Maravillas de cemento: cuatro edificios para “leer” el diccionario del Art Nouveau porteño

Son la Casa de los Lirios, que “ondula” en Congreso; la Calise y la de los Pavos Reales, en Once, y el ex cine Kalisay, en La Boca. Muestran la pasión por la naturaleza, el movimiento y la sensualidad. Mirá las fotos.

OXr0C6KKh_1200x0__1

La cúpula tiene más de 950 piezas de vidrio espejado multicolor y la terraza, réplicas en hierro de la Puerta del Dragón del Parque Güell que Antoni Gaudí (1852-1926) -célebre por la inconclusa Sagrada Familia- creó en Barcelona. Pero el edificio está en la Ciudad de Buenos Aires, en Rivadavia 2009, desde hace 104 años. Sólo hay que levantar la vista para redescubrirlo, como a una estrella.

Eso es mucho pero no todo en este GPS. Dado que la obra de Gaudí es el emblema del modernismo catalán -con un fuerte sello suyo, personal-, esa edificación en Congreso, realizada por el argentino Eduardo Rodríguez Ortega (1871-1938), resulta una manera preciosa de presentar apuntes para un diccionario de las formas que asumió esa corriente en la Ciudad.

Restaurada. La Casa Calise, en Hipólito Yrigoyen 2562, es una fiesta de arte. La fachada, puesta en valor en 2018, tiene unas 35 esculturas./ Gentileza Iván Malesani

Restaurada. La Casa Calise, en Hipólito Yrigoyen 2562, es una fiesta de arte. La fachada, puesta en valor en 2018, tiene unas 35 esculturas./ Gentileza Iván Malesani

Bestiario de piedra. Los pavos reales, en Once. Animales exquisitos, son motivo frecuente en las obras Art Nouveau. / Gustavo Ortíz

Bestiario de piedra. Los pavos reales, en Once. Animales exquisitos, son motivo frecuente en las obras Art Nouveau. / Gustavo Ortíz

Existen al menos 200 construcciones porteñas con impronta Art Nouveau, como se llamó al modernismo en Francia y acá, informó a Clarín la Asociación Art Nouveau de Buenos Aires (AANBA). Así que los ecos de ese estilo abarcan más que la exaltación del trabajo artesanal y la transformación del hierro en figuras gráciles que encanta en el homenaje de Rodríguez Ortega a Gaudí.

Estelar. La cúpula del edificio de Rivadavia 2009, homenaje a Gaudí. /Rolando Andrade

Estelar. La cúpula del edificio de Rivadavia 2009, homenaje a Gaudí. /Rolando Andrade

Enredados. Flores y ramas, en la fachada de la Casa de los Lirios, una joya de Congreso. / Gentileza Iván Malesani

Enredados. Flores y ramas, en la fachada de la Casa de los Lirios, una joya de Congreso. / Gentileza Iván Malesani

Contra los academicismos, sobre la base de motivos inspirados en la naturaleza, el movimiento y la sensualidad, el Art Nouveau –Liberty en Italia, Sezession en Austria y Jugendstil en Alemania- se extendió por el territorio porteño, siempre combinado con otros estilos, durante la década de 1910. Lo hizo de la mano de grupos sociales medio-altos, sobre todo, por barrios entonces pujantes, cercanos al Centro, donde todavía había espacio para edificar, oportunidades para invertir y encantar.

Remolino de pasión. En la fachada de la Casa Calise, en Once, donde lo clásico es parte del mix de estilos. / Gentileza Iván Malesani

Remolino de pasión. En la fachada de la Casa Calise, en Once, donde lo clásico es parte del mix de estilos. / Gentileza Iván Malesani

Redondo. El gran ventanal del edificio Art Nouveau, en Brown 1037. / Juan José Traverso

Redondo. El gran ventanal del edificio Art Nouveau, en Brown 1037. / Juan José Traverso

