Un argentino en París: el Chateau de Maintenon y sus peripecias reales

Por Jorge Forbes, desde Francia, especial para DiariodeCultura.com.ar

El château de Maintenon, en la región francesa de Eure y Loir, propiamente dicho, fue construido en un puro estilo Renacentista, a partir de 1509, por decisión del propietario del lugar, Jean Cottereau, tesorero y superintendente de finanzas de Louis XII, y luego de François I° y de Henri II.

Al morir en 1530, lo dejó en herencia (así como las tierras adyacentes) a su yerno, Jacques d’Angennes, señor de Rambouillet. Su hijo Louis, al heredarlo en 1562, se convirtió en barón de Maintenon; sus herederos le vendieron la propiedad al marqués de Villeroy d’Angennes.

El 27 de diciembre de 1674, Françoise d’Angennes, se casó con Odet de Riantz, marqués de Villeroy, heredero de Charles François d’Angennes, el cual vendió su château así como el título nobiliario de Maintenon por 150.000 libras, a la viuda del poeta Scarron, Madame Françoise d’Aubigné, que se convirtió así en marquesa de Maintenon.

Luego de varios años de buenos y leales servicios para con el rey Louis XIV, pasó de gobernanta a amiga y, posteriormente, de amiga a amante. El rey Sol (Louis XIV) llegó al extremo de casarse son ella en secreto. Pero la confidencialidad no se conservó durante mucho tiempo, ya que la “novedad” llegó -incluso- hasta el Vaticano.

Madame de Maintenon inició grandes trabajos de reacondicionamiento del château. A fin de proteger a su esposo de la intemperie cuando este iba a misa, hizo construir un ala cubierta que une el château con la iglesia.

A partir de allí, el château fue ampliado y embellecido debido a grandes trabajos financiados, de manera más que evidente, por el rey. Se convirtió de esa manera en un château “casi real”.

El parque fue diseñado por el gran paisajista del rey Le Nôtre y el agua fue el principal componente del château, contrariamente a Versailles.

El gran poeta Racine iba muchas veces para meditar, mientras que Vauban al que se le debe la construcción de muchas defensas costeras, inició la construcción de un acueducto, que no fue terminado debido a las guerras y el paludismo, trabajos que fueron abandonados en 1688.

El edificio que debía tener tres hileras de arcadas superpuestas, estaba destinado a llevar las aguas del río Eure, desde su fuente hasta Versailles.

Todo el dominio pasó más adelante a la familia de los Noailles, gracias al casamiento de Françoise-Amable d’Aubigné, sobrina de la favorita y, posteriormente, esposa (casada de manera secreta) con el duque de Ayen, Adrien Maurice, hijo del mariscal de Noailles.

En 1830, Charles X, venido a menos, durmió allí en su marcha al exilio.

Hoy el château de Maintenon es propiedad, desde 2005, del departamento de Eure y Loir.

Hacia 1950, el despacho del duque de Noailles fue retirado del château para ingresar en la colección de arte privada de Élie de Rothschild (1917-2007) y de su esposa, Liliane Fould-Springer.