A los 87 años y mal de salud, Yoko Ono cede la gestión de sus millonarios negocios a su hijo Sean

La artista lo nombró director de ocho empresas vinculadas con la familia y los Beatles.

ndjdf

La viuda de John Lennon, Yoko Ono, abandonó la dirección de algunas de las compañías y sociedades que fundó tras el asesinato del legendario integrante de los Beatles. Gran partes de negocios serán gestionados ahora por su hijo Sean, de 45 años.

La artista japonesa, de 87 años, ha sido hace décadas la cabeza visible de al menos ocho empresas ligadas a su trabajo como escultora o al legado de la emblemática banda de rock británica. Sin embargo, como han asegurado fuentes de su entorno al diario Daily Mirror, en estos momentos sus crecientes problemas físicos la obligan a pasar la mayor parte del tiempo en casa.

Yoko Ono ha estado administrando la fortuna de USD 800 millones de John desde su asesinato el 8 de diciembre de 1980. Ahora nombró a su hijo como director de ocho empresas vinculadas a la familia y The Beatles según The Mirror, incluida la multimedia Apple Corps.

Apple Corps había reportado activos por USD 36 millones el año pasado, y se cree que Sean también se hará cargo de Lensolo, administrando los derechos de auto del material discográfico que grabó su padre en solitario, y Subafilms, una compañía de películas musicales.

Yoko Ono en enero de 2019 (Shutterstock)

Yoko Ono en enero de 2019 (Shutterstock)

Yoko Ono no ha sido vista en público durante más de un año y ahora usa una silla de ruedas la mayor parte del tiempo en las raras ocasiones en que sale de su vivienda en Nueva York.

«Sigue supervisando el patrimonio de John, pero ha decidido que Sean sea nombrado como director para ayudarla cuando sea necesario”, dijo un portavoz de la artista al citado medio.

Sean Lennon, hijo de John Lennon y Yoko Ono. EFE/Hana Kalvachová/Archivo

Sean Lennon, hijo de John Lennon y Yoko Ono. EFE/Hana Kalvachová/Archivo

En lo que habría sido el cumpleaños número 80 de John el mes pasado, Sean hizo un documental de la BBC y un programa en Apple Music para conmemorar la ocasión. Yoko solo compartió una fotografía de ella con John y Sean.

En una de sus últimas apariciones públicas en 2017, Yoko Ono dijo: “He aprendido mucho de tener esta enfermedad”, sin revelar detalles de la enfermedad que la aqueja. En febrero de 2016, fue hospitalizada después de sufrir un derrame cerebral, pero luego ella lo negó y dijo que se trató de una fuerte gripe.

John también tenía un hijo, Julian, con su primera esposa Cynthia, pero la pareja tenía una relación tensa. El Beatle describió con frecuencia a su primer hijo como no planeado, diciendo que “vino de una botella de whisky”, mientras que Sean era un “niño planeado». Incluso dejó la música durante varios años después del nacimiento de Sean, pero en los primeros años de vida de Julian, él estuvo casi ausente.

El cantante creó un fideicomiso para que Julian recibiera £ 100.000 cuando cumpliera 21 años, pero tuvo que dividirlo en partes iguales con cualquiera de los otros hijos futuros de John.

Julian, que ahora tiene 57 años, fue excluido del testamento de John, siendo Yoko y Sean los principales beneficiarios de sus 200 millones de dólares reportados en el momento de su muerte.

En 1996, Julian demandó a la herencia de su padre y, tras una larga batalla judicial, llegó a un acuerdo con Yoko por 25 millones de dólares, aunque ha negado la cifra. Dice que la relación con Yoko ha mejorado en los últimos años y aparecieron juntos en una exposición, junto con Sean, en 2010.

Yoko Ono y John Lennon con Julian (Shutterstock)

Yoko Ono y John Lennon con Julian (Shutterstock)

Yoko Ono todavía vive en el mismo edificio Dakota de nueve habitaciones en Nueva York donde John fue asesinado de ocho tiros por Mark Chapman.

Chapman dijo que mató a Lennon porque buscaba la gloria y que merecía la pena de muerte por su “despiadado” acto. Dichas declaraciones las hizo el octubre pasado en respuesta a preguntas que le hizo una comisión de libertad bajo palabra, que le negó la libertad condicional por 11ª vez. Como en audiencias pasadas, el preso ahora de 65 años expresó remordimiento por matar a tiros al ex Beatle. Está cumpliendo su en el Centro Penitenciario de Wende, al este de Buffalo. Cada año que pide su libertad condicional se lo niegan.

“Merezco cero, nada. En aquel entonces merecía la pena de muerte. Cuando planeas intencionalmente asesinar a alguien y sabes que está mal y lo haces por ti, eso es una pena de muerte ahí mismo, en mi opinión”, declaró.

infobae-image

Al negarle la libertad bajo palabra, la comisión dijo que Chapman cometió un “acto vil” y que su declaración de que la “infamia te da gloria” era perturbadora.

Chapman volverá a ser elegible para la libertad condicional en agosto de 2022.

Fuente: Infobae