Un argentino en Brasil

Mirá la galería de imágenes. LA ILHA DO MEL: UN PARAISO EN EL ESTADO DE PARANÁ - Por Alberto Curia, especial para DiariodeCultura.com.ar.

A esta altura del año, miles de argentinos están pensando en qué lugar serán sus próximas vacaciones. Brasil siempre es un atractivo para considerar por su gran variedad de opciones a visitar, sus aguas cálidas y sus playas de arena suave y placentera.

La ¨Ilha do Mel¨, está situada en la desembocadura de la Bahía de Paranaguá, en el Estado de Paraná. Este punto turístico es considerado como una de las mejores playas de esa región.

Está administrada por el Instituto Ambiental del Paraná y posee un estricto programa de manejo por el que no están permitidas la tracción animal ni motor en la isla y, además, existen muchas áreas donde tampoco es autorizada la visita de turistas.

La isla posee cuatro puntos que se destacan, entre ellos el ¨Farol de las Conchas¨, que data de 1870, cuando el emperador Don Pedro II, ordenó el inicio de sus obras con el fin de modernizar la navegación. Fue construido con materiales provenientes de Escocia, país que por aquella época poseía la materia prima adecuada más avanzada. El faro está ubicado en lo alto del ¨Morro das Conchas¨ y se observa desde toda la isla.

La ¨Fortaleza de NossaSenhora dos Prazeres¨, único monumento militar del siglo XVIII que existe en el Estado de Paraná, fue erigida en el contrafuerte del ¨Morro da Baleia¨, con paredes de un metro y medio de espesor y su construcción fue concluida en 1769.

En lo alto del morro, están los cañones y trincheras cavadas en las piedras. Se encuentra también el ¨Laberinto de los Cañones¨ y existe un mirador con una vista panorámica espectacular.

La ¨Gruta das Encantadas¨, es un atractivo situado al sur de la isla, y es el patrimonio natural más importante del lugar. El ¨Morro da Gruta¨ está formado por un tipo de roca llamado ¨migmatito¨ y dividido por un filamento de roca negra, también conocido como ¨diabasio¨. La galería se formó por la acción del mar sobre ese torzal de piedra menos resistente que el granito.

El Istmo localizado en ¨Nova Brasilia¨ es la parte más estrecha de la Isla y sufre el proceso de erosión desde 1930. De hecho, el agua atraviesa de un lado al otro con una profundidad de 30 metros de ancho en su grieta.

Sus playas son de aguas calmas, transparentes y naturales. La preservación de la isla hace que el visitante se transporte a un mundo de sosiego y en permanente contacto con la paz que transmiten sus pobladores. La Isla está localizada en el Océano Atlántico y la ciudad más cercana es ¨Pontal do Sul¨, en el territorio, a 4 kilómetros sobre el litoral paranaense.

Para llegar a la ¨Ilha do Mel¨, la travesía es realizada por barcos que salen de ¨Pontal do Sul¨ y tardan aproximadamente 30 minutos, o bien desde Paranaguá que está más lejos y se tarda 1,45 hs. Existen líneas regulares entre las 8,00 y las 17 hs. En temporada alta, las embarcaciones salen cada media hora.

Los turistas dispones de posadas y pequeños restaurantes, desde los cuales se disfruta en cada momento la belleza del lugar.

Una de sus particularidades consiste en que no hay calles ni veredas; solamente una huella donde se transita. La convivencia a pleno con la naturaleza transformó a este ambiente y se preserva en una inquietud: proteger el medio de la manera más autóctona posible. El avance que proporcionaron los generadores de energía eléctrica causa una gran preocupación en los ambientalistas, que intentan evitar las modificaciones en las condiciones de vida de este paraíso llamado ¨Ilha do Mel¨, que debe su nombre -según la versión más considerada- a la explotación apícola por parte de los indios Carijós, quienes vivían en la región.

albertoantoniocuria@hotmail.com