10 recomendaciones infantiles para descubrir y disfrutar en febrero

Lazos familiares y de amistad, juegos compartidos, aventuras detectivescas, superhéroes al revés, memoria, leyendas y huellas de hace millones de años en esta selección de novedades y no tanto

dnd

Si algo tienen los libros y sus historias, novelas y poemas, es que nos hacen conocer nuevos mundos. Esa es la idea, animarse a buscar, a compartir con niños, niñas y jóvenes lecturas que inviten a imaginar, a mirar más allá, a descubrir lo que no está dado, a jugar con el lenguaje, a mostrar autores y autoras versátiles, que muestran respeto por quienes leen. Dice Andruetto en su recién salido del horno Extraño oficio (Random House, 2021): “Nada nos atrae más que lo que no se puede develar. De eso tratan los cuentos: un camino hacia lo oscuro, lo desconocido o lo opaco. Una mano abierta al lector, deseando que ese lector tenga algo de nosotros, algo que nos permita enlazarnos en alguna misteriosa singularidad.”

Una vez un niño de un espacio de lectura y escritura en Pacheco cuando le pregunté qué libro se llevaba, me dijo: “me llevo el mismo que la otra vez, me encanta esta historieta porque siempre le encuentro cosas nuevas que no había descubierto. La próxima vez me llevo la que estuve leyendo hoy.”

Les invito a disfrutar de esta selección de febrero, con el deseo de que encuentren cuentos, poemas, historietas y novelas que los convoquen, que los diviertan, que los emocionen, que les toquen esa fibra que invita a seguir leyendo y descubriendo.

Tres en familia

Ahora jugamos a que somos monos, de Barbro Lindgren. Traducido por Pontus Sánchez Giménez. Malasia: Niño editor, 2020.

Ahora jugamos a que somos monos, de Barbro Lindgren. Traducido por Pontus Sánchez Giménez. Malasia: Niño editor, 2020.

Ahora jugamos a que somos monos, de Barbro Lindgren. Traducido por Pontus Sánchez Giménez. Malasia: Niño editor, 2020.

Este cuento de hermanos fue publicado por primera vez en 1971. Y es muy bueno que Niño editor lo haya traído de vuelta. La traducción fue realizada con el apoyo de Swedich ArtsCouncil. Se agradecen estas iniciativas que hacen posible nuevos encuentros con estos grandes libros.

Las historias y los universos entre hermanos cuando lo logran son infalibles. Arman un clima, un código, un juego, y entrar es un placer. El formato del libro cuadrado, de aproximadamente 15 x 15 cm, de tapa dura, con los dibujos de Barbro en línea negra, muy expresivos y con un manejo espacial entre vacíos y llenos, arman la historia que es una pequeña obra de arte. El autor obtuvo el premio Astrid Lindgren Memorial en 2014.

¿Jugamos a qué somos monos? Qué otra respuesta más que ¡sí! para esa pregunta. ¿Se puede estar tan cansado que ni fuerza para cerrar los ojos? Claro. Los hermanos de esta historia no paran de jugar. Y cuando los leemos, jugamos con ellos.

“Vamos a subir por ese camino, porque jugamos a que estamos en la selva.

Ven, sígueme.

Sí. ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡”

La tipografía a mano alzada en imprenta, los signos, el diseño. Un libro recomendado para leer, llevar, compartir en familia con los más chiquitos. Y también para jugar a los monos y a tanto más.

Lo que construiremos. Planes para nuestro futuro juntos. Escrito e ilustrado por Oliver Jeffers. Traducido por Norma Muñoz Ledo y Susana Figueroa León. México: FCE, 2020.

Lo que construiremos. Planes para nuestro futuro juntos. Escrito e ilustrado por Oliver Jeffers. Traducido por Norma Muñoz Ledo y Susana Figueroa León. México: FCE, 2020.

