Al Pacino es un cazador de nazis en el impactante trailer de Hunters, su nueva serie

MIRÁ EL TRÁILER. Luego de mucha expectativa, finalmente Amazon estrenó un nuevo trailer de Hunters, su nueva serie. La esperada ficción no solo cuenta con el atractivo de tener a Al Pacino como figura central, sino que también se encuentra el director Jordan Peele (responsable de ¡Huye! y Nosotros) como principal productor. La primera temporada de Hunters tendrá diez episodios, y se estrenará el próximo 21 de febrero.

3164369w1033

Luego de un primer avance que sirvió para alimentar el entusiasmo, la llegada de un trailer más extenso permite acercarse más en detalle al nudo de la historia.

El trailer presenta a Jonah Heidelbaum (Logan Lerman), un joven que se encuentra en el funeral de su abuela. Allí se presenta ante él Meyer Offferman ( Al Pacino), un misterioso hombre que saluda al joven y le cuenta que conoció a la difunta porque estuvo en el mismo campo que ella. Pronto se descubre que la mujer no murió de causas naturales, sino que fue víctima de un asesino, y por ese motivo, el muchacho poco a poco comienza a involucrarse con el grupo de expertos que comanda Offerman.

De esa manera Jonah descubre a unos hábiles cazadores de nazis, un equipo que opera de manera clandestina en Nueva York y cuyo principal objetivo es evitar nuevos planes de dominación mundial por parte de nazis que aún conspiran desde las sombras. Para llevar a cabo su misión, el equipo cuenta con especialistas de todo tipo y no dudan en recurrir a la violencia cuando la situación lo amerita.

La historia de Hunters transcurre en 1977, y el guionista que la creó es David Weil, un profesional que a pesar de no contar con un currículum demasiado extenso elaboró esta idea que pronto llamó la atención de Peele. El realizador, a través de su productora Monkey Paw, puso en marcha el proyecto para el que contó no solo con el mencionado Pacino, sino con otros populares nombres del cine y la televisión como Josh Radnor, Dylan Baker, Kate Mulvany y Jerrika Hinton.

Fuente: La Nación