrío”, de Josep María Miró, y “Parias”, de Guillermo Cacace, sobre una obra de Antón Chéjov.

“Vamos a tener una gran alegría con la reapertura del San Martín, que va a mostrar la profundidad y la excelencia del trabajo hecho durante este año en su restauración, equipamiento y puesta en valor, pero también porque esas ‘dudas’ que existían, aquel escepticismo, perdieron la razón de ser”, dijo el director general del Complejo Teatral de Buenos Aires, Jorge Telerman,

Periodista:: Pero hubo motivos para ello en los últimos tiempos.
Jorge Telerman: Había motivos. Sobre todo por el amor que se tiene por ese teatro y la importancia que tiene no solamente en la vida cultural sino en lo comunitario, así como en la historia de nuestra ciudad y nuestro país. Eso hacía que se notara su ausencia, así que la alegría es doble: por el trabajo hecho y por lo que viene a revitalizar los espíritus menos escépticos.

P: ¿Cómo está programada esta reapertura?
JT: El San Martín tenía que hacerle una fiesta a la comunidad. Antes que la gala, lo institucional y los ensayos generales, queremos hacer una fiesta popular en la calle en la que el San Martín cuente su historia (porque de eso se va a tratar el espectáculo que va a durar alrededor de una hora, donde van a intervenir alrededor de 300 artistas, profesionales, no profesionales y también los trabajadores de la casa).
Es una historia en seis cuadros que irán narrando la historia del Teatro desde el momento en que fue soñado en 1953 por los entonces jóvenes arquitectos Mario Roberto Álvarez y Alfredo Ruiz, y después cuando por los avatares políticos no se sabía cuál iba a ser su destino, hasta el 25 de mayo de 1960 (por eso elegimos esa fecha) cuando se inaugura y luego va tomando vida.
Será un espectáculo de calle dirigido por Pichón Baldinu, con múltiples plataformas de música, de teatro, de danza, de proyecciones. Como él dice, va a ser un espectáculo multisensorial. Habrá un escenario que dará la espalda a la calle Paraná y tendrá una lengua de 30 metros hasta la entrada del Teatro.

P: ¿Cuál es la relación actual del Complejo Teatral, del que depende el San Martín, con los actores, incluso con la Asociación Argentina de Actores (AAA)?
JT: Es una relación de reencuentro, los elencos están muy contentos, por lo que noto cuando estoy yendo estos días, y además no sólo se da con los elencos sino también con los trabajadores. El otro día hicimos una visita con las autoridades de la AAA y ellos mismos estuvieron maravillados, porque además se hizo un trabajo con muchísimo respeto patrimonial; nada cambió, todo será como era originalmente. No se rompió nada. Donde no se pudo recuperar el material original se mandó a hacer por artesanos las réplicas exactas.
Por eso esta primera fiesta será del Teatro hacia la comunidad, porque en principio los casi 700 trabajadores del San Martín, entre artísticos, administrativos, artesanos, técnicos, maquinistas, habían tenido que ser distribuidos en distintas áreas de ciudad, todos conscientes de que el trabajo era muy arduo pero se estaba haciendo y ahora van a volver. Por ejemplo, el lunes se retiran los 250 obreros que estuvieron trabajando en distintas áreas de esa gigantesca mole de diez pisos y cuatro subsuelos.

P: ¿Qué cambios se hizo en las salas?
JT: Es donde menos se va a sentir el cambio, aunque sí se hizo un reequipamiento total de las cajas escénicas, de luz, sonido y otros artefactos, ya que era equipamiento de 1960, cuando era el complejo teatral más avanzado de América Latina. Pero al día de hoy lo que se colocó en el Teatro es lo más adelantado que hay en el mundo entero.

P: ¿La producción de los espectáculos será propia o se volverá al régimen de coproducciones con privados?
JT: Cuando me convocó Horacio (Rodríguez Larreta, jefe de Gobierno de Buenos Aires) dejé en claro que de ahora en más sólo quería producciones propias. Es una gran alegría haberlo logrado, no sólo como funcionario sino como porteño, al revitalizar la historia gloriosa que tiene el San Martín, que es su producción. El San Martín es una fábrica de artes de la representación, no sólo de teatro.

P: ¿Eso corre también para los talleres, ya que antes del cierre se estilaba importar vestuarios, por ejemplo?
JT: Corre para todo. La propuesta que hice fue aceptada de inmediato y Franco Moccia, el ministro de Desarrollo Urbano, hizo una tarea formidable y decidió realizar una intervención integral, con áreas renovadas en confort y funcionalidad, sobre todo en los talleres y los lugares de trabajo, con salas para los momentos libres, para comer y descansar.

P: A todo esto, ¿qué va a pasar con el Presidente Alvear, cerrado hace casi tres años?
JT: Es la siguiente etapa. Cuando me convocó el Complejo Teatral, que tiene cinco teatros, estaban funcionando sólo el Regio y el Sarmiento. Terminamos el de La Ribera, ahora terminamos la nave insignia y el próximo trimestre se licitará la obra del Alvear, una obra intensa aunque muchísimo menos compleja que la del San Martín.