Crucigrama: Siempre sigue Caminando…

Tuñón y casi un aviso publicitario - Por Norberto Tallón, especial para DiariodeCultura.com.ar

RGT 1
RGT 2
RGT 3
RGT 4
RGT 5
RGT 6
RGT 7
RGT 8
RGT 9

Allá por 1905, bajo el primer decanato del signo de Aries (29 de marzo), en el barrio de Balvanera, nació Raúl González Tuñón, que falleció también Buenos Aires en 1974. Poeta y periodista, se lo conoció como el “pichón” de La Argentina.

Trabajó en el mítico diario Crítica, en la época en que vivió y lo dirigió Natalio Botana, y formó parte de los notables escritores que éste unió en su redacción, como Borges, Arlt, Carlos de la Púa, Nicolás Olivari y otros. Luego, realizó comentarios de artes plásticas y crónicas de viajes en Clarín.

Amigo de Pablo Neruda, mientras vivía en Madrid, al estallar la Guerra Civil Española, ambos con sus esposas, viajaron a Santiago de Chile. Colaboró con la revista Martín Fierro, donde también estuvieron los nombres de Borges, Girondo, Bernárdez, Marechal y Macedonio Fernández.

En su obra, tiene un rol fundamental la Editorial Gleizer. En 1928, poco antes de embarcarse rumbo a Europa, editó “Miércoles de ceniza”. Ya en París, escribió uno de sus libros fundamentales: “La calle del agujero en la media”, publicado en el 30.

Constituyó una decisiva influencia en los posteriormente llamados “Poetas de la Guerra Civil Española”, en especial en uno de sus más destacados autores: Miguel Hernández.

Afiliado al Partido Comunista argentino, permaneció siempre fiel a sus credos estéticos, lo que lo acercó a la polémica con otros artistas o funcionarios.

En esta antigua grabación es posible escuchar, recitado por él, su poema “Eche 30 centavos en la ranura”:

Años más tarde, influyó de manera indiscutible en la cultura argentina de las décadas del 50 y 60, por lo que es considerado uno de los fundadores de la corriente moderna de la poesía urbana. Asimismo, un precursor de la poesía social y combativa en el país, que influyó en la generación sesentista con autores como Juan Gelman, Roberto Santoro y Paco Urondo.

Sus poemas refieren a viajes, barrios porteños o parisinos, pueblos del sur (la cordillera, la Patagonia), gente del hampa y, también, payadores.

¿Por qué el “sigue caminando” (Keep Walking) del título? Juancito Caminador, fue un personaje inspirado en un artista de circo y el nombre es una traducción literal del whisky (por ello lo de casi un aviso publicitario) Johnny Walker. Además se convirtió en un álter ego del autor.

El cierre y Tuñón con música… Su poema “Tarjeta de Cartón” en interpretación (con su cuarteto) y melodía de Juan Carlos “Tata” Cedrón:

Norberto Tallón
@betotallon