Los 80 años del Sívori, el museo que suma arte a los bosques de Palermo

MIRÁ LA GALERÍA DE IMÑAGENES. Abrió en 1938 y, tras varias mudanzas, llegó a a la casona donde funcionó un tambo de Rosas y una confitería coqueta. Habrá un remate como festejo.

HkQH1Efef_1256x620__1

Los árboles. Las manchas vaporosas que forman más de 8.000 rosales, como si fueran parte de un gran cuadro abstracto. El lago, los botecitos, los patos. Incluso los paisajes exteriores que ofrece el Museo Sívori son así: de cuento. Y no sólo porque está ubicado justo frente al Rosedal de Palermo.

La casona donde funciona, con su torre de punta triangular, se planta como un castillito en medio del bosque. Y a esas postales suma su colección de arte argentino, con más de 4.000 obras realizadas desde el siglo XIX. Entre ellas, maravillas, como Chacareros, un gran óleo sobre arpillera que Antonio Berni pintó en 1935 (inspirado en el “Grito de Alcorta”, la rebelión de pequeños y medianos propietarios rurales que sacudió al sur de Santa Fe y se extendió por la región pampeana). Un emblema de la renovación del “arte social”.

Paisaje de cuento. Detrás de los patos y el lago, el Sívori, entre los árboles. / Museo Sívori

Paisaje de cuento. Detrás de los patos y el lago, el Sívori, entre los árboles. / Museo Sívori

Casona. Sede del Sívori, fue tambo de Rosas y sede de El Hostal del Ciervo, coqueta confitería. / Juano Tesone

Casona. Sede del Sívori, fue tambo de Rosas y sede de El Hostal del Ciervo, coqueta confitería. / Juano Tesone

Vale recordar ahora esto y más porque el Sívori, primer museo municipal de Buenos Aires que atesoró arte argentino, festeja sus80 años. Y porque conmemora cien del fallecimiento de Eduardo Sívori, el maestro de la pintura argentina a quien el Museo homenajea con su nombre desde 1948.

Apertura. El Museo cuando abrió, en 1938, en el Concejo Deliberante porteño. / Gentileza Museo Sívori

Apertura. El Museo cuando abrió, en 1938, en el Concejo Deliberante porteño. / Gentileza Museo Sívori

Para celebrar, el jueves 1° de noviembre habrá un cóctel, una cena y un remate. El anticipo de la vuelta de la clásicas subastas del Sívori –prevista para abril de 2019-, luego de dos años sin organizarlas. Ofrecerán el óleo Circle II  (1974) de Carmelo Arden Quin, con base en US$30.000; Nísperos (2014), de Carlos Alonso y Guillermo Roux, desde US$10.000, y Paisaje (2013), de Eduardo Stupía, a partir de US$6.500. “Recordemos que en 1999 el Sívori fue también el primer museo en realizar remates, convocatorias que reúnen más de cien piezas de artistas consagrados y nuevos talentos”, señaló la presidenta de la Asociación Amigos del Museo, Irma Muslera.

A remate I. Circle II (1974) de Carmelo Arden Quin. /Museo Sívori

A remate I. Circle II (1974) de Carmelo Arden Quin. /Museo Sívori

A remate II. Nísperos (2014), de Carlos Alonso y Guillermo Roux. / Museo Sívori

A remate II. Nísperos (2014), de Carlos Alonso y Guillermo Roux. / Museo Sívori

A remate III. Paisaje (2013), de Eduardo Stupía. / Museo Sívori

A remate III. Paisaje (2013), de Eduardo Stupía. / Museo Sívori

“El Sívori da cuenta de una larga franja de nuestra historia, de los orígenes de las colecciones de arte en Argentina, de las vanguardias históricas, de los advenimientos democráticos pos dictatoriales, de las políticas de investigación y difusión del arte nacional y de aquellas que formaron redes de contactos internacionales”, resumió Teresa Riccardi, directora del Museo. “Por eso, para este festejo, también expondremos obras significativas de nuestro acervo“, agregó. Chacareros , claro, y la primera pieza que ingresó al Museo: la acuarela Pampa (1902), del propio Sívori. Además, exhiben las obras ganadoras del Premio Trabucco-Dibujo 2018, organizado por la Academia Nacional de Bellas Artes.

