Murió a los 80 años César Mascetti

Durante años fue la cara de Telenoche. Mónica Cahen D’Anvers fue su gran compañera de vida

QWQW

El periodista César Mascetti murió el martes, a los 80 años. Periodista de enorme trayectoria, durante años fue la cara visible de Telenoche, el noticiero de El Trece, junto a su esposa, Mónica Cahen D’Anvers. La noticia de su muerte fue confirmada por la Municipalidad de San Pedro que en un comunicado lamentó la muerte del periodista que hace un largo tiempo sufría de un cáncer biliar.

César Alberto Mascetti nació en la localidad de San Pedro, el 9 de diciembre de 1941. Se formó en periodismo por la Universidad Nacional de La Plata. Sus inicios fueron en el diario El Independiente de su localidad natal, el periódico fue fundado por su abuelo Alejandro Mascetti en 1892, y luego fue continuado por su padre, César Mascetti.

En 1965 comenzó a trabajar en el diario Clarín, en 1968 pasó al diario La Razón y en 1971 inició su carrera en Canal 13. Realizó entrevistas a personalidades como Salvador Allende, Arturo Umberto Illia, Juan Domingo Perón, Raúl Alfonsín, Carlos Menem, George Harrison, Atahualpa Yupanqui y Jorge Luis Borges, entre otros. Cubrió sucesos que se convirtieron en históricos como la tragedia del vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya en los Andes (Chile, 1972), el retorno de Perón (Argentina, 1972-1973) y la muerte del dictador Francisco Franco (España, 1975-1976). También actuó como corresponsal de guerra en el enfrentamiento civil de Nicaragua durante la Revolución sandinista hasta la caída de Somoza.

En TN estuvo desde sus comienzos en 1993 junto a Mónica. El trabajo conjunto de la pareja Cahen D’Anvers-Mascetti en Telenoche se extendió hasta el año 2003. Ese mismo año, según detalla el portal San Pedro Informa, el 6 de junio de 2003 contrajo matrimonio con su compañera por 25 años. El 20 de abril de 2004 comenzó a trabajar junto a su esposa en Radio Del Plata en un programa titulado Mónica y César.. El programa, que iba a los mediodías de la radio, duró hasta 2015, tras la cual ambos se retiraron de la actividad periodística y se instalaron en San Pedro donde explotaban un establecimiento rural-turistico llamado “La Campiña de Monica.

César, como lo llamaban conocidos y desconocidos, logró escapar del “star system” y aunque era un número uno en lo suyo era poco afecto a las notas porque “prefiero el bajo perfil, trabajar”. Fuera de cámara era muy divertido y le gustaba hacer bromas a sus compañeros como esconder micrófonos. En tiempos donde la rutina del noticiero se presentaba en papel, en el estudio estaba tan distendido que las hacía bolas de papel y se las arrojaba entre nota y nota a los técnicos de piso que no sabían si admirarlo por su talento o reírse con sus bromas. Fanático de Boca defendía al club con pasión de hincha. Aunque no fumaba andaba siempre con un cigarrillo en la mano con el que solía juguetear. En los viajes, lejos de la postura de estrella era un compañero más y solía ceder sus viáticos para los miembros del equipo.

Como cara de Telenoche aseguraba que “La conducción es el punto culminante de la labor periodística como puede serlo el director de una revista. Hay que coocer todo lo que se presenta y manejar los detalles, nada te puede tomar de sorpresa. Hay que darle entrada a los móviles, hacer las preguntas precisas al entrevistado, aunque uno está en el estudio, para conseguir la respuesta que se busca”.

Fuente: Infobae