Chandon presentó una obra de Eduardo Basualdo en la 26ª edición de arteBA

Chandon exhibe “Freelancer”, una instalación de Eduardo Basualdo, que reflexiona sobre la trama en la que está inserta la sociedad, a partir de dos objetos que se mantienen en un inestable equilibrio que amenaza con quebrarse.

unnamed
basualdo e

Chandon sorprende año tras año invitando a los más importantes artistas latinoamericanos contemporáneos a presentar una obra en el Espacio Chandon. Para esta nueva edición de arteBA, que se realiza hasta el 27 de mayo, Chandon eligió a Eduardo Basualdo para ofrecerle una experiencia distinta a los visitantes de la feria a través de su obra “Freelancer”. A lo largo de su carrera, el trabajo de Eduardo Basualdo estuvo concentrado en la experiencia del espacio. Su obra intenta poner en duda el principio de realidad y el concepto de límite. Con este proyecto continúa la experimentación con estructuras de la arquitectura y profundiza el concepto de transgresión de la regla llevándolo a una escala monumental.

El artista, nacido en Buenos Aires en 1977, ha exhibido sus instalaciones en las principales ferias y bienales del mundo y es representado por galerías del país y del exterior, destacándose hoy como uno de los artistas con mayor visibilidad en la escena del arte contemporáneo.

Como en cada edición de arteBA, Chandon se propone sumar a la feria de arte contemporáneo una obra excepcional e innovadora para que el público pueda disfrutar de los últimos movimientos y tendencias dentro del universo artístico local e internacional. Este año el reconocido Eduardo Basualdo interviene el Espacio Chandon, ubicado en el ingreso al Barrio Joven Chandon.

Sobre Freelancer

“Freelancer” se constituye en el centro de una transición entre dos paradigmas. Por un lado, la estructura terrenal estable representada por la arquitectura, y por el otro un helicóptero artesanal creado dentro de la misma, pero con la capacidad de destruirla. Una transición lenta pero inevitable entre un mundo de instituciones y otro de realidad esquiva regido por el principio de incertidumbre y de individualidad.

Según Basualdo, el helicóptero es el único agente que puede independizarse de esas reglas que impone la arquitectura en la que estamos inmersos. El helicóptero puede trazar una línea recta entre un origen y un destino de la ciudad sin que nada lo detenga. Es como si estuviera más allá de las reglas. Es una máquina creada por los hombres que permite tener un comportamiento que no es de los hombres: poder volar”.

Con relación a la obra y su vínculo con Chandon, Basualdo plantea que “la tensión latente que se genera dentro de la botella de Chandon por la presión que establece el espumante sobre la botella de vidrio antes de ser abierta, esa fuerza invisible que sólo puede ser percibida por la liberación que se genera en el momento del descorche, es la misma sensación que atraviesa la instalación: dos objetos en tensa relación que mantienen un equilibrio que está a punto de romperse”.

La instalación de grandes dimensiones con una planta de 7,5 x 9 metros será una de las mayores atracciones de la nueva edición de la feria.

Freelancer es un anglicismo utilizado de manera corriente para denominar a los trabajadores independientes. La figura del “freelancer” excede la mera descripción de un modo de trabajo para comenzar a definir el perfil del nuevo ciudadano occidental. Un trabajador solitario, móvil, sin compromisos territoriales que puede desenvolverse con plasticidad en un mundo incierto donde las instituciones comienzan a desaparecer. El “freelancer” representa al ciudadano volátil, desterritorializado. Un organismo que se rebela a las reglas del espacio.

Basualdo eligió un piso tipo damero para la instalación. “Tanto el piso como el techo remiten a lo que sería el patio de una casa. Una casa particular, la típica casa chorizo de Buenos Aires. Lo que quería poner de manifiesto es cómo esta salida se puede producir en la intimidad. No es una máquina que se compra sino una máquina que se produce en una casa, y desde ahí se sale”, explicó el artista.

De esta manera, con la instalación de Eduardo Basualdo, Chandon da continuidad a la participación de artistas internacionalmente reconocidos en el espacio de Chandon iniciado en 2012 con la presentación del trabajo de Pablo Reinoso y seguido por Leo Battistelli (2013), Nicola Costantino (2014), Martín Sastre (2015) y Leandro Erlich (2016).

Barrio Joven Chandon

Además de presentar a Basualdo, en esta edición, Chandon es una vez más el sponsor del Barrio Joven de arteBA, el espacio de la feria donde participan galerías y espacios nuevos, diferentes o alternativos que representan artistas de joven trayectoria.

Su objetivo es abrir un espacio para galerías jóvenes, proyectos autogestionados, espacios temporales de exhibición y otro tipo de plataformas no-categorizables, que refrescan la escena latinoamericana. Esta sección busca mantenerse atenta a los cambios en las formas de producir y experimentar el arte contemporáneo y anuncia, a su vez, el futuro. Cada uno de estos proyectos es singular y no se ciñe a un único formato de exposición ni a una sola forma de pensar el mercado: los modos de hacer se amoldan a los contextos, ya sea potenciando la producción artística in-situ o buscando formas de co-gestión que privilegian lo efímero y lo vivencial. Para muchos de estos proyectos, la sostenibilidad es todavía un desafío, por lo cual su participación en esta sección es clave para ampliar su visibilidad y fortalecer el valioso trabajo que vienen haciendo.