Esas características del Art Nouveau se ven en la fachada ondulante, cubierta con flores, ramas, ramas, flores, de la Casa de los Lirios(1905, en Rivadavia 2031, a metros de la de la cúpula de los espejos). Se ven en el remolino ¿de pasión? que envuelve a las esculturas que representan a un hombre y una mujer, casi besándose en el frente de la Casa Calise (1911, Hipólito Yrigoyen 2562/78), obra del milanésVirginio Colombo (1885-1927), maestro de esta tendencia, restaurado el año pasado. Y se ve en el bestiario que acompaña a los ocho atlantes gigantes (5 metros) del frente del edificio Otto Wulff (1914, en Belgrano 601). Además, se las encuentra, en una de sus versiones más abstractas -elegantísima-, en las curvas amables que se realzan al contrastar con las rectas en la fachada de la futura sede del Museo de Arte Contemporáneo de La Boca MArCo (1913, en Almirante Brown 1037).

Edificio Otto Wulff. Imponente, en Belgrano al 600. / Diego Waldmann

Edificio Otto Wulff. Imponente, en Belgrano al 600. / Diego Waldmann

Zoom. Sobre parte del bestiario del edificio Otto Wulff, de 1914. / Gentileza Iván Malesani

Zoom. Sobre parte del bestiario del edificio Otto Wulff, de 1914. / Gentileza Iván Malesani

La lista local para explorar características del Art Nouveau  incluye espacios poco conocidos y celebridades, como la Galería Güemes(en Florida 165), el Palacio Barolo (Avenida de Mayo 1370) o la Confitería del Molino (Callao y Rivadavia), a las puertas de la restauración, tras dos décadas de abandono. Y joyas en ruinas, entre ellas, la Societá Unione Operai Italiani, también obra de Colombo (1913, en Sarmiento 1374).

Barolo. Con influencias muy diversas, entre ellas, curvas típicas del Art Nouveau, se impone en Avenida de Mayo 1370. / Fernando de la Orden

Barolo. Con influencias muy diversas, entre ellas, curvas típicas del Art Nouveau, se impone en Avenida de Mayo 1370. / Fernando de la Orden

Galería Güemes. En Florida 165, es un ícono de la Ciudad. La cúpula maravilla. / Diego Rojas

Galería Güemes. En Florida 165, es un ícono de la Ciudad. La cúpula maravilla. / Diego Rojas

Acá van cinco opciones, para arrancar, y una sugerencia más: explorar los contrastes. Porque el Art Nouveau “a la porteña” está marcado, justamente, por un mix de influencias. Una posible representación de Eolo, dios del viento de los antiguos griegos, un homenaje a los clásicos, corona la Casa de los Lirios. A los apasionados de la Calise los acompañan querubines que parecen salidos de una fuente barroca. Y enseguida se nota que la exuberancia y el dinamismo se potencian cuando aparecen junto a la armonía del neoclásico y su aire de eternidad. Además, el gusto está también en la variedad.

Cinco opciones:

1) ChIcas. En clave Art Nouveau, se las representa esbeltas, elegantes y sensuales. Y, muchas veces, en poses imposibles (con el cuerpo en forma de “s”). Estas figuras están entre las más de 35 esculturas del frente de la Casa Calise, uno de los más decorados de la Ciudad. El edificio es obra del milanés Virginio Colombocelebrity de esta corriente, quien dejó unas 50 construcciones en Capital. En Hipólito Yrigoyen 2562-78.

Chicas de tapa. Mejor dicho, de fachada. Están en el frente de la Casa Calise de Once. / Gentileza Iván Malesani

Chicas de tapa. Mejor dicho, de fachada. Están en el frente de la Casa Calise de Once. / Gentileza Iván Malesani

Querubines. Entre hojas de vid, alegres, están por toda la fachada de la Casa Calise. ¿Por qué? Los Calise, familia que la encargó, tenía viñedos. / Martín Bonetto

Querubines. Entre hojas de vid, alegres, están por toda la fachada de la Casa Calise. ¿Por qué? Los Calise, familia que la encargó, tenía viñedos. / Martín Bonetto

