Un argentino en París: La abadía de Valmagne

Situada en el departamento francés del L’Herault, fue fundada en 1138, por Raymond Trencavel, Vizconde de Beziers – Por Jorge Forbes, especial para DiariodeCultura.com.ar

abadia-valmagne-11630_w1000

Esta fundación fue confirmada un año mas tarde en 1139 por el obispo de Agde y sus  primeros monjes provenían de la abadía de Notre-Dame d’Ardorel que dependía de la abadía de Cadouin.  Valmagne siguió inicialmente la regla benedictina.

El importante desarrollo de la orden cisterciense lleva sin embargo a la abadía a pedir, en 1144, la desvinculación de Ardorel y de Cadouin, para ser vinculada a Bonnevaux, fundación de Citeaux, en la región del Dauphiné.

Imagen relacionada

  • Orden cisterciense

El vizconde Trencavel se opuso sin conseguirlo y el vínculo fue efectivo en 1145. En 1159 el papa Adrien IV confirmó esa afiliación cisterciense. La abadía por lo tanto respetaría las reglas morales y arquitecturales de Saint Bernard.

A imagen de Citeaux, la abadía de Valmagne tuvo una época de esplendor por las importantes donaciones que hicieron que la riqueza de la comunidad fuese considerable.

Resultado de imagen para Citeaux,

Fue así que una serie de graneros se establecieron en la región y las relaciones con la nobleza local también fueron excelentes.

En los inicios del siglo XIII el cartulario de la abadía (el escribano de la época), mencionó a los graneros en Crès, Marcouine, Vayrac, Fondouce, Mèze (cerca del estanque de Thau), Saint-Martin-de-la-Garrigue y toda una serie de molinos sobre l’Herault entre Paulhn y Aumes.

A esas posesiones rurales se le agregaron casas urbanas y suburbanas tanto en Bèziers como en Montpellier. Un viñedo de unas 5 hectáreas fue instalado por los monjes de la región de Bourgogne, los mismos que crearon la apelación del conocido Clos Vougeot.

Resultado de imagen para Clos Vougeot

La decisión de reconstruir en 1527 una nueva iglesia gótica sobre las bases del primer edificio romano fue testimonio de ese poderío.considerado demasiado exiguo aun cuando este solo tenía apenas un siglo de existencia.

En el siglo XIV un claustro gótico remplazó al precedente, conservando algunos elementos. Del siglo XII a comienzos del XIV, Valmagne, fue una de las grandes abadías del sur de Francia y albergó alrededor de 300 monjes.

Los primeros problemas surgieron durante la Guerra de los 100 años, época de gran «infortunio». La epidemia de «peste negra» devastó la región en 1348: muchos monjes murieron y otros huyeron de la abadía y el paso de mercenarios deterioraron Valmagne.

Resultado de imagen para la guerra de los cien años

Poco a poco, los curas y párrocos, elegidos por los monjes no lograron hacer frente a los gastos y ciertas dependencias fueron vendidas.

A partir de 1477 la abadía fue dirigida entonces por párrocos comanditarios, para mejorar la gestión. Fueron designados por el rey y no elegidos por los miembros de la comunidad. Esas modificaciones condujeron a un cierto abandono de la vida religiosa y a un relativo desinterés del Abad para con su abadía.

Durante las guerras de religión la abadía estuvo casi abandonada. El abad Vincent Concomblet de Saint-Severin, al frente desde hacía 4 años, abrazó la religión reformista en donde asientó la sede. En 1575, un ataque de los hugonotes destruyó los «vitraux» de la iglesia; los destrozos fueron considerables, especialmente en el claustro. Los monjes, en ese conflicto, fueron masacrados, uno de ellos, el monje Nonenque, responsable de la bodega de la abadía. Famoso por sus grandes competencias vitivinicultoras Nonenque fue una de las primeras y principales cosechas del dominio de Valmagne.

Resultado de imagen para abadía de Valmagne vitraux

Por un período de alrededor de 40 años la abadía quedó desierta y se convirtió en una guarida de forajidos. Los monjes regresaron a principios del siglo XVII e hicieron revivir la abadía con trabajos de restauración. En las partes de la iglesia, especialmente en los vitraux rotos las ventanas se cerraron para evitar toda posible caída. En cuanto al claustro fue restaurado.

