Tres artistas conquistan el Met de Nueva York, que esta temporada es argentino

Los desembarcos de Lucio Fontana y de Alejandro Puente se suman en estos días a la muestra de Julio Le Parc ya instalada en la Quinta Avenida en Manhattan Crédito: ©2018Fondazione Lucio Fontana/Artists Rights Society (ARS), New York/SIAE, Rome

2853740w1000

Una feliz coincidencia hace que el Metropolitan Museum de Nueva York sea un hotspot de arte argentino en estos días. En las tres sedes del Met, uno de los templos consagratorios del arte en Manhattan, se ven y verán obras de Julio Le Parc (Mendoza, 1928), Lucio Fontana (Rosario-Varese, 1899-1968) y Alejandro Puente (La Plata, 1933-2013). Se trata de tres creadores que desde la abstracción y el cinetismo modificaron la percepción tanto del objeto artístico como del espectador y que desplegaron su obra por todo el mundo.

“Julio Le Parc 1959” inauguró en diciembre y se puede ver hasta el 24 de febrero en el Met Breuer; una obra de Alejandro Puente forma parte de la ambiciosa colectiva “Epic abstraction: from Pollock to Herrera”, que ocupa seis salas de la sede central en Fifth Avenue y sigue hasta marzo; y para el 23 de enero se espera la inauguración de “On the treshold” (En el Umbral), de Lucio Fontana, que ocupará varios espacios de la sede central y del Met Breuer, el brazo modernista montado sobre un edificio de la Madison Avenue.

Le Parc. Mutation of Forms, 1959La exposición “Julio Le Parc 1959” es el primer desembarco individual en Nueva York del artista mendocino radicado en París y surgió a partir de la donación al museo de 24 gouaches que pintó en una pensión diminuta cuando era un recién llegado en Francia y que nunca antes se habían exhibido. Se trata de un conjunto por demás valioso ya que da testimonio de sus estudios previos antes de lanzarse a las piezas ópticas y cinéticas que lo consagraron junto al GRAV (Groupe de la Recherché d’ art Visuel) y, en forma individual, en la Bienal de Venecia de 1966 y en la masiva muestra en el Di Tella un año después. Patrocinada por la mecenas Estrellita Brodsky, la muestra suma casi cincuenta piezas y además de esta serie de acuarelas opacas se ven pinturas cinéticas, esculturas móviles y una instalación inmersiva que recrea un trabajo suyo de 1962.

Triángulos independientes forman uno mayor en esta pintura objeto de Alejandro Puente, primera obra de un artista argentino adquirida por el MetSin título (1967) es una pintura objeto de Alejandro Puente que el Metropolitan sumó a su colección en marzo de 2016 y que, así, se convirtió en la primera obra de un artista argentino en formar parte de un acervo que reúne cinco mil años de objetos. Se trata de una pieza clave en la obra de Puente, figura notoria de la vanguardia platense, ya que marcó el paso de la pintura gestual a la geometría sensible. Experimenta con el color plano y los límites del bastidor, llevando a la pintura al linde con el objeto, cambiando el punto de vista del observador de su tiempo, en un anticipo de las estrategias del arte contemporáneo. La obra, compuesta de cuatro triángulos independientes que forman uno mayor, fue exhibida en la Semana del Arte Avanzado en 1968 y catapultó a Puente a la beca Guggenheim. El artista se radicó en Nueva York por varios años y en 1970 formó parte de “Information”, una histórica muestra colectiva en el MoMA donde también expusieron Edward Ruscha, Dennis Openheimer, Helio Oiticica y sus compatriotas Marta Minujín y David Lamelas. Tuvieron que pasar 49 años para que Puente volviera a formar parte de una colectiva internacional como “Epic Abstraction”, un ambicioso despliegue que reúne obras abstractas de gran escala de todo el mundo entre los años 40 y el siglo XXI. Si bien fue comprada para la colección del Met Breuer, la pieza de Puente se encuentra en una de las salas del Met Fifth Avenue rodeada de íconos de la abstracción y el minimalismo: Robert Mangold, Louise Nevelson y Elsworth Kelly. La última vez que se vio en Buenos Aires fue en mayo de 2015 en la muestra “El desvío de la mirada” en la galería Henrique Faría.

Retrato de Teresita (1940), mosaicos, de Lucio Fontana Crédito: ©2018Fondazione Lucio Fontana/Artists Rights Society (ARS), New York/SIAE, RomeEs por demás curioso que la exposición de Le Parc coexista casi un mes con la de Fontana, de quien fue alumno en Buenos Aires. “On the treshold” es anunciada por el Met como la muestra más completa deLucio Fontana en los Estados Unidos en los últimos cuarenta años o desde que el Guggenheim le dedicara una retrospectiva en 1977. Para darse una idea del despliegue basta saber con que ocupará el tercer y el quinto piso del Met Breuer y una sala de Fifth Avenue. Cubrirá toda la obra de Fontana, desde sus comienzos como escultor en Rosario a sus pioneras instalaciones lumínicas donde buscaba integrar el espacio del arte con el del observador, llevando un paso más allá su Concepto Espacial. Considerado ítalo-argentino (hasta hace poco tiempo atrás muchas veces se lo llamaba “italiano”, sin más) por el museo, está claro que el cuerpo central de la muestra, organizada junto a la Fondazione Lucio Fontana, estará en las obras agujereadas y tajeadas del Espacialismo que redefinieron la pintura en la posguerra. La última muestra de Fontana en Nueva York también había sido en el Guggenheim, en 2007. “Venecia/New York” mostraba un cuerpo de obra pequeño comparado con esta nueva muestra donde el artista rendía tributo a la inspiración de dos de sus ciudades más admiradas en el mundo. Ahí está de nuevo.

Fuente: La Nación,  Fernando García