El valor de la palabra: La Humildad

La humildad es la virtud que consiste en conocer las propias limitaciones y debilidades y actuar de acuerdo a tal conocimiento. Por Sandra Auteri, especial para Diariodecultura.com.ar

nina-arodillada-ante-elefante-con-humildad-1024x684

La palabra Humildad proviene del latín humilitas, que significa “pegado a la tierra”. Es una virtud moral contraria a la soberbia, que posee el ser humano en reconocer sus
debilidades, cualidades y capacidades, y aprovecharlas para obrar en bien de los demás, sin decirlo. De este modo mantiene los pies en la tierra.

Es una característica propia de las personas modestas, que no se sienten más importantes o mejores que los demás, independientemente de cuán lejos hayan llegado en la vida.

Resultado de imagen para La Humildad

Podría decirse que la humildad es la ausencia de la soberbia. Y aquí quiero detenerme y emparentar esta virtud con la del servicio que traen los MAESTROS. Maestros, no solo en el aula, en la clase, maestros en todos los lugares y en todos tiempos, maestros de la vida. Que nos guían, que nos acompañan, que nos dan las herramientas para forjar una versión mejor de nosotros mismos.

Cada uno carga con una historia, con una serie de experiencias positivas y negativas que han colaborado en la construcción de una personalidad única e irrepetible.

Desde la filosofía, Immanuel Kant afirma que la humildad es la virtud central de la vida ya que brinda una perspectiva apropiada de la moral.

Para el cristianismo la mayor persona humilde fue Jesús que siendo el más rico de todos se hizo pobre y nació en un pesebre y siendo el más importante murió en una cruz.

Resultado de imagen para La Humildad

Desde la perspectiva de la evolución espiritual, la humildad es una virtud de realismo, pues consiste en ser conscientes de nuestras limitaciones e insuficiencias y en actuar de acuerdo con tal conciencia.

Más exactamente, la humildad es la sabiduría de lo que somos. Es decir, es la sabiduría de aceptar nuestro nivel real de evolución.

El humilde, viene a servir y no, ha ser servido.

Resultado de imagen para La Humildad

Esta virtud se ve, claramente, en el liderazgo, cuando los protagonistas se hacen accesibles a sus liderados. La humildad nos dice que no hay competidor pequeño; es decir, los demás no son inferiores a nosotros.

Por otro lado, se tiene que los padres con el ejemplo, deben enseñar a sus hijos a practicarla en la familia, en la escuela y con los amigos. Es también es importante que exista humildad en el núcleo familiar, respetando la individualidad de cada uno,
sin emplear competencias entre los miembros ni intentar ninguno de ellos ser mejor que los demás, sino apreciando las cosas buenas de cada uno, aunque seamos distintos, debemos aprender a convivir con nuestras diferencias.

Practiquemos la humildad. Entrenemos nuestra humildad. La persona humilde no busca el dominio sobre sus semejantes, sino que aprende a darles valor por encima de sí mismo.

Resultado de imagen para La Humildad

Para aprender debemos aceptar que no sabemos, y para enseñar, debemos reconocer que alguna vez no supimos.

El éxito en el servicio a los demás proviene de la humildad, cuanto mayor sea la humildad, mayores serán nuestros logros.

_____________________________________________________________________

Sandra Auteri – Locutora Nacional MN 10.523
Difundir valores a través de palabras cotidianas es un desafío que les propongo transitar.
La consigna es que en cada encuentro, teniendo como guía la palabra elegida, podamos celebrar nuestras fortalezas y superar nuestras limitaciones. www.sandraauteri.com.ar