Lo que construiremos. Planes para nuestro futuro juntos. Escrito e ilustrado por Oliver Jeffers. Traducido por Norma Muñoz Ledo y Susana Figueroa León. México: FCE, 2020.

La dedicatoria de este libro dice así: “Para mi hija, Mari (y la abuelita Marie) Tenemos mucho que hacer.”

Pero, además, luego de los legales, este hermoso libro álbum incluye otra dedicatoria:

“Sólo puedes soñar y planear (para el futuro) cuando no estás luchando para sobrevivir (el presente). Para todos aquellos padres e hijas en este mundo cuyas posibilidades son menos afortunadas que las nuestras, nuestro objetivo es emparejar las cosas. Con amor, Oliver y Mari”

Esta intención del inicio, que ya es costumbre, nos introduce en un libro que invita a pensar en las herramientas para el futuro. Que incluye en hacer y en cuidar. Hay un padre y hay una hija. Cuatro manos, y, como dice Neruda, “y que se atreva el tiempo duro/a desafiar el infinito/ de cuatro manos y cuatro ojos.”

Padre e hija, el futuro, la rima muy presente, el tiempo del paternar, del construir. De abrir puertas, de cuidar el tiempo compartido, el amor, el refugio, la casa, la vida, los recuerdos. Todo esto aparece en este libro que continúa con el clima con Aquí estamos. Notas para vivir en el Planeta Tierra.

“Pongamos una puerta donde antes no había una.

Construiremos una casa para que sea nuestro hogar.

Construiremos un reloj para cuidar nuestro tiempo.

Yo construiré tu futuro y

tú el mío irás construyendo «

Oliver Jeffers dibuja y habla sobre el amor sin límites entre un padre y una hija. Y en esa historia singular, aparece el amor, la maternidad, la paternidad, la vida, los miedos, la protección, las herramientas para enfrentar el paso del tiempo, la memoria, la casa como refugio.

“¿Qué construiremos?” es la pregunta que da comienzo a este libro. Jeffers cuenta, entramando palabras e imágenes cargadas de luces y sombras de un clima de ensueño, con colores vibrantes y poéticos, la construcción del propio hogar. Un libro hermoso para leer y mirar con las personas pequeñas de la casa. Pero también para disfrutar a cualquier edad.

Mientras vos nadás. Escrito por Melina Pogorelsky con ilustraciones de Paula Paganini. Buenos Aires, 2020.

Mientras vos nadás. Escrito por Melina Pogorelsky con ilustraciones de Paula Paganini. Buenos Aires, 2020.

Mientras vos nadás. Escrito por Melina Pogorelsky con ilustraciones de Paula Paganini. Buenos Aires, 2020.

El libro presenta un formato alargado que se despliega y logra meternos en el agua. La poesía. las ilustraciones de esos peces Koi que pasean y al mismo tiempo nos van llevando como lectores, entre las universos acuáticos y redondeados, que llevan a pensar en algunas pinturas y grabados japoneses. EL clima del agua está presente todo el tiempo. En los poemas y en la paleta tan azul, tan negra, tan salpicada. EL libro está dedicado a Juan, segundo hijo de Melina, la escritora que en la dedicatoria dice: “mi segunda vida”.

Hay agua, hay movimiento, hay una mamá y un hijo que se miran, se encuentran, nadan, andan en bicicleta, caminan. El agua y la poesía es un lugar de encuentro y de amor.

Muy rico el diseño que envuelve y nos zambulle en el agua una y otra vez. Es un libro que te hace pensar, disfrutar, sonreír, entrever miedos, dolores y salir a flote.

El poema Espera dice:

“Un tiempo sin tiempo

que huele a pequeño,

a ropa y jabón.

Saber que ya nada será como era.

Despido mi panza en un tiempo de espera.”

Un libro que está aquí para decirnos que cada vínculo es único. Que el compartir la vida transforma.

