9 libros recomendados para disfrutar en el verano

Poesía por todos lados, música para orquesta, preguntas y posibles respuestas, las diferencias que nos hacen únicos, juegos, viajes, familias de todo tipo, comidas ricas, dibujos, naturaleza, listas y puro rock and roll en esta selección de novedades –y no tanto- para niños, niñas y jóvenes

u

Nueve libros para que los chicos disfruten durante el verano

2020 fue un año único y diferente, sobre eso, creo que no tenemos dudas. Un año de estar mucho en casa. Entonces, cómo dice el primer libro de la lista, apostemos a la alegría.

Laura Wittner dijo en una entrevista: “Tengo la sensación de que la poesía está ahí nomás: es música, es repetición, es trastocar una palabra para poder ver lo que en verdad había detrás. ¿Y qué niñe no ejerce esta posibilidad casi desde que es bebé? Creo que está en su naturaleza. Y en la mía está la rima, el regreso, ¿no? Ese volver a un sonido para hacerlo resonar con el anterior y que así canten. Y que cantando digan, muestren, cuenten.”

Toda la selección, incluso lo que no es poesía, tiene poesía. Es que, en estos tiempos tan duros, y complejos, qué mejor que proponernos la poesía como conjuro para todos los males. Por eso, al comienzo de la lista, está Calveyra.

Porque todo es difícil, pero nada como la alegría y el arte para rescatarnos, ser salvavidas y mantenernos de pie, con las angustias, las tristezas, haciéndoles frente con el arte como refugio. Y con los Reyes Magos a la vuelta de la esquina, qué mejor que transmitir esa alegría que con libros.

La apuesta es al encuentro, a seguir leyendo, escuchando, pintando, y cuidándonos. Por eso, Cartas para que la alegría que estuvo casi todo este año en mi mesa de luz, me lo mandó Virginia, alumna querida, desde lejos. Y recordé que había una edición de Mágicas Naranjas, especial para encabezar esta última lista de 2020.

Cartas para que la alegría. Escrito por Arnaldo Calveyra. Ilustrado por Martina Fraguela. Lanús este: Mágicas Naranjas, 2011

infobae-image

Esta colección apuesta en grande al encuentro entre la poesía y las infancias, y eso se hace notar. Palabras preliminares, biografía de ambos autores. El poema ilustrado con ese tiempo que entraman las imágenes, y al final, el poema de corrido. Una elección muy rica, para leerlo de distintas formas.

El autor recuerda y cuenta una anécdota de Juan Ramón Giménez, cuando contó en La Plata que Platero había sido “apropiado” por niños y niñas, pero que no habían sido para él cuando escribía, los destinatarios pensados. A partir de allí Calveyra propone y desea que pase lo mismo con su obra, no solo con este poema, sino que luego de leer este libro busquen el libro completo, los veintidós poemas que lo componen.

Cada verso invita a un sinfín de juegos poéticos. Con frescura y disfrute. Las ilustraciones de Fraguela juegan también con Calveyra. Tienen movimiento y la paleta y la composición transmite algo del desenfado, de la alegría, del descoloque. Se amalgaman ambos lenguajes y la risa y la ternura brotan al leer.

“Se redondeaban las gotas de lluvia en una torta frita, en dos, en fuente de amor de tortas fritas.”

Dice Hilda Fernández en la contratapa, y es una especie de manifiesto: “Porque poesía e infancia habitan en un mismo territorio, queremos recrear ese universo mágico y lúdico, donde las palabras se encuentran con las imágenes y los nuevos lectores con los grandes poetas.” Recomendadísimo para todo público.

Tres con mucho ritmo

¿Qué orquesta es esta?, escrito por Laura Wittner, ilustrado por Gustavo Aimar. Mar del Plata: Lecturita ediciones; Ciudad de Buenos Aires: Ralenti, 2020

infobae-image

“¡HOLA, ¡HOLA, DESPIERTEN, ATENCIÓN!

ESTAMOS POR TOCAR UNA CANCIÓN.”

Así comienza este libro que invita y propone una orquesta. Un libro que es parte de una iniciativa que hace posibles más libros para las personas más pequeñas. Bebés, chicos y chicas más grandes que están empezando a leer y les leen a los más pequeños.

Es un proyecto de Lecturita (Club de libros infantiles) junto a editoriales del campo de la lij. En este caso con la mirada atenta y creativa de Ralenti. Iniciativa que hizo posible que proliferaran hermosos libros para leer, jugar y morder. En formato pequeño, cuadrado, en cartoné. Ideales para el disfrute autónomo.

