En Flores se fundó el único museo dedicado a un barrio con una sala sobre el vecino más famoso: el papa Francisco

Se trata de Roberto D'Anna, que reconstruye su historia a través de objetos, medallas, fotos y postales.

9K2GR14ya_1256x620__1

Al subir al último piso se escucha la voz de la periodista Canela. Llega desde un video que se proyecta en una gran pantalla. Habla de poetas y tangueros. De acuerdos históricos. De nombres que hicieron historia. Habla de un barrio y es Flores. Allí vivió ella. Y allí también se crió Jorge Bergoglio, cuando no era el Papa Francisco.

Flores también es el barrio de Roberto D’Anna, un coleccionista, periodista e investigador que acaba de convertirlo en el primer barrio con museo propio. Es en ese lugar, sobre la calle Ramón Falcón, casi esquina Carabobo, donde se ve el documental al que Canela le prestó su voz. Hay vecinos ilustres, escritores y artistas. Y está a punto de quedar inaugurado.

Roberto D'Anna, fundador del Museo de Flores, junto al escritor César Aira, que tiene su propia sala.

Roberto D’Anna, fundador del Museo de Flores, junto al escritor César Aira, que tiene su propia sala.

Autor de tres libros relacionados con el barrio, y director desde hace 19 años de Flores de Papel, el periódico gratuito que también fundó, D’Anna se convirtió en coleccionista del barrio cuando comenzó a buscar información para sus publicaciones.

Así, reunió bibliografía y diarios de época. Pero también medallas, postales, fotos y todo tipo de objetos esenciales para reconstruir la historia. “Yo siento que nada de esto es mío. Desde el momento en el que está en el museo ya es de todos”, dice D’Anna, y agrega: “Soy un coleccionista raro. Me gusta divulgar de forma masiva, no guardar ‘tesoros’ bajo cinco llaves“.

Flores es el primer barrio de la Ciudad que tiene su propio museo.

Flores es el primer barrio de la Ciudad que tiene su propio museo.

El museo, que exhibe 4.000 objetos, ya funciona en una gran casa en Ramón Falcón 1893. Abre de martes a sábado de 10 a 20. En los distintos niveles del edificio, que perteneció al Jefe de la Policía de Bomberos durante la presidencia de Hipólito Yrigoyen, hay seis salas temáticas, entre las que se destaca una dedicada al Papa Francisco.

Jorge Bergoglio, que nació y fue vecino de Flores durante su infancia, envío su bendición con una carta desde El Vaticano, que D’Anna leyó durante la inauguración del museo. En el espacio dedicado al Sumo Pontífice hay imágenes que lo recuerdan y hasta la reproducción de uno de los primeros cuadros, en el que lo retrató una artista también de Flores.

Otro de los rincones está dedicado al escritor César Aira, autor de unos cien libros y de quien D’Anna es uno de sus coleccionistas más consecuentes. El escritor, que vive en Flores desde los años 60, también visitó el museo, en el que se ve reflejada su trayectoria e incluso hay ejemplares de textos que casi no se consiguen.

Además, hay medallas, documentos, fotos y objetos. También se destaca un espacio dedicado a homenajear a Fabián Volonté, héroe de Malvinas, que es vecino de Flores.

La idea de D’Anna toma impulso junto a sus colaboradores. Él nombra a Juan Braña y a Mariana D’Anna. Junto a ellos trabaja el equipo que hizo posible reacondicionar el lugar para que el museo funcione. Y también un grupo de vecinos que pueden brindar colaboración económica para contribuir al desarrollo de este espacio.

Otra de las formas de generar recursos para sostenerlo son los cursos y talleres en los que los interesados pueden inscribirse a través de la página web: www.museobarrioflores.com.ar.

La casona de Falcón y Carabobo participó en la última edición de La Noche de los Museos, que se realizó el sábado 10, justo el día en el que abrió sus puertas por primera vez. La idea de su fundador es hacerlo crecer para, como afirma, “cuidar la historia y construir en el presente el futuro de Flores”. 

Fuente: Clarín.