La voz del hijo aparece en preguntas tiradas al mundo: “¿Por qué brillan las cosas brillantes?/ ¿Dónde empieza y termina el viento?/ ¿Para qué sirve la arena?” También aparecen el ensueño, lo cotidiano, la vida en todos sus matices.

“Lo primero que te escribí,

cuando estabas en la panza,

fue sobre el mar, ¿sabés?

No sé de dónde viene este asunto,

pero nos pasa.”

Recomendado para niñas y niñas, para personas jóvenes y adultas. Y también para nadadores y nadadoras de cualquier edad.

Dos que son terceros

Súper Ninja Kururo 3, de Marko Torres. Buenos Aires: Comiks Debris, 2020.

Súper Ninja Kururo 3, de Marko Torres. Buenos Aires: Comiks Debris, 2020.

Súper Ninja Kururo 3, de Marko Torres. Buenos Aires: Comiks Debris, 2020.

Una historia de piratas… la del capitán Sharky-Kan y su tripulación que recibe a Ninja Kururo, un héroe muy escurridizo y a su mejor amigo Pai-Lón. ¿Se imaginan un barco pirata convertido en crucero…?

En el inicio está la presentación de los personajes. Encontramos entonces a Sharky-Kan, capitán de “El pestilente”; Curanto, el mecánico del barco; Merluzo, el experto en todo; Tintolio, ayudante del capitán; entre otros miembros de la tripulación, además de Ninja Kururo y Pai-lón, por supuesto.

Esta historieta pertenece a la colección Toing! que adhiere al manifiesto de Banda dibujada, que entre otras cosas propone: “La Historieta Infantil (como toda expresión artística) es parte de nuestra cultura y testigo de nuestro pasado. Si se niega o ignora esta parte de nuestra cultura, se está negando también lo que fuimos, la construcción de nuestro presente y proyección de nuestro futuro. Y ya sabemos que una sociedad sin memoria, es imposible que evolucione y se desarrolle.”

Una historieta para todo público, pero especialmente dedicada por el autor para los amantes de Ninja Kururo, que estaban esperando una nueva aventura.

“En el mar Baltiloco, el capitán Sharky-Kan está retando a la tripulación.

-¡Gusanos! ¿Lombrices de agua puerca! ¡El último botín fue una miseria! ¡Lo que robamos solo alcanzó para mis dientes de oro!

-¡Son unos parásitos inútiles! ¡De castigo hoy no habrá peleas de cuchillos!

-Oiga Capi, eso último estuvo de más.”

Así comienza esta historieta que no se van a querer perder. Si no leyeron la anteriores, no duden en buscarlas. Recomendadísima para niños y niñas con ganas de leer historietas, solos o en compañía.

Las Súper 8. Historias en la nieve. Escrito por Melina Pogorelsky, ilustrado por Carolina Romero y Sabina Álvarez Schürmann. Buenos Aires: Ralenti, 2020.

Las Súper 8. Historias en la nieve. Escrito por Melina Pogorelsky, ilustrado por Carolina Romero y Sabina Álvarez Schürmann. Buenos Aires: Ralenti, 2020.

Las Súper 8. Historias en la nieve. Escrito por Melina Pogorelsky, ilustrado por Carolina Romero y Sabina Álvarez Schürmann. Buenos Aires: Ralenti, 2020.

Una nueva aventura de las Súper 8, pero esta vez sin verano. Nieve, frío y un nuevo escenario. La edición es hermosa, como las anteriores. En las solapas de inicio encontramos un retrato de este viaje con todas sus protagonistas. Y en las finales, fotos de las aventuras compartidas. Las súper 8 están listas para una última, ¿última? aventura. Dan ganas de que sigan viviendo historias. Una saga que genera que lectores y lectoras me escriban a ver si sé cuándo sale el próximo. Novela, viñetas, guion, historias dentro de la historia e ilustraciones a doble página que hacen que este libro sea un crisol de lenguajes artísticos.