Participan galerías y espacios nuevos, diferentes o alternativos que representan artistas de joven trayectoria que son seleccionados por un equipo curatorial conformado para esta edición por Raúl Flores (artista y gestor independiente, Buenos Aires) y Miguel A. López (curador en jefe de TEOR/éTica, San José de Costa Rica, y cofundador de Bisagra, Lima).

Como es habitual, Barrio Joven Chandon acoge a artistas argentinos y también a un grupo renovado de galerías internacionales que están buscando fortalecer y proyectar aún más lejos el trabajo de artistas jóvenes de América Latina. Desde propuestas emergentes de arte ecuatoriano o colombiano, proyectos desde el Caribe hasta la presencia de un nuevo arte amazónico que descubre otras estétóricas seductoras de la región. Dentro de los participantes de esta edición se encuentran también espacios y galerías de diversas provincias de Argentina como Córdoba, Mendoza, Salta y Tucumán, que cumplen roles importantes en sus propios contextos como dinamizadores de producción artística crítica. El deseo de este año del Barrio Joven Chandon es poder reconocer su esfuerzo y compromiso en la necesaria labor de expandir las discusiones artísticas más allá del centralismo que suele caracterizar a dichos países.

Se destaca también la presencia de la performance: a diferencia de ediciones anteriores, este año Barrio Joven Chandon contará con performers y obras asociadas a lo performativo, que invitan a un involucramiento distinto por parte de los visitantes. De este modo, Barrio Joven Chandon mantiene su apertura hacia aquello que escapa a los radares convencionales y se posiciona como un lugar donde la determinación de los propios artistas y las nuevas iniciativas configuran un entorno más atrevido para afrontar el presente.

Acerca de Chandon

Todo comenzó en 1958. Después de varios años de profunda investigación en diversos países de Sudamérica, Renaud Poirier, enólogo prestigioso y muy respetado de la región de la Champagne, llegó a la Argentina y se enamoró de Mendoza, por su naturaleza y su enorme potencial cualitativo. Descubrió un terruño de características excepcionales ubicado al pie de la cordillera de los Andes, y fue allí donde, el 9 de septiembre de 1960, Moët & Chandon, con espíritu pionero, decidió fundar su primera filial fuera de Francia. Ese año se lanzó Chandon, la marca que durante más de 50 años mantiene el liderazgo de los espumantes en la Argentina.

Chandon tiene un estilo único que lo hace distinto: su inigualable origen francés es el sello que lo enaltece, es el homenaje perpetuo al espíritu innovador de Moët & Chandon en Argentina. Este estilo, esculpido a lo largo de los años para lograr la excelencia y perfección cualitativa, se manifiesta en la pureza y la precisión aromática, en su intensidad y frescura. Su paladar, ante todo equilibrado, traduce la suavidad y cremosidad en una sensación de facilidad, con un vibrante y elegante final.

Los espumantes Chandon ocupan un lugar de privilegio en la preferencia de los consumidores argentinos. Sus variedades van desde un carácter más joven, alegre y fácil de tomar, hacia otras de mayor complejidad aromática y estructura en boca.

Acerca de Moët Hennessy

Moët Hennessy es la división de vinos y destilados del Grupo LVMH (Moët Hennessy – Louis Vuitton). El líder mundial en vinos y licores de lujo posee en Argentina bodegas y viñedos para la elaboración de espumantes y vinos tranquilos: Chandon Argentina, Terrazas de los Andes y Cheval des Andes, y 33 Sur, cuyas marcas son comercializadas y distribuidas en el mundo por su red de distribución.
En Argentina, Moët Hennessy es responsable de la distribución de las más prestigiosas marcas: los champagnes Möet & Chandon, Dom Pérignon, Krug, Veuve Cliqcuot y Ruinart; los espumantes Chandon y Baron B; los vinos Terrazas de los Andes, Cheval des Andes; el whisky de malta Glenmorangie; el vodka Belvedere; el cognac Hennessy; entre otros.

Moët Hennessy es además líder mundial en champagne, con un portfolio de marcas que no tiene equivalencia en el mundo, y que tienen más de 250 años de tradición en la elaboración de los mejores champagnes del mundo en la región de La Champagne. Este expertise único se ha transmitido durante todos estos años en la elaboración de los espumantes de la empresa en Argentina.

Acerca de Edualdo Basualdo

Nació en Buenos Aires, Argentina, en 1977.  Artista Visual. Estudió Bellas Artes en el (IUNA) Instituto Nacional de Bellas Artes. Participó de diferentes becas de estudio nacionales e internacionales como la “Beca Kuitca”, Buenos Aires 2010/11, “Scowhegan School of Painting and Sculpture, Maine, EEUU, 2009 y “SAM art project”, París, Francia 2012. Sus trabajos se despliegan en el límite entre las artes visuales y el teatro en formatos como instalaciones, esculturas, dibujos u objetos. En los últimos años ha sido invitado a participar de distintas exhibiciones en instituciones públicas y privadas como la Bienal de Montevideo, Uruguay (2012), Bienal de Lyon, Francia (2011), Bienal del Mercosur, Brasil (2009), Bienal de Pontavedra, España (2006), Fundación Jumex, México DF (2010).