Murió Peter Green, fundador de Fleetwood Mac

El guitarrista falleció a los 73 años "mientras dormía".

peter green

B.B. King dijo de Peter Green en una ocasión: “Es de los pocos que me ha hecho sudar”.

El fundador de Fleetwood Mac y uno de los guitarrista de blues-rock más valorados, murió a los 73 años.

Según un comunicado de la familia, falleció “en la cama, mientras dormía”, sin conocerse todavía detalles de las causas.

Peter Green, en 1968.
Peter Green, en 1968.HULTON ARCHIVE / GETTY IMAGES

Green fue incluido en el número 38 de los 100 mejores guitarrista de la historia del rock, según la revista Rolling Stone. El músico, nacido en Londres en 1946, fue el protagonista de la primera etapa de Fleetwood Mac, cuando el grupo era básicamente una banda de blues-rock. Cuando se fue, entraron Stevie Nicks y Lidsey Buckingham, la banda abandonó el blues y surgieron discos como The Rumours, uno de los más vendidos de la historia del pop.

Green tuvo una vida desdichada que repuntó tímida y milagrosamente casi al final. Se formó en esa escuela de blues que fueron los Bluesbreakers de John Mayall (Eric Clapton también estuvo ahí) para formar Fleetwood Mac con solo 20 años. Ya tocaba la guitarra con un sentimiento que impresionó a los grandes instrumentistas negros de Chicago. Su primer disco con el grupo llevó un título inequívoco para dar una pista de quién mandaba ahí, Peter Green’s Fleetwood Mac. Tocaba la guitarra y cantaba. En dos años (1968-1969), Fleetwood Mac editaron tres álbumes con la guitarra de Green incendiando las canciones.Bloque HTML de muestra

Pero en 1970 llegó el apagón. El guitarrista entró en una fase de desequilibrio psíquico debido al excesivo consumo de LSD. Dejó el grupo y prácticamente la música. A partir de aquí su periplo es difuso. Se sabe que estuvo en varias clínicas mentales y que trabajó en un cementerio. En los ochenta volvió a la música, pero era una sombra de lo que fue.

“Peter Green, barbudo, emboinado y ancho, parecía colgado, ausente y su voz tímida y tenue sonaba recóndita”, escribió Santiago Alcanda en EL PAÍS de un concierto del británico en Madrid en 1984. No fue hasta finales de los años noventa cuando reapareció en mejores condiciones, ofreciendo algunos dignos conciertos y recibiendo homenajes de compañeros.

Seguramente su composición más famosa sea Black Magic Woman, de 1968. Pero fue Santana quien la popularizó masivamente cuando la incluyó en su superventas Abraxas (1970). Ni siquiera en esto tuvo suerte Green.