“Nos apuramos y Juana tenía mucha razón. Era espectacular. Pasamos la mañana tirándonos y volviéndonos a subir, no sé cuántas veces lo repetimos, pero sé que nos hizo re bien. El aire helado en la boca, el cansancio físico y poner la mente en blanco como la nieve era claramente lo que necesitábamos para olvidar las peleas bobas. No digo que estuviéramos como siempre, pero casi casi. Hasta Sofía tenía otra cara.”

Las chicas y Ofelia, la perra, viajan unos días a la montaña de visita a lo de Luz, una tía ideal. Una noche hay tormenta, se corta la luz y aprovechan el momento para escribir historias de miedo… Un simple juego de escritura que pone patas para arriba el viaje y todo peligra. Uno de los manuscritos genera tensiones y conflictos. En la contratapa podemos leer una pregunta que inquieta: ¿Será el fin de la amistad? La historia es atrapante y conquista.

Muy recomendado para lectoras y lectoras valientes que leen solos, pero también para compartirlo por capítulos en cualquier momento. Especial para quienes disfrutaron los dos previos. Y si no lo hicieron, les recomiendo ir por ellos, aunque también pueden leerse por separado. Las editoras hicieron también una edición limitada de un cuaderno de las Súper 8, que invita a escribir las propias historias. Para quienes quieran investigar, los títulos que anteceden a este son Un misterioso comienzo y Un verano de película.

Dos de irónica ternura y juego con el lenguaje

Mis animales y los que no son míos. Escrito por Denise Fernández. Lanús Este: Mágicas naranjas, 2020.

Mis animales y los que no son míos. Escrito por Denise Fernández. Lanús Este: Mágicas naranjas, 2020.

Mis animales y los que no son míos. Escrito por Denise Fernández. Lanús Este: Mágicas naranjas, 2020.

¿Qué son los animales? ¿Palabras? ¿Son mías las palabras, o son de otros? Un libro lleno de juegos con el lenguaje, bello e inspirador. Una invitación a leer, a pensar, y tal vez a escribir. La ironía, la ternura, la sociedad. Denise Fernández arma y abre un zoo con sus animales propios y los que no son suyos. ¿Qué hacen mi vaca, mi caballo, mi polilla, mi castor? ¿Y el castor que no es mío? ¿Y la golondrina que no es mía?

“MI MAMUT

Cuando un mamut se agacha, nace la mañana.

Ustedes aprovechan y saludan al sol. ¿Quién no quiere ser amado?

Los ángeles se apuran a coser con su piel una insignia duradera; su piel soporta los temporales. El sol es más grande que mi mamut.”

EL MAMUT QUE NO ES MÍO

El mamut que no es mío nos lleva a pensar en algo grande.

Un árbol y sobre el árbol las ramas y sobre las ramas las hojas y otras cosas de las ramas. Lo ajeno vale más. Si tu mano crece más que tu cuerpo, deja de ser tu mano.”

¿Sueña un caracol con un mundo sin casa? ¿Cuántos tipos de sueños tienen los caballos? ¿Se imaginan una babosa que pueda ser un espejo? Este libro propone un juego interesante con la idea que trae Mirta Rosenberg en su libro Cuaderno de oficio: “Por eso me gustan tanto los poemas de animales: es como prestarles voz, tratando siempre, pese a Platón (el poeta es un fingidor, Pessoa), de decir la verdad. Me gusta creer que tienen seres humanos en su interior, con sus duras almitas, su disciplina, su perverso rigor.” Todo esto sucede en los poemas de Denise, que, además, vienen acompañados de las ilustraciones de la Iconología de Cesare Ripa Perugino. Datan de 1645, fueron editadas por Cristoforo Tomassini en Venecia y son espectaculares. La editorial Mágicas naranjas lo hace de nuevo y acerca poesía de gran calidad a niñas, niños, jóvenes y adultos. Además, cada dupla de poemas invita a mirar con amorosidad lo propio y lo ajeno. Y a pensar qué se deja ver en lo propio, qué sucede con lo ajeno.

