La performance es la protagonista de la edición 2018 de arteBA

Vinculada en sus orígenes con las artes visuales, la poesía, el teatro y la danza, esta expresión multidisciplinaria no sólo está presente en el sector bautizado Performance Box, impulsado por la Bienal de Performance y con curaduría de Rodrigo Alonso -quien seleccionó a tres artistas mujeres-, sino que también tiene un lugar estelar en el Barrio Joven, el U Turn, la Isla de Ediciones, sectores centrales del evento, dedicadas a lo nuevo, lo internacional y lo editorial, respectivamente.

tel
arteba-2017

La performance es la gran protagonista de arteBA, con un despliegue contundente en todos los sectores de la feria, según coincidieron los curadores de la 27º edición del encuentro que se realiza en La Rural de Palermo, hasta este domingo.

En uno de los registros de performance, por ejemplo, la artista rumana Anca Munteanu Rimmic presenta “Reason Lament” (“El lamento de la razón”), donde un grupo de lloronas, seis mujeres vestidas de negro, en duelo, recitan al unísono de manera cansina los nombres de los actores del universo artístico: “Museo”, “Curador”, “Coleccionista”, una repetición monocorde que se da entre lamentos que van exclamando las protagonistas.

¿Con qué tiene que ver esta explosión de la performance que parece atravesar la feria toda? ¿Y cómo incorporan los coleccionistas o museos a su acervo esta expresión artística que solo pueden sumar a modo de lista de instrucciones o como registro en video o fotografía?

“El hecho de que la performance esté tan presente en la feria coloca una serie de preguntas en torno a cómo coleccionarla y eso es sumamente importante. Uno puede pensar que está resuelto pero no es así. En las colecciones, la performance sigue siendo muy periférica, y es un reto pendiente. Es parte de un debate permanentemente, y su presencia en la feria está poniendo el dedo sobre esta pregunta”, señaló el peruano Miguel López, curador del Barrio Joven junto a Santiago Villanueva.

Para la mexicana Magalí Arriola, curadora de U-Turn, “la performance es un género que permite a los artistas adaptar y lograr otro tipo de prácticas. Es una especie de ampliación del discurso de los artistas, porque les permite diversificar su práctica, donde todo es un poco más narrativo, más expansivo. Se da ahora tal vez por el agotamiento de ciertos lenguajes que necesitan renovarse”.

“Me parece interesante la pregunta de por qué hay tanta performance y por qué se provoca un estallido. Y si eso tiene que ver con un momento o será algo más perdurable en el tiempo”, dijo por su parte el escritor Santiago García Navarro, curador de Isla de Ediciones junto a Nancy Rojas.

“Mi impresión es que la performance es más que una simple tendencia artística y creo que es porque está ligada con muchos temas contemporáneos y no solamente con las nuevas formas de conectividad, sino más bien con la comunicación y las nuevas formas del trabajo inmaterial. Tiene una facilidad y una ligereza más acorde con las relaciones on line actuales”, agregó.

Este año, el sector de publicaciones editoriales de la feria hace eje, además, en qué es el feminismo hoy y cómo repensarlo.

Para Ana María Battistozzi, integrante del comité de selección de galerías, “es un punto interesante a debatir porque tiene que ver con el presente y el devenir. Hasta el momento no ha sido puesto en el lugar que está llamado a ocupar en términos de mercado. Todavía es un debate pendiente y sería interesante que se plantee en un ámbito como este, que es el lugar del mercado”.

“En relaciones de mercado, todavía es un desafío”, concluyó Julia Converti, la gerenta general de arteBA, sobre esta disciplina que tiene fuerte presencia en la feria, de la mano de artistas y creadores como Lolo y Lauti, Mauricio Poblete, Fátima Pecci Carou, Mercedes Halfon, Diana Szeinblum y Stephen Prina, entre otros.

Más de 400 artistas consagrados y emergentes de 80 galerías de 14 países son parte de la 27º edición de la feria arteBA, que abre sus puertas al público del 24 al 27 de mayo en La Rural, y que incluye un homenaje a Graciela Sacco, una Plaza de los Maestros, un stand para niños donde Luis Felipe Noé pinta un mural en vivo, y obras de dos visionarios: Gyula Kosice y Tomás Saraceno, ubicadas en el ingreso al predio.

Entre las principales novedades se destaca Stage, una nueva área dentro de la feria que aglutina a las galerías con menos de cinco años de funcionamiento, una suerte de “egresados” del Barrio Joven, y en el marco de Art Conversations, habrá entrevistas a Eduardo Costa, Marcelo Pombo y un homenaje a Feliciano Centurión y Omar Schiliro.

Como cada año, a través del Programa de Adquisiciones, acrecientan su acervo los museos Solomon R. Guggenheim de Nueva York, el Museo del Barrio de Nueva York, el Museo de Bellas Artes de Houston, el Lacma de Los Angeles, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía Madrid, el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Macba) y la Tate Gallery de Londres, entre otros.

Hacen lo propio el Museo Provincial de Bellas Artes Franklin Rawson de San Juan, el Museo Castagnino macro de Rosario, el Macba-Fundación Aldo Rubino y el Museo Lucy Mattos de Buenos Aires.