Una muestra para el paisajista que vino de Francia y transformó la Ciudad de Buenos Aires

Carlos Thays . Diseñó los bosques de Palermo y el Botánico, entre otros 67 paseos públicos porteños emblemáticos. Lo homenajean con documentos y con arte.

fbQOrE1R3_1256x620__1
Homenaje digital. “Las 4 estaciones”, de Gabee Varela, en exhibición.

En 1885 había unos 1.100 árboles en Capital y durante su gestión en la Dirección de Parques y Paseos, entre 1891 y 1913, se plantaron 150.000. Y sólo en la Ciudad diseñó 69 paseos públicos, entre ellos, los bosques de Palermo y el Botánico. Así que sobran los motivos para homenajear a Carlos Thays (1849-1934), el paisajista que vino de Francia y transformó a Buenos Aires.

Eso busca la muestra “Thays, una invitación a los sentidos. Buenos aires, diseño y paisaje” en el Espacio Virrey Liniers. “Trata sobre los espacios verdes esbozados por él y por su hijo, Carlos León – explicó a Clarín el curador Esteban Leis-. Ellos imaginaron la ciudad del mañana en armonía con la naturaleza, a fin del siglo XIX y principios del XX”. La muestra incluye planos, fotos de espacios verdes registradas entre 1922-46 y arte. Las plantas de la instalación de Algieri dominan la sala, donde también se exponen pinturas, piezas digitales de Anabella Cartolano y Gabee Varela, y otra instalación, audiovisual, del grupo Explozion. Lo natural y lo digital, así dispuestos, terminan por subrayar que Carlos Thays “pintó” cuadros con la naturaleza. Discípulo de Édouard André, director de Parques y Paseos de París, fue convocado en 1889 para realizar el Parque Sarmiento de Córdoba y nunca se fue. Le ofrecieron trabajo en Buenos Aires, se casó y aprovechó para explorar el amplio y variado territorio argentino. De hecho, trajo del norte jacarandás, tipas, lapachos, palos borrachos y ceibos.

La historiadora Sonia Berjman, lo remarca siempre. El trabajo de Thays tiene, como sello, la elegancia y la armonía típicas de los jardines neoclásicos franceses. Pero él no relegó lo local. Hasta trabajó para impulsar la producción industrial de yerba mate. También por eso lo apodaron “el jardinero nacional”. Y en una revista de 1900 se lee: “Allí donde se encontraba terreno (…) minucioso como un japonés, aparecía Mr. Thays con sus obreros, a transformarlo en umbría armoniosa”.

La muestra sobre los primeros Thays -la “dinastía” de paisajistas sigue hasta hoy- cierra el 16 de diciembre en Venezuela 469. Entrada: $ 30.

Fuente: Clarin