Dice Daniela Camozzi en la contratapa: “La voz poética capta el instante verdadero de las cosas, su erótica y su política, el poder entremetido en, y entre, cada una. Así, el dolor de un caballo que muere es azucarado, como el terrón de su alimento”. El libro pertenece a la colección Bosque y está recomendadísimo especialmente para niños y niñas grandes, jóvenes y adultos.

El conejo, la reina, la niña y los verdes imberbes. Escrito por Silvina Rocha, ilustrado por O´Kif. Buenos Aires: Dinamita editorial, 2020.

El conejo, la reina, la niña y los verdes imberbes. Escrito por Silvina Rocha, ilustrado por O´Kif. Buenos Aires: Dinamita editorial, 2020.

El conejo, la reina, la niña y los verdes imberbes. Escrito por Silvina Rocha, ilustrado por O´Kif. Buenos Aires: Dinamita editorial, 2020.

Humor, ironía, inspiración y juego en esta novela que está llena de intertextualidades. Este libro tiene todo esto. La niña quiere recuperar su nombre, que le fue arrebatado. El conejo blanco es el único que parece tener algunas pistas, pero llega a escena en manos del cocinero que lo quiere hacer a la naranja. Los verdes son muy imberbes y no logran encontrar a la niña. Todos participan para buscar y encontrar y jugar, pese a las trampas de la reina, que está furiosa. Quién gana parece ser relativo.

Rocha hace un gran trabajo con las palabras. Las ilustraciones de O´Kif son muy expresivas y tiernas, con un detallado dibujo de línea en negro sobre blanco.

“-No hay ánimo para comer, debemos encontrar a la niña. Si no… -dice el general-. No quiero pensar (cosa que ya todos saben).

– ¿Qué niña? -pregunta al pasar el cocinero, mientras afila lentamente el cuchillo.

-Una niña peligrosa, según el comandante; rebelde, según la Reina; y chiflada, para nosotros. Busca un conejo relojero. Desaparece, habla sola y crece. Una loca de atar, algo habrá hecho porque todos la buscan –dice Cataplero.

– ¡Yo sé dónde está! ¡Yo sé dónde está! -grita el conejo mientras pega saltos aferrado a los barrotes.”

La memoria, la risa, la importancia del nombre propio, las trampas de la reina, muestran una mirada aguda y profunda.

Al final del libro, que fue publicado en forma autogestiva, la autora comparte la Canción de Alicia en el país, escrita por Charly García y cuenta de un poquito sobre su proceso de escritura, que incluyó pensar con otros, investigar sobre el ajedrez y las lecturas que, en sus palabras, linkearon en su cabeza mientras escribía, como la canción de Serú Girán antes mencionada, Lewis Carroll, la poesía, la matemática e incluso la política.

Al final, Silvina propone a chicos y chicas que se animen a investigar, a buscar en las redes, siempre teniendo en cuenta que se puedan chequear las fuentes, y para ello propone algunas palabras clave: obra completa de Lewis Carroll, jugadas de ajedrez históricas, formas de ganar siempre al tateti, música klezmer, obediencia debida, entre otras. Muy recomendado para niños, niñas y jóvenes con ganas de leer, pensar y divertirse.

Dos para irnos de viaje muy lejos

Aconcagua y otros cuentos. Escrito por Perla Suez. Ilustrado por Rebeca Luciani. Buenos Aires: Ojoreja, 2018.

Aconcagua y otros cuentos. Escrito por Perla Suez. Ilustrado por Rebeca Luciani. Buenos Aires: Ojoreja, 2018.

Aconcagua y otros cuentos. Escrito por Perla Suez. Ilustrado por Rebeca Luciani. Buenos Aires: Ojoreja, 2018.

