GPS Centro porteño: en cada persiana, un cuadro

MIRÁ LA GALERÍA DE IMÁGENES. Alguien la comparó con el Lejano Oeste de las películas. “Esperabas que de repente te volara el pasto seco en la cara”. Es que, con las persianas bajas, muchas vandalizadas, y algún colectivo o taxi cada tanto, los domingos a la mañana, la zona comercial entre Libertad, Paraná, Corrientes y Rivadavia se parecía bastante a un pueblito abandonado.

vbn

Pero cambió en buena parte: las cortinas metálicas de los locales se poblaron con dragones chinos; osos californianos; palmeras y cactus; homenajes a la pintora Frida Kahlo, a la cantante islandesa Björk, al rock y a los pueblos originarios; máscaras, y juegos de líneas y colores, abstractos.

Se formó una galería de arte callejero. Vital, variada.

GPS Centro porteño: en cada persiana, un cuadro

El equipo. Santiago Cavanagh, Juan Ridolfi, Milagros Avellaneda y Lucía Arrocha, hacedores de Proyecto Persiana. / Gentileza Proyecto Persiana

¿Por qué en esas calles trajinadas y polucionadas de día y de noche, casi desoladas?

–Justamente por la oscuridad y porque Santi se había mudado al barrio y quería ayudar a darle otra cara– responde Milagros Avellaneda, parte del joven equipo que creó esta movida tan original: Proyecto Persiana.

GPS Centro porteño: en cada persiana, un cuadro

Amor posta. De Guille Pacheco, en Uruguay, entre Perón y Sarmiento.

Santi es Santiago Cavanagh, licenciado en economía con una especialización en arte. Llegó al barrio en 2014 por unos meses y terminó quedándose. Ya lo contó: caminando, imaginó esas persianas como telas en blanco y buscó ayuda (Milagros, Lucía Arrocha, licenciada en Comunicación ambas, y Juan Ridolfi, estudiante de Diseño Industrial), artistas callejeros y auspiciantes.

“Puerta a puerta, pedimos permiso a los comerciantes –explica Milagros–. Son parte del cambio”.

En septiembre de 2015, Proyecto Persiana arrancó con diez creadores, en Libertad del 0 al 100. “Una persiana, un artista” -como consigna- y dos sponsors. Continuó en diciembre de ese año con 30 artistas en la cuadra siguiente y cuatro sponsors. Y no paró: ya hicieron seis ediciones, también, sobre Talcahuano, Uruguay y Paraná. Llegaron a convocar a 70 creadores y completar el tramo de Uruguay en una única jornada.

GPS Centro porteño: en cada persiana, un cuadro

Sacate la careta. En Uruguay, entre Sarmiento y Corrientes.

Reconocen que algunos comerciantes y vecinos, al principio, dudaron. Otros ni lo pensaron. Hoy basta ver el resultado. “Cuando llegué el lunes a abrir, me encantó”, señaló Javier Katkownik sobre el zorrito que pintaron los artistas de Ktrl-v en la persiana su local de Uruguay entre Sarmiento y Perón, y lo dejó escrito en el Facebook de Proyecto Persiana. “Gracias por embellecer la ciudad”, resumió.

Lisandro Orlov, vecino, también de la calle Uruguay, comentó: “Hasta hace poco las persianas de mi ciudad no me decían nada. Ahora tienen color, símbolos y mensajes que permiten dialogar. Gracias”.

Gente de Rodríguez Peña sonría: Proyecto Persiana seguirá por ahí (y después, al menos, hasta Callao).

Y lector, vaya un domingo a este rinconcito del Centro –San Nicolás, para ser rigurosos–. Sobre las persianas bajas, ofrece todo un mundo, donde la belleza se hace notar.

GPS Centro porteño: en cada persiana, un cuadro

Zorrito. De los artistas de Ktrl-v, en Uruguay entre Sarmiento y Perón.

 

Posible recorrido:

1) Axolotl. “Hubo un tiempo en que yo pensaba mucho en los axolotl. Iba a verlos al acuario del Jardín des Plantes y me quedaba horas mirándolos, observando su inmovilidad, sus oscuros movimientos. Ahora soy un axolotl”. Ése es sólo el comienzo de Axolotl, el cuento. A esas criaturas anfibias que Cortázar hizo célebre en ese cuento célebre homenajea esta obra de Juan Ridolfi, estudiante de diseño industrial y parte del equipo organizador de Proyecto Persiana . Fue su debut, en la primera edición: septiembre de 2015. “Juan aún no era miembro del equipo en ese momento, si no un chico de 19 años se enteró de nosotros por las redes y cayó a pintar con sus acrílicos”, recuerda Milagros Avellaneda. “Ya tiene pintadas 8 y por su entusiasmo, talento, y alegría se integró al equipo”, agrega. Este trabajo está en en Libertad, entre Rivadavia y Mitre.