¿Qué orquesta es esta? Es un libro que invita a tocar y a cantar. Trae reminiscencias a la felicidad que daba escuchar y mirar a la vez Pícolo, Saxo y compañía, de André Popp Jean Broussolle, con ilustraciones de Jesús Gaban. Un libro para leer y escuchar, jugar y bailar, cantar y tocar.

La rima de cada página se acompasa con las ilustraciones expresivas de Aimar, que, a su vez, van contando una historia que se da en paralelo. Animales que se van sumando, a la par que los instrumentos. Una delicia.

Un libro muy recomendado para las personas más pequeñas de la casa, pero también la imprenta mayúscula anima a quienes se aventuren a leer solos. Belleza de libro. Si se quedan con ganas de más, hay otros tres hermosos títulos, también escritos por Laura: ¡Qué caiga un chaparrón!, ilustrado por Clau Degliuomini (que viene con una larga hoja para pintar), ¡Qué plato!, ilustrado por Federico Bonifacini y ¡Qué bien la pasamos!, ilustrado por Cristian Turdera.

¿Qué es la poesía? Escrito por Lisandro González, ilustrado por María Victoria Rodríguez García. Rosario: Libros Silvestres: 2018

infobae-image

“Decía un poeta “¡Poesía eres tú!”

A partir de allí se suceden personas y objetos que nos propone distintas aproximaciones al término poesía. Lisandro González juega con el sonido. Y ese tú se convierte. Y ese poeta que dice, también. Y entonces el libro todo es poesía, desde sus palabras, desde sus ilustraciones, desde su formato pequeño y que se sale de las figuras rectas, y, además, permite que nos llevemos la poesía a todas partes. Un libro desafiante, desde la ilustración y las respuestas posibles, todo juega y trae la risa, tan necesaria.

Esta pregunta sobre la poesía es una pregunta que proponemos y que nos hacemos quienes promovemos su lectura, y que, desde siempre, se la preguntan también poetas y teóricos. La gran Mirta Colángelo se preguntaba ¿por qué la poesía? Y se respondía: “Por tantas razones… Aproximo algunas. Inasible, indefinible, la poesía es sin dudas un modo de conocimiento que elige o permite una manera de aproximación oblicua hacia lo que convenimos en llamar mundo. Se opone a las demostraciones, desconfía del razonamiento; las explicaciones que se dan no la manifiestan, sorprende, trastoca, provoca, seduce, enamora. La poesía busca el revés de las cosas, lo oculto, la ambivalencia. En la poesía las palabras se iluminan, destellan, llamean. Leer poesía es poder leer lo invisible.”

Juan Lima, en Botánica Poética:

Si la poesía

no se fuera alguna vez

para el lado de los tomates

sólo probaríamos

ensalada de

frutas

(el poeta

cuando no sueña

vuela)

¿Qué es la poesía? Las respuestas de este libro son un hallazgo. Frescas tiernas y divertidas permiten echar una luz sonora y nueva sobre este misterio universal. Recomendadísimo para niños, niñas y jóvenes. Y también para adultos que se pregunten ¿Qué es la poesía?

Paisaje de un día. Poemas de Federico García Lorca ilustrados por Isol. Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Calibroscopio, 2020

infobae-image

La poesía de Lorca y las ilustraciones de Isol… ¿Se puede pedir más? No. Es una alegría que se festeja y mucho, que este libro esté ahora disponible para quien lo desee en esta edición recién salida del horno, ya que surgió como proyecto del Plan de lectura de la Ciudad de Buenos Aires, coordinado por Carola Martínez. La propuesta que Isol recibió fue la de ilustrar los poemas de Lorca para niños y niñas de Jardín.

Isol cuenta que los poemas de Lorca formaron parte de su infancia, cantados por Paco Ibáñez. Para ilustrarlos, se inspiró mucho en la naturaleza. El poeta era músico, y eso se nota en su poesía. Hay ritmo entre las ilustraciones y los poemas. Isol confiesa: “Me cae muy bien Lorca”, y una sonrisa se nos dibuja, porque… ¿a quién no?

Entonces, inspirada en la naturaleza, pone la imagen en juego, con acrílicos sobre papel, las hojas de distintos árboles como sellos, sumando el collage y pinceles especiales que generan distintas texturas. Utiliza una paleta limitada, elige colores cálidos, trabajados con carbonilla y tintas que arman un clima poético del que no queremos salir.

El libro tiene mucho del aire, del río, del sol, de la luna, del día que pasa. Es realmente el Paisaje de un día. a contratapa tiene una sorpresa, para descubrirla, solo hay que mirar la luna.