Poner en orden los edificios duraría todo el siglo. A partir de 1680 un nuevo Abad, el cardenal Pierre de Bonzi, arzobispo de Toulouse y Narbonne que presidía los Estados de Languedoc, trató de transformar Valmagne en un palacio episcopal y darle el lustro de antaño.

Resultado de imagen para cardenal Pierre de Bonzi,

Dotó a la abadía de una bella escalera de honor; realzó el claustro de un piso y creó un jardín a la francesa. A inicios del 1700 fueron necesarios algunos trabajos en la iglesia pero los medios financieros empezaron a faltar; la abadía estaba muy endeudada. En ese siglo XVIII la comunidad de monjes era muy reducida. Durante la Revolución Francesa la abadía fue nuevamente saqueada, campesinos sublevados quemaron el mobiliario, algunos cuadros y archivos.

Resultado de imagen para Revolución francesa

En 1790 los últimos tres monjes abandonaron Valmagne y se refugiaron en Barcelona llevando con ellos los pocos objetos de valor que quedaban. Valmagne se convirtió en un bien nacional. Con la autorización del arzobispado, la abadía fue comprada por el conde de Turenne en 1838 y ya nunca mas puesta en venta.  Valmagne es hoy de los descendientes de esa familia la cual se consagró igualmente a la vitivinicultura.

La iglesia, el claustro y la sala capitular fueron clasificadas como «monumentos históricos» el 11 de abril de 1947 y la totalidad de la abadía lo sería el 25 de marzo de 1994. La clasificación y la inscripción fueron anuladas por un decreto el 10 de marzo de 1997 que clasifica el conjunto de la abadía. Actualmente en Valmagne se organizan manifestaciones culturales (conciertos de música clásica) y esta igualmente abierta a visitas turísticas desde 1975.

Resultado de imagen para abadía de Valmagne

La actual iglesia mide 83 metros de largo y 23 de alto y corresponde mas al estilo gótico que se puede apreciar en el norte de Francia. Construida en piedra local (cascara calcárea) este monumento está en un estado general de conservación relativamente satisfactorio a pesar de algunos contrafuertes que se derrumbaron.

La iglesia está compuesta de una nave y un crucero (nave central y dos colaterales) que desembocan en un crucero poco saliente que se abre sobre nueve capillas (7 de ellas resplandecientes).

El deambulatorio del coro, da una fuerte impresión de profundidad gracias a ciertos artilugios arquitecturales. El crucero se abre a la derecha a la «Porte des Matines» que conduce a los dormitorios de los párrocos y a la izquierda a la «Porte des Morts» que da al cementerio destinado a los monjes y a generosos donantes.

La entrada de la sala capitular constituye una de las partes mas antiguas (siglo XII) así como una de las mas importantes de Valmagne. El jardín de Saint-Blaise, cerca de la Porterie reconstruye un jardín medieval: hortus (plantas hortalizas) y herbularius (plantas medicinales o simples)

Resultado de imagen para abadía de Valmagne

Los monjes plantaron viñedos en Valmagne en el siglo XII como en todas las abadías con grandes cepas de Borgoña. Se llama a esta abadía la «catedral de las viñas» y esos vinos fueron entonces exportados hasta México. En la actualidad (sobre un conjunto de 75 hectáreas) es ampliamente difundido. Desde 1985 las partes mas escarpadas fueron designadas AOC (apelación de origen controlada) en unas 30 hectáreas. La abadía posee también un pequeño conservatorio de cepas.

Resultado de imagen para abadía de Valmagne

________________________________________________________________________________________________________________________________________

*Jorge Forbes es un periodista argentino que reside en Francia y que desde 1982 es corresponsal en Paris para diferentes medios, tanto en la Argentina (Radio Continental), como de Estados Unidos (Voice of América), México (Radio Noticias) y Uruguay (Radio Sarandi).
Actualmente colabora con Diario de Cultura y con Arte y Colección y propone visitas en la capital francesa (privadas o en grupo, no mas de 4 personas) por lugares donde vivieron argentinos famosos y conocidos, así como sitios poco conocidos para turistas, incluso aguerridos en la materia. Se recomienda hacer el pedido por email a jcforbes_2000@yahoo.fr o al teléfono celular en Francia: 0033606837915.
Se puede igualmente visitar su pagina web: www.jorgeforbes.com.ar