Este libro fue premiado por el Concurso del FNA (Fondo Nacional de las Artes) en 2018. Incluye tres leyendas; Eclipse, basado en una leyenda quechua, Un extraño animal, una leyenda de origen yuracaré, y Aconcagua, recreación de una leyenda Inca que le da nombre al libro. Tres pueblos, una voz que cuenta y unas manos que ilustran.

En el colofón, cuentan que el libro utiliza la tipografía Museo y aparece en Buenos Aires a 500 años de las primeras ceremonias que realizaron los incas en los Andes.

La naturaleza es protagonista en los tres relatos, que resultan ricos para leer en compañía de otras leyendas, y para pensar y preguntarse como surgen los seres, las cosas, las estaciones, los fenómenos naturales.

Las ilustraciones de Luciani y los textos de Suez se entraman y hacen sentir a quien lee que está allí, en medio del Eclipse o en la cima del Aconcagua. La paleta de Luciani está llena de colores plenos y en degradé, generando un clima con reminiscencias a Russeau, son espacios que transmiten paz, miedo, felicidad. Las historias atrapan y a lo largo del libro uno también se confunde en ese entramado entre palabras e imágenes.

“Turai sabe que tiene un mundo en lo alto del lapacho y Nauí sabe también que su hermano tiene otro mundo junto a las cabritas”

En la contratapa podemos leer sobre un fondo rojísimo un fragmento de Aconcagua: “Dile que la montaña más alta la estará esperando y que cuando llegue empezará a caer una lluvia finita.”

Un libro para leer en familia. La edición a cargo de Paula Fernández es cuidada y hermosa. Muy recomendado para todo público, especialmente indicado para esos momentos en los que aparecen todos los cómo y los porqués.

Manos de viento. Un viaje a la Cueva de las manos. Escrito e ilustrado por Isvansch. Buenos Aires: Arte a babor, 2020.

Manos de viento. Un viaje a la Cueva de las manos. Escrito e ilustrado por Isvansch. Buenos Aires: Arte a babor, 2020.

Manos de viento. Un viaje a la Cueva de las manos. Escrito e ilustrado por Isvansch. Buenos Aires: Arte a babor, 2020.

Belleza, juego, títeres de palito para vivir e hilvanar este libro que adentro trae muchas historias. Y una conexión de miles de años.

El libro comienza así:

“Antes del antes del antes estaba el viento.

Y los cañadones de altas paredes de roca, el río, el hielo y la nieve, que tanto castigaban como daban vida al calafate y al coirón, al choique y al guanaco.

Después del antes (mucho después del antes, mucho antes que el ahora) el viento trajo unas gentes.

Esas gentes trajeron una idea, y esa idea fue “que mi huella sobreviva”.

La misión “nada secreta” de Arte a babor es dar a conocer a chicos y chicas todo lo que hay de maravilloso, conmovedor, divertido y desconocido en el arte. Silvia Sirkis comanda esta aventura que propone libros hermosos que nos invitan a descubrir y habitar el mundo artístico.

Istvansch es un creador multifacético que pinta, recorta, investiga, escribe y enseña. Este libro se propone, ¡y lo logra! Invitarnos a un viaje a la cueva de las manos, en la Patagonia argentina. Es un proyecto que nace en el Centro Municipal de Cultura de Perito Moreno con el objetivo de que todos los niños y las niñas de todo el mundo conozcan este sitio arqueológico que en 1999 fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco.

El autor le dedica el libro “a la Tere Andruetto, amiga, maga, sabia consejera”. Cuenta que el libro está íntegramente realizado con papel recortado. Para armarlo, creó un teatrino con distintos escenarios intercambiables, y más de 100 títeres de palito que van jugando roles para armar la trama de estas historias. El libro tiene un ritmo musical que va entramando, como un viento, las historias del cañadón en espejo, la historia de las dos entre doscientas manos, la historia del primer bailarín, desde hace miles de años hasta ahora. Al final, el libro cuenta con un anexo que cuenta sobre los primeros artistas, el arte rupestre, el lugar, los descubridores, los dibujos, los animales, los materiales que utilizaron y los muchos vestigios que hay de arte rupestre en todo el mundo.