Zoom. Un molusco Nautilus, en el portal de la Casa Calise, de Once. Ágil, fue una de las figuras preferidas del arquitecto Colombo. / Rolando Andrade

Zoom. Un molusco Nautilus, en el portal de la Casa Calise, de Once. Ágil, fue una de las figuras preferidas del arquitecto Colombo. / Rolando Andrade

2) Flores. La naturaleza es “el” motivo del Art Nouveau. En la Casa de los Lirios, de Congreso, un enredo precioso decora la fachada, ondulante. Es que el edificio homenajea a Gaudí y su pasión por las formas dinámicas. Como el viento (ver ítem 4) o como las olas del mar. En Rivadavia 2031.

Perspectiva. La Casa de los Lirios, en Once, vista desde abajo./ Diego Waldmann

Perspectiva. La Casa de los Lirios, en Once, vista desde abajo./ Diego Waldmann

Otro imperdible: cómo el hierro de la puerta y balcones también se pliega y enreda.

Portal. Un enredo precioso, en Rivadavia 2031, Congreso. / Alfredo Martínez

Portal. Un enredo precioso, en Rivadavia 2031, Congreso. / Alfredo Martínez

3) Pavos reales. Exóticos, delicados, con plumajes que parecen obras de arte, son típicos del catálogo Art Nouveau. De hecho, dan nombre a esta casa, hecha por Virginio Colombo en 1912. En el frente también hay leones. Junto con el molusco Nautilus -que se ve en el portal de la Casa Calise- son protagonistas del bestiario preferido por este arquitecto. En Rivadavia 3216. Atención: las texturas de la fachada aportan al festín de arte.

Aires venecianos. En la Casa de los Pavos Reales, en Rivadavia 3216, Once. / Gustavo Ortíz

Aires venecianos. En la Casa de los Pavos Reales, en Rivadavia 3216, Once. / Gustavo Ortíz

En la Casa de los Pavos Reales, Colombo usó una combinación de estilos. Los arcos de las ventanas, por ejemplo, evocan el medieval veneciano. Y las guardas y flores de cerámica de colores, al Liberty. 

León. Como el molusco Nautilus, fue otro de los motivos preferidos por el arquitecto Virginio Colombo. Acá, en la Casa de los Pavos Reales. / David Fernández

León. Como el molusco Nautilus, fue otro de los motivos preferidos por el arquitecto Virginio Colombo. Acá, en la Casa de los Pavos Reales. / David Fernández

Arcos y flores. En la fachada de la Casa de los Pavos Reales, Once. / Gustavo Ortíz

Arcos y flores. En la fachada de la Casa de los Pavos Reales, Once. / Gustavo Ortíz

4) Viento. Para algunos especialistas, esta figura, en el tope de la Casa de los Lirios (ítem2), alude a Eolo, dios del viento para los antiguos griegos. También por eso, dicen, el edificio parece flamear. En Rivadavia 2031.

Mascarón. En el tope de la Casa de los Lirios, en Congreso. Para algunos, evoca al dios del viento de los antiguos griegos. / Rolando Andrade

Mascarón. En el tope de la Casa de los Lirios, en Congreso. Para algunos, evoca al dios del viento de los antiguos griegos. / Rolando Andrade

5) Abstracción. Las curvas se realzan al contrastar con las rectas en este edificio hecho en 1913 por el francés Alfredo Massué. Allí funcionó el viejo cine Kalisay de La Boca y, desde la segunda mitad de este año, abrirá como sede del Museo MArCo. En Almirante Brown 1037.

La Boca. Este edificio, de Brown 1037, fue realizado en 1913, con un juego de líneas, rectas y curvas, que remite al Art Nouveau. / Juan José Traverso

 

La Boca. Este edificio, de Brown 1037, fue realizado en 1913, con un juego de líneas, rectas y curvas, que remite al Art Nouveau. / Juan José Traverso

Fuente: Clarín