GPS Centro porteño: en cada persiana, un cuadro

Cortazariano. Detalle de la suerte de axolotl, criatura del célebre cuento de Cortázar, homenajeada por el creador Juan Ridolfi. En Libertad, casi Rivadavia. / Gentileza Proyecto Persiana

2) Jungla urbana. Junto a los pueblos originarios de América, la selva protagoniza esta obra de Juan Iesari realizada en abril -con ayudantes- en la esquina de Libertad y Sarmiento. Sucede que era el tema de la tercera edición de Proyecto Persiana, en el que Iesari participa desde el principio, 2015. La luz es clave en este mural. No sólo subraya al protagonista, ¿con un aura? Lejísimo del realismo, al difuminar contornos, Iesari evoca la exhuberancia de un bosque tropical y mucho de lo que ella implica. Mire bien: ¿no sugiere incluso humedad agobiante? Un trabajo, literalmente, gigante. Otra pieza imperdible suya y otros artistas para Proyecto… está en Paraná al 200. Salvo por el tamaño y el rol de los colores, no se parecen. Ésa juega con ritmos urbanos, con la tradición abstracta.

GPS Centro porteño: en cada persiana, un cuadro

Panorama. El gran trabajo de Iesari, en contexto. / Juano Tesone

GPS Centro porteño: en cada persiana, un cuadro

Stop. Para ver la obra de Iesari y otros creadores, en Paraná al 200. / Juano Tesone

Dato: Otra obra clave sobre América, sobre “la unidad de Latinoamérica” -cuentan en Proyecto Persiana-, es la de Cris Herrera, Kiki, en Libertad, entre Mitre y Sarmiento. Acá va: convierte a los grises en imanes y deja claro cuando menos es más.

GPS Centro porteño: en cada persiana, un cuadro

Grises. De Cris Herrera, Kiki. Poco color, gran impacto. / Juano Tesone

3) Música. Éste es un fragmento de la obra en tres persianas que Leti-B y colaboradoras crearon en septiembre en homenaje a la cantante islandesa Björk. Hace poco más de tres años que Leti, Leticia Bonetti, saltó del caballete al mural. Pintó hasta miniaturas sobre tela. La precisión de las líneas propia del buen dibujo y la atención a los detalles se notan sin que sus mega piezas resignen atracción ni dinamismo. Como se ve acá. En Proyecto Persiana, recomiendan una “audioguía” singular para disfrutar más esta pieza: escuchar la canción de Björk, Human Behavior. En Talcahuano y Mitre.

GPS Centro porteño: en cada persiana, un cuadro

A Björk. De Leti-B, en Talcahuano y Mitre. / Gentileza Proyecto Persiana.

 

Dato: Otro imperdible de Leti-B en Proyecto Persiana es Minotaura , en Uruguay 226. El mito clásico, aggiornado.

GPS Centro porteño: en cada persiana, un cuadro

Minotaura. De Leti-B, en Uruguay casi Sarmiento.

4) Abstracción. Agus Rúcula, estudiante en de diseño, realiza obras que se caracterizan por una precisión geométrica impactante, cuenta Milagros Avellaneda. Este trabajo, de hace cinco meses, con la colaboración de Julián Cruz Solano, lo muestra. En Uruguay 338.

GPS Centro porteño: en cada persiana, un cuadro

Más que líneas. El trabajo de Agus Rúcula, en Uruguay 338. / Juano Tesone

5) Estelar. Es la obra de los artistas de Ktrl-v, guiada por la temática “universo”. Pintado en diciembre, Oso azul invita a soñar. Redondito, es uno de los murales que se lleva más suspiros, además de aplausos. En Paraná 201.

GPS Centro porteño: en cada persiana, un cuadro

De estreno. El Oso azul, de Ktrl-v, recién terminado, en diciembre. / Proyecto Persiana

GPS Centro porteño: en cada persiana, un cuadro

Otro oso. El californiano fue pintado por Color + Tito en Uruguay, casi Corrientes. / Juano Tesone

Fuente: Clarín