Clásicos o modernos, cinco balcones porteños para enamorarse

MIRÁ LA GALERÍA DE IMÁGENES Y LOS VIDEOS. Con doncellas griegas, diosas romanas, querubines, curvas sensuales y rectas con gracia, te roban suspiros.

alcon

Hay balcones célebres. En el mundo, el de Romeo y Julieta, al que Shakespeare ambientó en Verona. Acá, el de la Casa Rosada o los setenta sin ninguna flor del poema de Baldomero Fernández Moreno.

Pero, también en Capital, existen otros balcones menos conocidos e igualmente lindos, curiosos, sorprendentes. Capaces de robar suspiros. Para enamorarse.

Fachada. Delumbrante, la Casa de los Lirios, en Rivadavia 2031. / Diego Díaz

Casa de los Lirios. Está en Rivadavia 2031. / Archivo Clarín

Están los que seducen con el estilo. En Rivadavia 2031, los lirios copan la fachada. Flores, ramas, ramas, flores. Pero es en ellos donde la influencia del catalán Antoni Gaudí –autor de la catedral Sagrada Familia de Barcelona– se ve de un modo distinto. Su pasión por las formas de la naturaleza se puede leer en esas estructuras panzonas, que parecen olas, además de en las flores. Esa Casa, la de los Lirios, fue construida en 1905 por el ingeniero civil Eduardo Rodríguez Ortega (1871-1938), quien también creó otras maravillas porteñas en clave “gaudiana”, entre ellas, la cúpula de Rivadavia 2009, con 950 vidrios de colores, una de las más lindas de Buenos Aires.

Foto: Juano Tesone

Casa Calise. Los querubines y otras figuras esculpidas decoran la fachada, alrededor de los balcones. / Archivo Clarín

Los balcones de esa época, la del Art Nouveau, es decir, las dos primeras décadas del siglo XX, son un festín. Es que los modernistas locales combinaron influencias diversas y diseñaron edificios de alquiler como si fueran palacios para el arte. Los de la Casa de los Pavos Reales, en Rivadavia 3230, con esas aves talladas en piedra, son más populares. Pero los de la Casa Calise (1911), del mismo arquitecto, el italiano Virginio Colombo (1885-1927) son un ejemplo clave. Sobre Hipólito Irigoyen al 2562, están rodeados por 35 esculturas de Ercole Pasina. Una pareja arrasada por un remolino, mascarones y querubines, de alegres a extenuados, entre hojitas de vid. Todas, junto con la fachada, recién restauradas.

 

Pavos reales. Son cuatro parejas, en el frente de la casa a la que bautizan. En Rivadavia 3230. / Gustavo Ortíz

Pavos reales. Son cuatro parejas, en el frente de la casa a la que bautizan. En Rivadavia 3230. / Gustavo Ortíz

 

El Art Decó también dejó su sello en la Ciudad, en parte, en esas figuras que parecen brotar de la tierra, vigorosas, alrededor del gran balcón de la ex sede del diario Crítica, en Avenida de Mayo 1333, obra de los hermanos húngaros Jorge y Andrés Kalnay. Y lo mismo pasó con el racionalismo, aunque no siempre resultó, como se podría pensar, cuadradito. Por ejemplo, los balcones del Edificio Minner (1934), también de Jorge Kalnay, ubicado en Arroyo al 800, son anillos amplios, aparte de despojados.

Geométrico. En Avenida de Mayo 1333, funcionó el diario Crítica, de Botana. Hoy es una sede policial. / Alfredo Martínez

Geométrico. En Avenida de Mayo 1333, funcionó el diario Crítica, de Botana. Hoy es una sede policial. / Alfredo Martínez

Los balcones porteños seducen además con historias. A ésta la contó el investigador Daniel Balmaceda. Termina 1869. En enero de 1870 desfilarán las tropas de la Guerra del Paraguay por la Ciudad. Pero la Rosada no tiene balcón. El presidente Sarmiento le pide al gobernador de Buenos Aires, Emilio Castro, que ceda el de su jurisdicción, pegado al Cabildo, pero él le ofrece un lugar ahí porque dice que ya mandó sus invitaciones. Sarmiento ordena armar una estructura de madera en lo que hoy es Plaza de Mayo. Además, modifica el recorrido de los soldados para que no se vean desde el balcón de Castro. Y ordena construir uno para la Rosada.

Edificio Minner. Lo construyeron en 1934. Muestras sus balcones de curvas despojadas, en Arroyo al 800. / Andrés D'Elía

Edificio Minner. Lo construyeron en 1934. Muestras sus balcones de curvas despojadas, en Arroyo al 800. / Andrés DElía

La definición de balcón basta para entusiasmarse con explorarlos. “Estructura saliente de la fachada de un edificio, en correspondencia con sus planos horizontales, que se realiza para construir un espacio exterior o semi, en general, como prolongación de los internos”. Es que señala una cuestión clave: que los balcones son puentes hacia afuera y hacia adentro. No es casual que se los haya comparado con libros. Ofrecen maneras de asomarse a otros mundos y de reconocer el propio. En este GPS, van cinco, para arrancar. Para mirarlos y mirarnos.

