Van Gogh: Muy presente en una muestra, films y la restauración de Los girasoles

MIRÁ EL VIDEO. “Van Gogh Alive” sorprende en el Círculo de Bellas Artes de Madrid con una experiencia interactiva; Willem Dafoe, protagonista de una biopic

03
VGA-1-810x456_c
Los cielos estrellados del pintor cobran vida
Entre películas y montajes con nueva tecnología, este año parece ser otro de fiebre por Van Gogh. Las producciones para retratar la pasión, el genio y el drama en la vida del artista holandés, que murió a los 37 años de un disparo en la cabeza, parecen no tener fin y prometen tener su espacio también esta temporada. “No hay riesgo de cansarse. Su persona y su obra son inagotables”, dicen los expertos, a quienes no sorprende el fenómeno. Pocos artistas –afirman– tienen la capacidad de conectar y fascinar con la emoción del gran público como este pintor obsesionado y que, a la vez, encarna como nadie la paradoja del rechazo más absoluto en vida y el reconocimiento masivo tras su muerte. Dicho en los duros términos de la balanza contemporánea, un perdedor que murió pobre y rechazado, sin paladear si quiera una gota de la gloria que llegó luego. En Madrid acaba de abrir sus puertas “Van Gogh Alive”, una muestra interactiva que combina imágenes en movimiento, luz y música para sumergir al espectador en el universo del pintor.

las puertas de la Eternidad, la nueva película sobre la vida de artista. Protagonizada por Willem Dafoe, que parece haber nacido para darle vida al personaje, y bajo la batuta del director y también pintor Julian Schnabel, se la anuncia para el 7 de marzo en Buenos Aires.

Madrid acoge 'Van Gogh Alive-The Experience', una de las exposiciones multimedia más visitadas del mundo

Antes de eso, hace un año, fue la producción animada Loving Vincent; una exploración de los días finales del artista, basada en fotogramas creados por un centenar de pintores que usaron su mismo estilo para darle forma. Algo jamás hecho previamente. Todo, sobre la estela que, hace solo tres años, dejaron en ciudades europeas las múltiples exposiciones y montajes por los 125 años de su muerte. Hubo hasta una bicisenda inspirada en su obra.

¿Por qué esa fascinación inagotable? “El espectador es hoy capaz de descubrir el dolor que el artista experimentó y cómo ese sentimiento se transforma en belleza de la mano de su pincel”, dice Asunción Domeño, de Historia del Arte de la Universidad de Navarra.

Silaconexiónconlaemoción,más que el análisis técnico de su paleta, es la respuesta clave o no, eso está por verse. Lo que está claro es que en eso, en el apoyo sobre los sentidos parecen sustentarse las producciones de este año. “Se suele pensar que ya se sabe todo lo que hay que saber de él”, admitió Schnabel, como concesión a la tesis de la pretendida repetición. “Pero esta no es una película sobre Van Gogh, sino sobre ser Van Gogh, ser un artista”. La misma fórmula, en otras pantallas, podrá verse a partir de marzo en los cines porteños, pero es un argumento similar al que explica la muestra “Alive”, que por estos días triunfa en Madrid. “No se trata de contar una biografía ni de que veas un cuadro. La exposición hace que te sumerjas en el mundo interior del pintor, en lo que él era y sentía”, explicó a Elena Goroskova, la nacion directora de Noamad Art, de la empresa realizadora y comisaria del espectáculo.

La muestra se vale de la tecnología para generar una experiencia audiovisual interactiva. Imágenes a gran escala se multiplican para que el espectador pueda “meterse” en sus obras más famosas. Durante 35 minutos, que es lo que dura un pase, todo –paredes, piso, columnas– se vuelve Van Gogh. La única sombra es la que proyectan los espectadores. ¿Es esta la nueva forma de apreciar el arte? Nadie pretende sustituir a los museos tradicionales. “Yo no diría que esto es una muestra sino más bien un espectáculo. Y creo que es algo maravilloso porque permite el acceso a una visión diferente de la obra, con la posibilidad de ser parte de ella, disfrutando de detalles que, si no, tal vez serían de difícil apreciación”, opinó la artista plástica Silvia Goytía, quien ya accedió a “Alive” en otras ciudades. coincidió en esto con los organizadores y sumó la apuesta por un genio adorado por todos. “No hay quien no sepa algo de su vida aunque no le interese el arte. Van Gogh es más que eso. Un luchador contra todas las barreras, armado solo con un pincel y con una carbonilla”, dijo Goytía. Una oferta que apunta a explorar más el corazón del artista como el motor capaz de concebir la obra.

Fuente: La Nación