En las solapas desplegadas del libro, de formato alargado, pueden verse fotos e ilustraciones de la cueva, que dan una ilusión casi envolvente.

El colofón de este libro da cuenta del gran trabajo en equipo y dice así: “Autor y editora, diagramador y fotógrafo, imprenta, distribuidora y librería, (…) Quienes en este preciso momento estamos incitando a la lectura sabemos nuestros nombres, y que esta tirada de 2000 ejemplares fue impresa en papel ilustración de 170 gramos, y escrita en tipografía Alegreya Sans. (…) Pero más allá, mucho más allá de los nombres, lo que más nos alegra, ilusiona, esperanza, alienta y entusiasma saber es que nos une a gentes de hace 10000 años, ojalá que por 10000 años más.”

Recomendadísimo para todo público. Si quieren, además, pueden escuchar al autor, que además cuenta muy lindo, invitando a crear con papel sus propios títeres.

Para finalizar, nos ponemos estrambóticos

Los estrambóticos. Música para detectives. Escrito por Nicolás Schuff, ilustrado por Jimena Tello. Buenos Aires: Ralenti, 2020.

Los estrambóticos. Música para detectives. Escrito por Nicolás Schuff, ilustrado por Jimena Tello. Buenos Aires: Ralenti, 2020.

Los estrambóticos. Música para detectives. Escrito por Nicolás Schuff, ilustrado por Jimena Tello. Buenos Aires: Ralenti, 2020.

Me encantan estos libros de chicos que encuentran casos para investigar que propone la editorial Ralenti. Los estrambóticos son bastante estrambóticos. ¿Qué quiere decir esto? Raros, poco comunes.

“Ella empezó a hablar con su tono sereno y pausado. Se refería al clarinete casi como si fuera una parte de su cuerpo. Recordaba cada muesca y muesquita. Yo no tomé notas porque no me hace falta. Cuando le presto mucha atención a algo, lo que escucho (miro o huelo) se me queda grabado en la memoria. ¿No es misterioso el cerebro? ¿Cómo puede ser que a veces, al recordar una comida, uno pueda casi sentir su sabor en la boca?”

Olores, sabores y pistas son la especialidad de Ángel, un antihéroe bastante canchero, al que le encanta pensar y cocinar. Junto con su amiga Mei Ling, que adora inventar comics protagonizan esta historia de amigos, vecinos, música y un clarinete desaparecido en un robo misterioso. Con estos condimentos Schuff le da cuerpo a esta gran novela de detectives. Las ilustraciones de Jimena Tello son muy expresivas y arman el clima costumbrista en el que se desarrolla la trama. Negocios, la plaza, las casas, el supermercado. Ilustraciones a una página, doble página y en viñetas llenos de detalles para descubrir. Las solapas abiertas son imperdibles.

La historia es rica en personajes bien delineados que nos dejan con ganas conocerlos más, lo que, por suerte, sabemos que sucederá, ya que en la solapa del final se anuncia una próxima aventura: El secreto de la turmalina, que se hace desear ni bien terminamos de leer. Recomendado para niños y niñas que leen solos o para compartir leído en voz alta a la siesta, o antes de dormir.

Andruetto propone que “nada nos atrae más que lo que no se puede develar” y que las historias son “una mano abierta al lector, deseando que ese lector tenga algo de nosotros, algo que nos permita enlazarnos en alguna misteriosa singularidad.”

Ojalá que esta selección de novedades –y no tanto- los invite a descubrir y encontrar lecturas que logre enlazar a los niños, las niñas y los jóvenes que los rodean.

Fuente: Infobae