El Museo de Arte Moderno realizó un corto en el que se pude escuchar al guitarrista Alejo de Los Reyes que acompaña a Isol que lee y canta.

Media luna

La luna va por el agua.

¡Cómo está el cielo tranquilo!

Va segando lentamente

el temblor viejo del río

mientras que una rama joven

la toma por espejito.

Media luna es de las primeras canciones, Lorca la compuso en 1922. Además, encontrarán La tarara, Mariposa del aireEl lagarto está llorando, entre otras.

Paisaje de un día es un placer hecho libro. Un sueño, una nostalgia. Una edición hermosa, que invita a todo: cantar, leer, escuchar, pintar.

Dos iguales y distintos a la vez

Formas diferentes de hacer las mismas cosas. Escrito por Nicolás Schuff, ilustrado por Mariana Ruiz Johnson. Mar del Plata/Sevilla: Tres tigres tristes, 2020.

infobae-image

Nicolás le dedica el libro a Nina y Mariana a Pepo y a Félix, con el deseo de que puedan siempre hacer a su manera todas las cosas.

“Siempre hay formas diferentes de hacer las mismas cosas. Depende de cada quién, de las ganas, del momento del día.

Este libro, por ejemplo, ¿vas a leerlo a solas con tu tía?

Y tu pelo: ¿Lo peinas con flequillo o con raya al lado?

¿Prefieres viajar en submarino o en avión?”

Entonces, a continuación, escritor e ilustradora nos proponen: Formas distintas de tomar un helado, de pintar, de viajar a la luna, de cantar, de tirarse al agua, de aburrirse, de enfadarse, de encontrar un tesoro, de enamorarse, de escuchar música, de peinarse y de caminar. Y, al final, nos hacen preguntas sobre nuestras propias formas de hacer algunas otras cosas.

Es una alegría este libro que brinda opciones, abre preguntas y, además, propone darle un lugar enorme y a cuatro páginas a las formas de aburrirse. El aburrimiento, el tiempo para adentro.

Muchas veces se piensa que hay una forma. Lindo para leer y pensar en las formas propias. Este libro invita a jugar, a pensar, a observar. La ilustración por momentos pide que nos detengamos, las palabras, que sigamos, pero luego, otra vez a volver a mirar atrás. Ruiz Johnson y Schuff le dan lugar al enojo, al encuentro, al amor, al misterio de encontrar un tesoro en un bolsillo o, como dice en la contratapa, tal vez, entre las páginas de un libro.

Profundo, invita a la demora, las ilustraciones que arman un universo en donde caben muchos otros. Ante el peligro de la historia única, este libro, que propone y acerca, muchos modos de estar y ser en el mundo. La imprenta mayúscula habilita una pronta lectura autónoma.

Muy recomendado para leer con las personas más pequeñas de la casa, para los niños y niñas más grandes, y también para las personas adultas que muchas veces olvidamos que las cosas se pueden hacer de muchos modos posibles.

Quiero ser yo, de Chanti. Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Comiks Debris, 2020.

infobae-image

Una alegría este nuevo libro de Chanti en la colección Toing. ¿Una historieta? ¿Una novela gráfica? Quiero ser yo. Todos queremos.

Se celebra esta editorial que crece y viene armando cada vez con más precisión un lugar para que la historieta esté disponible. No podía con la curiosidad y pregunté el porqué del nombre… me lo imaginaba… pero no sabía si mi percepción era cierta. Y sí. Frank Zappa suena y una letra hace la diferencia y nos pone en las manos un abanico de historietas para todos los gustos.

Chanti le dedica este libro que juega también con los modos diferentes de los que hablaban Mariana y Nicolás en la recomendación anterior: “A mis amigos, que siguieron realmente lo que les apasiona, aunque no haya un camino marcado”. Una dedicatoria hermosa abre el juego al capítulo 1 de esta historia que seguro la van a leer y volver a leer. La historia comienza en un planeta donde siempre es de día. La noche casi no tiene tiempo porque hay diez soles y una luna chiquita. Es un planeta lleno de seres especiales y distintos, cada uno con su función, sus deseos, sus colores. Nacen y van a recorrer el mundo para observar y luego elegir desde muy adentro, qué quieren ser. Así empieza esta novela gráfica de seis capítulos con el clásico estilo de Chanti.

