José Sacristán: «Sin amor, la vida es un auténtico desastre»

MIRÁ EL TRÁILER. El actor español forma parte del elenco de Alta Mar, la nueva serie original de Netflix

2941228w1033

José María Sacristán Turiégano. Así nació, aunque suena demasiado pomposo para alguien que ha logrado germinar una familiaridad notable con el público argentino. José Sacristán o Pepe, el de Chinchón. Así suena mejor. El que nació en ese pueblo de fundacional presencia romana e influencias musulmanas, distante a unos 44 kilómetros de Madrid. Alejado del mar, con los pies en la tierra. Aunque, vueltas del destino, hoy su trayecto artístico lo hace navegar las ondulaciones de un Atlántico que es puente azul entre dos orillas de dominios hermanados.

Este viernes 24 de mayo, Netflix estrenó Alta Mar, su nueva serie original, en la que el popular intérprete se calza las ropas del Tío Pedro, un hombre enigmático, reservado. «Es un tipo que tiene su carta en la manga, pero no se sabe ni qué carta ni qué manga. Tiene sus misterios y un secreto que se develará en el momento oportuno. Es interesante cómo el director le dio un rasgo exótico y hasta un toque de cierta frivolidad, pero, indudablemente, guarda un secreto de cierta envergadura», explica Sacristán desde Madrid, su lugar habitual de residencia, aunque no excluyente. Su terruño natal y las cercanías del Escorial también son refugios, espacios elegidos para liberar la inspiración entre trabajo y trabajo.

El thriller, ambientado en los años ’40, cuenta con 8 episodios en los que se desgranan los acontecimientos sucedidos en el transatlántico Bárbara de Braganza, cuyo itinerario vincula Europa con América. En esa travesía, el asesinato de una mujer no incluida en la lista de pasajeros, funciona como el punto disparador del relato.

Trailer de Alta Mar – Fuente: YouTube

El material, creado por Ramón Campos y Gema R. Neira, es dirigido por Carlos Sedes. Y la producción es responsabilidad del mismo equipo que llevó adelante las series Las chicas del cable y Fariña. Para Sacristán significa, además, volver a trabajar en la productora Bambú, compañía responsable de este proyecto para Netflix y que lo convocó, anteriormente, para participar en las exitosas Velvet y Tiempos de Guerra .

-Imagino que hay personajes con los que sostiene mayor empatía que con otros, ya sea por lo que les sucede o bien por sus rasgos ideológicos. ¿Necesita entender y enamorarse del personaje para poder desarrollarlo? ¿Cuál es su camino para llegar a ellos?

-En este caso, cuando comencé a leer los guiones, fui observando la idiosincrasia de este personaje, y también la de su entorno. Conversando con el director, fui viendo que hay un perfil psicológico que tiene sus límites. Aquí no hay una complejidad shakespeariana o algo que se le parezca; sí hay una línea de comportamiento que sumergen a los personajes en un thriller con algunos elementos románticos. Son los condimentos formidables que suelen ilustrar una serie de televisión de esta naturaleza. Esto no es Ibsen ni Strindberg, ni lo pretende ser. Por eso, las líneas de pensamiento de los personajes son fáciles de acceder y de conocer.

-Han cambiado las modalidades de consumo y las dinámicas de las audiencias. ¿Qué implica, como actor, participar de producciones emitidas por una plataforma como Netflix?

-Estoy viviendo una dualidad maravillosa, una aventura formidable como actor y como ciudadano. Estoy trabajando para la productora Bambú muy a gusto porque hace productos maravillosos para una plataforma como Netflix, que proporciona una catapulta formidable a nivel universal. Y, al mismo tiempo, estoy haciendo, en teatro, un monólogo sobre un texto de Miguel Delibes. Así que la experiencia de estar en una serie de esta envergadura, con un elenco maravilloso, con un lujo de decorados y detalles, y por otro lado lo íntimo y profundo del teatro, es un desafío. Como alterno el rodaje con las funciones, esto se convierte en una aventura magnífica.

Sacristán como el Tío Pedro, un personaje enigmático y reservado. Crédito: Netflix.

-Cuando abordó al Tío Pedro de Alta Mar, ¿apeló a Kostantín Stanislavski o a la Niña de los Peines, dos de tus adláteres de la inspiración y la construcción creativa?

-Me manejo con las dos. Mi técnica es mitad y mitad. La aproximación la hago desde supuestos de Stanislavski y la ejecución procuro que sea tan limpia y despojada de toda retórica como cantaba la maravillosa Niña de los Peines.

-Hablaba de teatro, y hoy su desafío escénico lleva el mote deSeñora de rojo sobre fondo gris

-Así es, es una novela que escribió el autor sobre la muerte de su mujer y que hemos adaptado para el teatro. Es un monólogo estremecedor que dirige José Sámano.

-Para usted, ¿qué significado tiene la muerte?

-Es algo que, pongas como te pongas, va a aparecer tarde o temprano. Hay que hacer lo posible para que sea más tarde. Tengo 81 años, una edad donde la madre naturaleza me advierte que estoy a la altura del asalto y que, además, este combate está perdido de antemano. Conviene hacerse a la idea que esto ocurrirá, pero, vamos, tampoco hay que vivir obsesionado. Mientras tanto, se hacen series maravillosas como Alta Mar o funciones de teatro de Señora de rojo sobre fondo gris.

-Ha dicho, en España, que este monólogo es, de alguna manera, su camino hacia la jubilación de la actuación. ¿Es su último espectáculo teatral?

-Posiblemente sea así, porque me ocupa muchísimo. Tiene cuerda para largo rato y, cuando termine de hacerlo, yo qué sé qué será de mis ganas y de mis fuerzas. No sé.

-No sé si creerle.

-Posiblemente no me meta en otra aventura teatral, pero estamos hablando del 2021 o 2022.

-Su personaje teatral tiene que ver con el amor y con la pérdida. ¿Qué significa el amor en la madurez?

-El amor en la madurez significa lo mismo que en la juventud: sin amor la vida es un auténtico desastre. Lo que sucede es que, a veces, aparece el desamor y hay que entenderlo y aceptarlo. En mi caso, estoy feliz de haber encontrado, con Amparo, esta relación que ya lleva 25 años.

-¿Cuándo visitará nuevamente la Argentina?

-Actualmente estoy de gira por España y, en septiembre, haremos temporada de teatro en Madrid. Pero ya estoy hablando con Eduardo Blanco, el actor argentino que también participa de la serie, para ponernos de acuerdo con los argentinos para ir por allá. Tengo muchas ganas de volver a Buenos Aires.

-Juega de local en Argentina. Usted lo sabe.

-Lo tengo muy a orgullo y muy agradecido por ello.

El actor, de 81 años, coquetea con un posible retiro de los escenarios. Crédito: Netflix.

-Volviendo a Alta Mar, ¿qué ilusiones lo embarcaron en esta nueva travesía?

-Es en un producto excelentemente manufacturado, con un reparto y una historia formidable. Y una puesta en escena superior. Responde a la más exigente de las opiniones y a lo que debe ser una buenísima serie de televisión.

-¿Qué vínculo ha tenido con el mar a lo largo de su vida?

-Me gustan las playas solitarias, pero soy de Chinchón. Soy de tierra.

Fuente: Pablo Mascareño, La Nación.