"Chacareros". La pieza que Berni pintó sobre arpillera en 1935. / Gentileza Museo Sívori

“Chacareros”. La pieza que Berni pintó sobre arpillera en 1935. / Gentileza Museo Sívori

"Pampa". La acuarela que pintó Eduardo Sívori a comienzos del siglo XX fue la primera pieza que tuvo el Museo. / Gentileza Museo Sívori

“Pampa”. La acuarela que pintó Eduardo Sívori a comienzos del siglo XX fue la primera pieza que tuvo el Museo. / Gentileza Museo Sívori

La historia del Sívori fue ajetreada. Abrió en 1938, como Museo Municipal de Bellas Artes, Artes Aplicadas y Anexo de Artes Comparadas, en el entonces Concejo Deliberante de Capital. Su primera muestra fue Tres expresiones de la pintura contemporánea, de Lino E. SpilimbergoEmilio Pettoruti y Aquiles Badi, hoy maestros indiscutidos.

Hostal del Ciervo. La coqueta confitería que abrió en 1920 en la que luego sería la sede del Sívori, remodelada. / Gentileza Museo Sívori

Hostal del Ciervo. La coqueta confitería que abrió en 1920 en la que luego sería la sede del Sívori, remodelada. / Gentileza Museo Sívori

Pero el Museo sufrió mudanzas y otros cambios. En 1943 lo trasladaron a Libertador 2373, después lo llevaron a Paraguay 1033 y más tarde, al Teatro San Martín, en Corrientes al 1500. Entre 1975 y 1977,  fue fusionado con el Museo de Arte Moderno bajo el nombre de Museo Municipal de Artes Visuales. En 1980 lo pusieron bajo la órbita del Centro Cultural de la Ciudad y a fines de 1982 recuperó su autonomía. Ya en los años ’40 había perdido parte de su patrimonio, incluso Chacareros, obra que quedó en la Legislatura y que recuperó en 2008, junto a otras.

Continuidad del parque. Vista del verde de los bosques de Palermo desde el interior del Sívori. / Alfredo Martínez

Continuidad del parque. Vista del verde de los bosques de Palermo desde el interior del Sívori. / Alfredo Martínez

Una novedad clave y positiva para el Sívori fue la creación en 1936 del Salón Manuel Belgrano de Pintura, Escultura y Grabado (en el ’55 incorporaron Dibujo), cuyos premios pasan a integrar su colección desde el ’45. Otra fue el estreno de la sede actual en 1996. Donde está la casona con ecos del estilo arquitectónico normando, hubo un tambo de la quinta de Juan Manuel de Rosas y en la década de 1920 funcionó la confitería El Hostal del Ciervo, donde iban las damas a tomar el té mientras sonaba una orquesta de señoritas.

"Familia de Ciervos". La escultura del artista francés Gardet, vecina del Sívori./ Alfredo Martínez

“Familia de Ciervos”. La escultura del artista francés Gardet, vecina del Sívori./ Alfredo Martínez

Sala. Del Sívori, hoy. / Alfredo Martínez

Sala. Del Sívori, hoy. / Alfredo Martínez

El edificio fue acondicionado para recibir al Museo. Respetaron líneas básicas del original pero resaltaron, mediante la combinación de cemento, vidrio y patios, la prolongación preciosa del mix de arte y naturaleza que caracteriza a todo el Parque 3 de Febrero -nombre formal de los bosques de Palermo-. Y en 2017 lo reformaron.

La denominación “El Hostal del Ciervo” respondía ya a exaltar esa convivencia: la eligieron por la escultura Familia de ciervos, del francés George Gardet (1863-1939) -experto en recrear animales-, que el Estado local compró a fines de la primera década del siglo XX e instaló, muy cerca de lo que sería el Sívori, mirando de frente al lago.

Bienvenida. La entrada al Sívori, en Infanta Isabel 555. / Alfredo Martínez

Bienvenida. La entrada al Sívori, en Infanta Isabel 555. / Alfredo Martínez

El Sívori  está ubicado en Infanta Isabel 555. Para participar del evento del 1° de noviembre, hay que llamar a la Asociación Amigos del Museo al  4774-9452 o escribir al mail asociacion@amigosmuseosivori.com.ar La entrada al cóctel cuesta $600 y la cena, $2.500. Más información en el Facebook del Museo.

Fuente: Clarín.