Encontraron un templo en Tehuacán de entre 800 y mil años de antigüedad

Se trata de un templo consagrado al dios zapoteca Xipe Tótec, patrono de los orfebres y protector de la primavera, cuyo nombre alude a la nueva piel y significa, literalmente, "nuestro señor el desollado", promete suscribir un nuevo capítulo en la historia de la región de Tehuacán.

Dv8B-0mVAAAC5iI1
5c2fc08acd1b2_1004x565

Este descubrimiento permitirá profundizar sobre Ndachjian, un centro de culto y cabecera política que habitaron las etnias nguiwa o popoloca entre el 1000 y el 1260 d.c, donde hoy se encuentra enclavado el estado de Puebla, informó la agencia de noticias Efe.

Xipe Tótec era uno de los dioses más importantes del periodo posclásico mesoamericano, su influencia en la fertilidad, la regeneración de los ciclos agrícolas y la guerra, fue reconocida por numerosas culturas, explicaron arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Resultado de imagen para templo en Tehuacán de entre 800 y mil años de antigüedad

Su templo, que tiene forma de una pirámide de 12 metros de largo por 3,5 de altura, está en el Conjunto Central de Ndachjian, que en lengua Popoloca significa “agua dentro de la olla” o “dentro del cerro”.

Allí, “se destacan dos altares de sacrificio, tres esculturas en piedra y algunos elementos arquitectónicos de un basamento piramidal”, dijo la directora del Proyecto Sur del Estado de Puebla Área Central Popoloca, Noemí Castillo Tejero.

Los arqueólogos presumieron que en el lugar se hacían sacrificios en honor a Xipe Tótec, una costumbre de los pueblos originarios de México en el marco de la fiesta de Tlacaxipehualiztli, término que significa “ponerse la piel del desollado”.