Da Vinci: un maestro del Renacimiento, en la difícil era de las grietas

A 500 años de su muerte, habrá homenajes en el mundo. Pero crecieron las discusiones entre Italia y Francia para celebrarlo. ¿A quién pertenece el genio?. En la imagen de portada: La “Tavola lucana”, intura hallada en 2008, que muchos expertos consideran un autorretrato de Da Vinci.

P4a9w0-fV_1256x620__4

Una polémica político cultural ha tensado los festejos que Francia e Italia han planificado para homenajear a Leonardo da Vinci a 500 años de su muerte. Es que el creador de La Gioconda nació en 1452 en Florencia y murió en Amboise (Francia), en mayo de 1519, es decir que vivió en ambos países que han reclamado el privilegio de celebrarlo. De todos modos, la pintura no llegó al río y la fiesta ya arrancó en paz y durará más un año.

Todo comenzó cuando el Museo del Louvre (que aloja seis obras de Da Vinci más dos en el impactante Louvre de Abu Dhabi) anunció en 2018 que iba a montar la mayor exposición para festejar este aniversario. El ex primer ministro italiano Paolo Gentiloni, que dejó el cargo en junio, había prometido que cedería las obras de Leonardo que se exponen en los museos públicos italianos (óleos y dibujos) y también aseguró que Italia no iba a organizar ninguna muestra o exposición que pudiera empequeñecer los planes franceses. El trato incluía –en teoría– que en el año 2020, el Louvre iba a enviar a Italia una colección de obras de Rafael, (el artista italiano que, junto con Miguel Angel y Leonardo son los mayores maestros de la época) para otro aniversario de cinco siglos.

El magnetismo de “La Gioconda” en el Louvre de París. / Reuters

El magnetismo de “La Gioconda” en el Louvre de París. / Reuters

Cuando se realizaron las negociaciones entre ambos ministerios de cultura, la subsecretaria del área y senadora Lucía Bergonzoni (dirigente de La Liga que gobierna hoy Italia en alianza con el Movimiento 5 estrellas), aseguró y acusó que en ningún momento París se había comprometido a ceder un número claro de obras de Rafael. “Ningún otro país se habría atrevido a comportarse como Francia”; “Francia le ha faltado el respeto a Italia y la ha tratado como si fuera un supermercado, al enviar una lista de compras de las obras que pedía prestadas y que eran básicamente, todas”. Así se expresó la funcionaria otorgándole un carácter nacionalista al aniversario davinciano.

Por supuesto que hubo malhumor y desagrado diplomático por el asunto y fue entonces que los presidentes Emmanuel Macron y Sergio Mattarella conversaron y bajaron los decibeles a la disputa. De hecho, el italiano viajará el 2 de mayo (fecha de la muerte de Da Vinci), invitado por Francia, a Amboise. Allí participarán de las actividades que se realizarán en el castillo de Clos-Lucé, donde murió Leonardo. El castillo-mansión francés está ubicado en el departamento de Indre y Loira y englobado en el conjunto de castillos del valle del Loira. El caserón está situado a solo 500 metros del castillo de Amboise. Fue adquirido en 1490 por el rey Carlos VIII de Francia y más tarde utilizado por el rey Francisco I.

De todos modos, el viceprimer ministro italiano, Matteo Salvini, acostumbrado a las provocaciones contra Francia, no pudo evitar esta semana bromear sobre la polémica en torno a la Mona Lisa, expuesta en el Louvre. “Estamos trabajando con el embajador francés para recuperar La Gioconda”, declaró irónicamente el líder derechista. “Será más cómodo para todos aquellos que quieran verla de cerca”, bromeó Salvini. Pero de inmediato aclaró que no hablaba en serio y agregó: “Nosotros no necesitamos más crisis internacionales”. Muchos rumores chauvinistas alimentan en Italia la sospecha de que Napoleón Bonaparte habría robado La Gioconda, así como cientos de otras obras para llevarlas a su país.

Matteo Salvini y el premier italiano Giuseppe Conte (en el centro de la foto) presentan los homenajes. /ANSA

Matteo Salvini y el premier italiano Giuseppe Conte (en el centro de la foto) presentan los homenajes. /ANSA

Otra curiosidad. En 1911 la Mona Lisa desapareció del Louvre. Una de las hipótesis más sugerentes para explicar el robo fue que el autor material del hecho fue un modesto obrero italiano, y que habría actuado por patriotismo para devolver la obra de arte a su tierra natal. También ha circulado la hipótesis de que el obrero fue contratado por el argentino Eduardo de Valfierno quien luego mandó a pintar seis copias de La Gioconda, las vendió y se esfumó con una fortuna. Al mismo tiempo, el ladro italiano fue arrestado cuando intentó vender la original que definitivamente volvió a París.

Por otra parte, la pintura de Leonardo Madonna Litta vuelve a Milán, por lo de menos de visita. Es propiedad del Museo del Hermitage, San Petersburgo desde 1865. La obra será expuesta en el museo Poldi Pezzoli entre el 8 de noviembre y el 10 de febrero en la exposiciónAlrededor de Leonardo. La Madonna Litta y el taller del maestro. De todos modos, hay que aclarar que, sobre la base de una comparación estilística, algunos consideran que esta obra salió del pincel de Giovanni Antonio Boltraffio.