Posible recorrido:

1) De museo. Todo es curvo, flexible. Será por eso que la ventana y el balcón, redonditos, como coronitas, te sacan una sonrisa. Las formas amables y sensuales, que se realzan al contrastar con rectas en la herrería, son rasgos Art Nouveau clave de este edificio, construido en 1913 por el arquitecto francés Alfredo Massué (1860-1923). Allí funcionó el cine Kalisay, uno de los primeros de La Boca, y ahora se prepara para ser sede de un nuevo museo, MArCo, que se sumará al Distrito de las Artes. Para eso, la Fundación Tres Pinos restauró la fachada con apoyo de la Ley de Mecenazgo.

Redondito. El balcón del futuro MArCo, en Almirante Brown al 1000, La Boca. Da a las habitaciones de artistas que realizan residencias. / Juan José Traverso

Redondito. El balcón del futuro MArCo, en Almirante Brown al 1000, La Boca. Da a las habitaciones de artistas que realizan residencias. / Juan José Traverso

El MArCo prevé abrir a mediados del año que viene con unas 500 obras, desde De la Cárcova hasta jóvenes creadores, pasando por Marta Minujín y León Ferrari. En Almirante Brown 1037, La Boca.

2) Mix. Con algo de barroco y algo de precolombino, el estilo neo-plateresco es sello del balcón y todo este edificio. Los dragones le dan aires modernistas. Fue diseñado por Estanislao Pirovano en 1930. Algunos recordarán haberse parado allí, mientras fue sede del diario La Nación, a leer las noticias que se difundían sobre pizarras. Hoy alberga una mega tienda. En Florida 343.

Balcón. El barroco, con inspiración indígena, en Florida 343. / Luciano Thieberger.

Neoplateresco. El edificio de Florida 343, realizado en 1930. / Archivo Clarín

3) Italia y Grecia I. Se cuenta que estas “chicas”, las cariátides, representan a descendientes de jóvenes que sostenían uno de los templos de la Acrópolis en Atenas. Las cariátides están en el balcón es del viejo Hotel París, realizado en 1906 por el arquitecto italiano Gerónimo Agostini, quien diseñó también el Savoy de Callao. En Avenida de Mayo y Salta.

GPSFotos Alfredo Martinez buenos aires gps avenida de mayo recorrida buenos aires edificios fachadas gps hotel paris

Cariátides. En la vieja sede del Hotel París, de 1906. / Alfredo Martínez

4) Decó. Se imponen las figuras humanas, un poco rígidas, geometrizadas. Podrían verse como guardianas del balcón, donde hojas y flores conviven con guardas dentadas. Este edificio, inaugurado en 1927 como sede del diario Crítica, fundado por Natalio Botana, fue obra de los hermanos y arquitectos húngaros Jorge y Andrés Kalnay. Y, por la geometrización del diseño, especialistas la consideran un ejemplo de Art Decó, singular y pionero. Ese periódico se publicó entre 1913 hasta 1962 y luego el espacio se convertiría en dependencia policial. En Avenida de Mayo 1333.

Zoom. Sobre las figuras que "custodian" la fachada de Avenida de Mayo 1333. / Luciano Thieberger

Zoom. Sobre las figuras que “custodian” la fachada de Avenida de Mayo 1333. / Luciano Thieberger

5) Italia y Grecia II. La armonía típica del neo-renacimiento se impone en el edificio de la aseguradora La Inmobiliaria, construido por el italiano Luis Broggi e inaugurado en 1910. Las cúpulas son su emblema y uno de los de la Avenida de Mayo. Sin embargo, las figuras que custodian el balcón de la galería superior (ver foto principal) tienen raíces clásicas más antiguas: se dice que simbolizan a Venus y Apolo. Entre 1402-1500 de la Avenida.

La ex Inmobiliaria. Se planta en Avenida de Mayo 1400. Las cúpulas son emblema del edificio y de esa calle. / Alfredo Martínez

Cúpula. Emblema de La Inmobiliaria, en Avenida de Mayo 1402-1500. / Alfredo Martínez

De yapa, aires milaneses. El frente de este petit hotel, donde también reinan las curvas, entre mascarones, algunos querubines, moños y moñitos, tiene influencia del Liberty milanés, versión del modernismo en clave de esa ciudad del norte de Italia. Fue diseñado por el arquitecto italiano Bernardo Milli en 1913. Las “dibujos” con hierro de los balcones son preciosos y el remate de la azotea, una composición sinuosa, resalta contra el cielo. En Suipacha 940. Es pura gracia.

07-05 GPS BAlcones Porteños. Petit Hotel milli en Suipacha 940. Foto: Andres D'Elia - FTP CLARIN _JAD1626.jpg Z ADelia Delia

Liberty. Así se denomina al modernismo en clave italiana, con que se emparenta a este edificio de Suipacha 940. Fue creado en 1913. / Andrés DElía