El monumento a Juana Azurduy quedó finalmente instalado frente al CCK

Le dá la espalda al viejo Palacio de Correos y mira hacia la Plaza Colón, ubicada detrás de la Casa de Gobierno.

AZURDUY CCK

Juana Azurduy será visitada ahora por más locales y turistas, ya que está frente a la entrada principal del CCK y en un lugar de paso de diferentes medios de transporte público, entre las avenidas Leandro Alem y Puerto Madero, y las calles Perón y Sarmiento.

El operativo de traslado del monumento de Juana Azurduy, cuyo peso es de 21 toneladas, se inició esta mañana con cuidados extremos en el Parque Colón, con la ayuda de dos grúas que lo depositaron en el trailer de un camión que lo trasladó a su destino actual.

Unos 20 trabajadores comenzaron los preparativos a las 8.30 con el montaje de una estructura de hierro llamada “trineo” en la base del monumento y, usando cuatro ganchos en las aristas, fue elevado por dos grúas.

Obreros y técnicos especializados comenzaron este sábado los trabajos para desmontar y remover el imponente monumento a Juana Azurduy que estuvo hasta ahora emplazada en la plaza detrás de la Casa Rosada desde julio de 2015, cuando la entonces presidente Cristina Kirchner lo inauguró acompañada del mandatario boliviano Evo Morales.

La estatua y la monumental base donde se posa -pesa unas 25 toneladas- fueron reubicadas en la Plaza del Correo, frente al Centro Cultural Kirchner (CCK) y junto con el monumento a Juan de Garay, que estaba en una plazoleta que se usa como dársena de giro en Rivadavia y Alem y que también debió ser relocalizado por las obras del Paseo del Bajo.

La escultura de Juana Azurduy, de Andrés Zerneri, fue emplazada en el parque de la Casa Rosada hace dos años, luego de que el gobierno kirchnerista decidiera mover el monumento a Cristóbal Colón, una medida que generó polémica entre los vecinos de la zona y asociaciones de inmigrantes italianos que habían regalado la estatua.

En 2013, la presidente Kirchner anunció que reemplazaría la escultura del descubridor de América por la de Azurduy, una coronela de la Independencia sudamericana que fue ascendida post-morten a generala por el gobierno kirchnerista. Tras el anuncio, la polémica incluyó medidas judiciales, amparos, y hasta una pelea con la comunidad italiana, que pidió defender la obra del escultor Arnaldo Zocchi que había sido promovida por el inmigrante italiano Antonio Devoto, como un obsequio a esa colectividad en 1921.

Para la construcción del monumento a Azurduy, Evo Morales donó un millón de dólares. En la ceremonia de inauguración, el líder cocalero remarcó su “alegría por estar en Argentina y ver a una hermana, a una guerrillera de la independencia como Juana Azurduy” y destacó “esta es una forma de descolonizarnos”.

No sólo Azurduy y Garay tendrán una nueva ubicación: también está previsto el cambio de lugar del retoño del “Árbol de Guernica”, ubicado a espaldas de la estatua del fundador de Buenos Aires en 1919. Se trata de un roble que es descendiente del árbol situado en la Casa de Juntas de Vizcaya ante el que juran su cargo el presidente regional del País Vasco. Es el simbolo de la libertad vizcaina y a su sombra juraban los reyes respetar sus principios. Fue donado por la colectividad vasca y plantado el 11 de junio de 1919.

Las obras del Paseo del Bajo cambiarán la fisonomía de la zona y pondrán fin a la polémica sobre cuál de las estatuas debería ocupar la parte trasera de la Casa de Gobierno. Con el nuevo trazado del corredor vial de 7,1 kilómetros que conectará las autopistas Illia y Buenos Aires-La Plata, los jardines de la Casa Rosada serán modificados. La autopista tendrá cuatro carriles exclusivos para camiones y micros de larga distancia y contará con 8 carriles para vehículos livianos -cuatro en sentido norte y cuatro en sentido sur-.

La estatua, obra de Andrés Zerneri, fue depositada a las 11.45 sobre el trailer de un camión de 3,60 metros de ancho y 10 de largo, que recorrió unos 350 metros de la avenida La Rábida, con corte parcial de tras carriles.

Al complejo escultórico donado por el gobierno de Bolivia e inaugurado en 2015, “le falta la pátina final que impermeabiliza la estatua”, dijeron a Télam fuentes del Ministerio de Desarrollo Urbano.

La mudanza de la estatua se inscribe dentro de los trabajos para crear el Parque del Bajo y el Paseo del Bajo que unificará Puerto Madero con el centro porteño y modificará el tránsito de la zona.

Si bien desde mayo pasado se sabía que septiembre era el mes en que estaban programadas las obras, no fue hasta este miércoles que se confirmó la noticia de que, a dos años de su emplazamiento, la estatua sería removida, por una decisión conjunta del Gobierno de la Ciudad y Presidencia de la Nación.

El Parque del Bajo será un espacio de 100.000 m2 destinado a sumar espacios verdes a la Ciudad y que contempla, además, reducir la curva de la avenida De la Rábida, agilizar el tránsito y vincular plazas y parques hoy desconectados.

En tanto, la estatua de Cristóbal Colón continúa todavía desmantelada en 186 partes en el espigón Puerto Argentino, en Costanera Norte, frente al Aeroparque Jorge Newbery.

La próxima semana, la Comisión Nacional de Monumentos comenzará el trabajo de restauración junto al escultor, quien se mostró “contento” con la mudanza porque consideró que la nueva ubicación es “más democrática”, ya que “más gente va a verla”.

La escultura será cubierta con una lona tensada para resguardarla y permitir las labores de mejoras, tal como se realizó con la Pirámide de Mayo, recientemente inaugurada.

Paralelamente, y como parte de las obras del proyecto del Parque del Bajo que finalizará en marzo de 2019, personal del Ministerio continúa trabajando para el traslado del Helipuerto a un costado de la Casa Rosada.

La estatua de Juana Azurduy llegó al CCK: terminó la mudanza

Otra estatua que saldrá del lugar original, vecino al mástil, será la de Juan De Garay, conquistador español que fundó la ciudad de Santa Fe y por segunda vez la de Buenos Aires en 1580, que rotará y mirará a Puerto Madero, en busca de mejorar su visibilidad.

Para el proyecto del Bajo, serán derribadas las rejas negras que van desde Hipólito Yrigoyen hasta Rivadavia, y se crearán 10 hectáreas nuevas de parque, además de modificar un pequeño tramo del Metrobus de la avenida Paseo Colón, que así se arrimará a la Casa Rosada.

Así, la avenida La Rábida tomará su forma original; la Avenida Alicia Moreau de Justo tendrá cuatro carriles sentido al Norte; y Huergo, cuatro carriles mano al sur, por donde circularán sólo los vehículos particulares.

Como parte del proyecto del Paseo del Bajo, que concluirá a finales de 2019, una explanada con circulación peatonal conectará con el centro porteño a Puerto Madero, y por debajo finalizarán la autopista semi enterrada que enlazará la 25 de Mayo con la Buenos Aires-La Plata y la terminal de Retiro con Puerto Madero, por donde circularán exclusivamente los camiones y colectivos.