Francia lanza una campaña para salvar la tumba de van Gogh

Las autoridades reconocen que la tumba del artista “necesita urgentemente ser restaurada”

img_lgomez_20170130-231022_imagenes_lv_otras_fuentes_tumba_van_gogh-ke2E-U4138560815769AB-992x558@LaVanguardia-Web

Es muy probable que los que paseen por la ciudad gala de Auvers-sur-Oisese acaben topando con la tumba de Vincent van Gogh. El pintor pasó sus últimos días en este pueblo al noroeste de París antes de que se le disparara su pistola cuando tan solo tenía 37 años.

Los visitantes se muestran sorprendidos cuando la ven. Esperan hallar un mausoleo de grandes dimensiones, pero se encuentran con un sepulcro al borde del abandono. Consciente de ello, el ayuntamiento reconoce que tanto la tumba del holandés como la de su hermano Theo, que yace a su lado, “necesitan urgentemente ser restauradas”.

Las autoridades locales aseguran que las tumbas de Vincent van Gogh y su hermano Théodore “necesitan urgentemente ser restauradas”


Las autoridades locales se han puesto manos a la obra y han lanzado una campaña para recaudar más de un millón de euros. Con ese dinero se espera, no solo conservar las tumbas, sino que también otros sitios que forman parte de su historia y que han dejado huella en la ciudad francesa.

Un ejemplo es la iglesia de la localidad, que inspiró al artista en uno de sus lienzos de 1980. El techo quedó dañado tras unas fuertes lluvias en 2015 y ahora corre el riesgo de desplomarse.

Las autoridades locales han lanzado una campaña para recaudar más de un millón de euros, con el objetivo de reparar el cementerio

La financiación también servirá para restaurar el propio cementerio, dañado por el mismo aguacero. La idea es equiparlo con los sistemas adecuados de drenaje, iluminación y seguridad. Se trata del cementerio más visitado de Francia después de Père Lachaise, en París.

La petición, que se ha hecho eco en las redes, ha llegado al gobierno estatal, que se ha querido sumar a la causa aportando 600.000 euros. El resto de fondos se prevé que lleguen gracias al crowfunding internacional que ha lanzado el Instituto van Gogh.

Fuente: La Vanguardia