En la contratapa, uno de los personajes se pregunta: ¿En qué podría convertirme? Gran pregunta porque algunos saben desde siempre lo que quieren y otras y otros no… ¿Abrazador, sombreador, iluminadora, salvavidas, sabelotodo, ordenadora, entretenedor, trasportadora…? Las posibilidades son muchas.

“-¿Y qué hacés aquí arriba?

-Es el mejor lugar para atrapar libros… Los atrapo. Los leo. Y los almaceno acá.

-¡Guau! ¡Qué loco!

-¡Pobres libros!

-¡Pobres no! Los libros viven si se los lee, mueren si nadie los abre…”

Chanti nos tiene acostumbradas a historietas que se leen y se piden mil veces. Y esta no es la excepción. Súper recomendado para niños y niñas.

Dos de conocer mundos interiores y exteriores

Diario de los días en suspenso. Ideas felices para tiempos difíciles. Escrito por Agnès de Lestrade, ilustrado por Valeria Docampo. Traducción de Jeannine Emery. Ciudad Autónoma de Buenos Aires: UnaLuna, 2020

infobae-image

“Aprender a nadar en la bañera.

Dibujar nuevos amigos.

Hacer equilibrio.

Redecorar el salón.

Aprender a coser

Terminar un viaje alguna vez comenzado…”

¿Puede una idea cambiarnos el día? Valeria Docampo tuvo una idea para que su hijita de tres años pasara los días del aislamiento lo mejor posible. Y esa idea la compartió. Le escribió a Agnès con la propuesta de crear un diario de la cuarentena para compartir en las redes. Así nació este libro, con la idea de mover el punto de vista, alejado de ideas pedagogizantes, con el propósito de aliviar el alma en los días de encierro, con el objetivo de encontrarles la vuelta. La propuesta fue muy bienvenida. De las redes al libro, estas ideas para pasar el tiempo de encierro, son una especie de propuestario, parecido a los que antes pensábamos para los días de lluvia.

Los dibujos de Valeria están llenos de picardía, ternura y amor. El trazo, el sombreado, los detalles en color, el papel color crema. El libro en pequeño formato, con una paleta súper reducida, en negro y fucsia, es una especie de lista de posibilidades ilustradas, y es una delicia para compartir cuando ya no sabemos qué hacer adentro y necesitamos recursos para inventar distintos afueras en donde pasar la tormenta.

Un libro inspirador para compartir con las personas más pequeñas de la casa, con o sin cuarentena.

Verás cosas extraordinarias. Relatos de viajes y recetas. Escrito por Carolina Reymúndez. Recetas de Florencia Cillo. Ilustraciones de Marcos Farina. Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Periplo ediciones, 2018

infobae-image

“Siéntate bajo la sombra de los bambúes y calla. Verás cosas extraordinarias. Una tarde en Beijing le hago caso al viejo proverbio chino. No encuentro bambúes, pero igual me siento en una galería del Templo del Cielo y callo. Al ratito nomás veo cosas extraordinarias: novias y novios en modo álbum de casamiento. Ella viste un quipo y él, una chaqueta con alamares, los de rojo, el color de la suerte.”

Viajar y comer. Una alegría de la que Periplo sabe. Las mejores cosas de la vida, todas en sus libros. Y éste tiene una propuesta hermosa: relatos de viaje por todo el mundo. La autora de los textos viaja por el mundo y nos trae en sus historias, que nos proponen que lo extraordinario está o puede estar en cualquier lado. Desde Siberia a Nueva York. Y, además, cada relato, viene con una receta y una ilustración con la que arma un juego al que es hermoso sumarnos.

Panamá, China, Estados Unidos, India, Uruguay, China, Marruecos, Colombia, España entre otros muchos lugares. Las historias se entrelazan con las recetas.

Lo interesante es como el libro capta pequeños momentos, fotos que se convierten en historias mínimas, alegres, tristes, del tiempo que pasa, de la familia, de la soledad, de los lugares, sus seres y sus objetos. Luego de adentrarnos en el monte santiagueño, podemos elegir comer un rico puchero, después de visitar Dubái, en los Emiratos Árabes, y enterarnos del calor y del subte en hora pico, podemos disfrutar una fresca limonada con un riquísimo falafel, y así.

Para hacer un té chai, por ejemplo, nos proponen: “Partir las astillas de canela y las estrellas de anís, abrir las vainas de cardamomo y retirar las semillas. Mezclar todas las especias, incluidas las cáscaras de las vainas de cardamomo, pasar por un mortero y añadir luego las hebras de té negro. Guardar la mezcla en un frasco hermético.