Fiestas pacíficas

En Italia se prevén decenas de eventos hasta abril de 2020. El ministro de Cultura, Alberto Bonisoli, anunció esta semana la inauguración próxima de tres exposiciones: Leonardo da Vinci: dibujar el futuro(del 15 de abril al 14 de julio, en Turín), Da Vinci, el hombre modelo del mundo (del 17 de abril al 14 de julio, en Venecia), y una dedicada al Da Vinci científico que ya abrió sus puertas en Roma (hasta el 30 de junio). Se acuñará una moneda de dos euros con la efigie del homenajeado y cuatro sellos italianos que representan algunas de sus obras se emitirán el 2 de mayo. “Es tan italiano y nosotros lo sentimos tan nuestro que estamos dispuestos a ayudar a los demás países a conmemorarlo”, añadió Bonisoli, que viajó a Francia “para ayudar a los franceses a organizar la gran exposición” que se inaugurará en el museo del Louvre a finales de 2019.

Bosquejos del corazón humano, del artista y científico.

Bosquejos del corazón humano, del artista y científico.

Por su parte, los Museos Vaticanos también participan de las conmemoraciones con el traslado y la exhibición gratuita de una de sus obras más valiosas: el cuadro de San Jerónimo. La obra –la única del artista que se conserva en las pinacotecas pontificias– se trasladará excepcionalmente a la galería Braccio de Carlo Magno, en la Plaza de San Pedro, donde se exhibirá en un espacio exclusivo desde esta semana hasta el 22 de junio. También se exhibirá al público un documento del Archivo Histórico de la Fábrica de San Pedro que revela que, por invitación papal, Leonardo permaneció durante varios años en un departamento que se ubicaba en una zona donde hoy se erigen los Museos Vaticanos.

La directora de los Museos Vaticano, Barbara Jatta, recordó ante los medios italianos que la importancia de San Jerónimo reside en su característica de cuadro inconcluso, y también que se cuenta entre las pocas pinturas cuyo autógrafo nunca ha sido cuestionado. La pintura, conservada en una estructura especial que mantiene la temperatura adecuada para una obra de este tipo, será prestada al Museo Metropolitano de Nueva York (de julio a octubre de 2019) y al Louvre de París (de octubre de 2019 a febrero de 2020) para dos importantes exposiciones dedicadas al hombre del Renacimiento.

Todos los detalles. Una exposición lo estudió en diciembre pasado, en Atenas. EFE/EPA/SIMELA

Todos los detalles. Una exposición lo estudió en diciembre pasado, en Atenas. EFE/EPA/SIMELA

A su vez, los franceses conmemoran los 500 años de la muerte de Da Vinci con un evento en el castillo de Chantilly, que expondrá el recientemente conocido lienzo de la Gioconda desnuda dibujada en carbón. Acaba de ser atribuida científicamente a Da Vinci. Ha habido muchas dudas en torno a esta obra y su tema, que inspiró muchos a otros artistas, ahora reunidos en Chantilly para la muestra-evento que se realizará del primero de junio al 6 de octubre.

Leonardo da Vinci. La scienza prima della scienza (La ciencia antes de la ciencia) ya se exhibe en el Palacio del Quirinale de Roma y recorre el trabajo del artista en el frente tecnológico y científico para mostrarlo en el “dinámico contexto artístico que caracterizó el Renacimiento”. La muestra, que estará abierta hasta el 30 de junio, presenta más de 200 obras de Leonardo que incluyen dibujos, artefactos originales, prototipos históricos y manuscritos, incluido un libro con sus notas de puño y letra.

Diez dibujos originales del artista guían al visitante en un camino que discurre por diez salas que exploran los grandes temas que afrontó da Vinci, como el redescubrimiento del mundo clásico, el desarrollo de máquinas para grandes obras de construcción, el estudio de las vías fluviales, el arte de la guerra o los artefactos para que el hombre lograra volar.

En Florencia, el Museo Científico Galileo abrirá una exposición sobre Leonardo y sus libros en abril, y entre marzo y julio el Palacio Strozzi presentará obras del Verrocchio, maestro de Da Vinci. En su pueblo natal, Vinci, el Museo Leonardiano prepara una exhibición sobre el impacto del paisaje en su obra con dibujos tempranos prestados por la galería Uffizi; en Venecia se exhibirá luego de muchos años su célebre dibujo de El hombre de Vitruvio además de otras 24 obras en la Gallerie dell’Accademia, mientras en Milán ya se pueden comprar los tickets para ver La última cena en el Convento Santa Maria delle Grazie.

Celebraciones sobran. La disputa inicial sobre quién se apropiaba de los festejos solo puede entenderse en la necesidad de tener un Da Vinci en un mundo en el que las ideas se han tomado vacaciones.

Fuente: Hector Pavón, Clarín