Para preparar la infusión, calentar ½ litro de agua junto con medio litro de leche sin que llegue a hervir. Verter en una tetera con 2 cucharadas de la mezcla e infusionar 5 minutos. Endulzar a gusto con azúcar o miel. Servir el chai caliente o frío.”

Leer las historias invita a leer las recetas y viceversa. Leer, cocinar, compartir, comer, leer en un sinfín. Una manera diferente de viajar. Recomendado para personas jóvenes y adultas.

Y una yapa, un libro de rock

1982. Mejor hablar de ciertas cosas. Un foto-libro de Claudina Pugliese. Ciudad de Buenos Aires: Grupo editorial Sur, 2020

infobae-image

¿Un libro que es una caja de fotos? Sí. ¿Fotos de rock? Si. ¿Un libro de fotos rock nacional y alguito de los países vecinos? Sí. ¿Un libro que solo tiene fotos tomadas por Claudina Pugliese en el año 1982? Sí.

Un libro para compartir palabras, música y fotografías en blanco y negro. Un libro que invita a escuchar a partir de códigos QR algunos de los temas que sonaban en el momento del clic. Un libro hermoso para ver con niños, niñas, jóvenes, adultos, adultos mayores y seres de cualquier planeta. Un libro del que seguro, pueden salir miles de historias.

Es muy linda la propuesta de mirar un solo año. ¡Y qué año! 1982 en Argentina: “Mejor hablar de ciertas cosas”. Me gusta esto de mirar finito: los artistas que tocaron en un año donde la democracia estaba por volver, el año de la guerra de las Malvinas. Una época increíble para el rock: Sumo, Spinetta, Los violadores, León Gieco, Serú Girán: Charly García, David Lebon, Pedro Aznar, Oscar Moro, las Bay Biscuit, Raúl Porchetto, entre muchos más. Un libro que se abre y se despliega. Mirar las fotos es mirar toda una época, buscar las canciones, recordarlas, escucharlas. La ropa, los pelos, los sonidos de cada uno de los temas. Porque sí, son fotos con sonido. Me imagino abuelos compartiendo este libro con sus nietos o nietas. Familias enteras entrando en estado de rock, desparramando las fotos en la mesa, escaneando los códigos QR, escuchando. Todas las imágenes fueron reveladas por la autora en su laboratorio.

El hermano de Luca Prodan, Andrea, dice: “En el año 1982, pude, finalmente, viajar a Argentina, ver a mi hermano y presenciar 4 shows de su banda “Sumo” en el café Einstein, en Buenos Aires. Fue una experiencia exhilarante, conmovedora. Años después estas imágenes me devuelven cual máquina del tiempo y con fuerza y vigor al clima muy especial de esa época de la banda…, y de la Argentina.

Hay material exclusivo, y en muchos casos inédito, de tantos artistas y público que es difícil contarlos. Claudina es fotógrafa, música, técnica electrónica y también ingeniera en grabación de audio digital: “Trabajaba de laboratorista para un estudio publicitario y por un aviso que publiqué en el cuadernito que dejaban en la revista Expreso Imaginario para mensajes, conocí a los primeros punks, una especie de rudimentaria red social, y permanecí activa hasta fines del ´82. Momento de pasiones tristes y furia contenida, muchos nos juntábamos en boliches, vestidos de negro, mucho cuero haciéndonos los malos… para encontrarnos con nuestros pares. Un viento fresco que barría nuestras profundas penurias, aunque sea momentáneamente. Muchos de ellos siguen siendo mis amigos; muchos de ellos ya no están vivos.”

Un libro en donde podemos encontrar un Pedro Aznar de 20 años en su casa, en su “Home studio”, Luca y Pettinato tocando en vivo, Gismonti en Obras, Miguel Cantilo, Pil Trafa, Ney Matogrosso, Federico Moura en Obras, León Gieco rodeado por su público, Alejandro Sokol… el festival de la Solidaridad Latinoamericana. Todo esto y muchísimo más en sólo año que da para hablar.

Es una caja, que encierra otra caja, que contiene música y palabras. Un libro de un tiempo fundamental, que retrata en 150 postales un año fundamental. Recomendadísimo para compartir, si les gusta el rock nacional, con niños, niñas y jóvenes que tengan cerca. Es un libro que invita a detenerse, mirar, contar y escuchar.

Que en 2021 tengamos un año mejor, que ojalá venga con abrazos, pero mientras no podamos, tenemos libros, canciones, fotos, pinturas, baile, poesía, cuento, novela gráfica, cine. El arte es una herramienta muy poderosa, dejémonos abrazar.

Fuente: Infobae