Alta demanda laboral: por qué no se consiguen suficientes postulantes para un puesto clave en educación

La falta de docentes en el nivel secundario es un problema que se da en todo el país y, según los expertos, tiene tres causas puntuales; cuáles son las materias que más cuesta cubrir

jhvjh

Según los últimos datos disponibles del Ministerio de Educación de la Nación, en la Argentina hay 583.437 cargos docentes —entre el nivel primario y el nivel secundario—, un número que viene creciendo desde 2011. Sin embargo, esos cargos hoy enfrentan dificultades para ser cubiertos.

“En muchos distritos de la provincia de Buenos Aires y del resto del país es muy difícil cubrir cargos de matemática, física, química, informática e inglés. Es decir, en general, se complica conseguir docentes de ciencias exactas”, dijo Martín Zurita, representante de la Asociación de Institutos de Enseñanza Privada de la Provincia de Buenos Aires (Aiepba).

¿Las razones? Sueldos “poco competitivos”, una oferta de formación docente que no se corresponde con la demanda del sistema educativo y la pérdida de interés por la carrera docente por parte de los jóvenes.

La crisis educativa por falta de docentes no pareciera ser exclusivamente argentina, sino que otros países del mundo también alertaron sobre la necesidad de cubrir puestos en sus sistemas educativos. En Estados Unidos, por ejemplo, los programas de preparación de maestros informaron una reducción en el número de inscripciones durante al menos la última década.

“En lo que respecta a la informática, por ejemplo, lo que sucede es que muchos profesionales están trabajando para el exterior, donde los sueldos son muy altos y, por lo tanto, el sueldo que puede pagar una escuela no los atrae y eso dificulta conseguir profesores para esas áreas. En inglés ocurre algo similar: trabajar en una empresa es más redituable para los profesores. Por otro lado, hay mucha burocracia y rigidez con respecto a las titulaciones que se piden en los colegios para cubrir cargos, con lo cual está siendo sumamente difícil conseguir profesores de muchas materias”, explicó Zurita, quien dijo que se trata de un tema muy serio del que vienen alertando a las autoridades desde hace tiempo.

Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), también confirma que faltan docentes de nivel secundario, especialmente de las ciencias duras como matemática, física y química, pero no pudo precisar en qué lugares del país se registran estas carencias porque no existe un mapa que ilustre la situación.

De acuerdo a los especialistas, la dificultad para conseguir docentes se concentra en el nivel secundario
De acuerdo a los especialistas, la dificultad para conseguir docentes se concentra en el nivel secundarioRicardo Pristupluk

En esa misma línea, Mónica Marquina, doctora en educación e investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), coincidió: “Depende de cada provincia, pero principalmente están faltando docentes en las áreas de ciencias exactas e inglés en el nivel secundario. Eso hace que estén a cargo de esas materias estudiantes sin titulación que todavía están en el profesorado. Esto se debe a que no hay una planificación en la formación de docentes en relación con las necesidades locales”.

Desde el Ministerio de Educación de la ciudad de Buenos Aires reconocieron que “hay algunas asignaturas donde la oferta de docentes es más limitada, como son las lenguas extranjeras y las ciencias exactas. En estos casos particulares, desde el Ministerio se establecen distintas estrategias para lograr esa cobertura, como por ejemplo habilitar a estudiantes con el 70% de sus profesorados aprobados”. Y agregaron que la falta de esos docentes se da tanto en gestión estatal como en gestión privada.

Por su parte, fuentes del Ministerio de Educación bonaerense, dijeron que en algunos distritos de la provincia de Buenos Aires se registran dificultades para cubrir ciertas materias.

Con el objetivo de dar cumplimiento a la continuidad pedagógica, explicaron, la Dirección Provincial de Educación Secundaria habilitó a través de la Disposición N°109/22 “Difícil Cobertura en el Nivel Secundario” una convocatoria para aspirantes interesados en cubrir los cargos y/o módulos puntuales que se requieran cubrir en los servicios educativos.

Desde el Ministerio de Educación nacional, dijeron a LA NACION que la cantidad de cargos docentes desocupados son datos que dependen de las jurisdicciones y no quisieron agregar comentarios al respecto.

Institutos de formación docente, una pieza clave

De acuerdo a las cifras publicadas por el Instituto Nacional de Formación Docente (INFoD), un organismo dependiente del ministerio de Educación creado en 2007 para diseñar y mejorar políticas de formación docente, existen 1546 institutos de formación docente en todo el país. Sin embargo, Tiramonti asegura que el cálculo racional sería que hubieran unos 200.

Tenemos una proliferación de institutos con pocos alumnos y tasas de titulación muy bajas. Es decir, hay muchos institutos que rápidamente pierden a los ya pocos alumnos tienen desde el principio. Hay cátedras con cinco alumnos, y eso no solo es una irracionalidad en cuanto a la distribución de los recursos sino que además con cinco alumnos no se puede aprender. Es necesario que haya una masa de estudiantes que puedan discutir e intercambiar”, dijo la especialista.

Para ella, uno de los problemas de fondo es que en general la creación de los institutos de formación docente no está relacionada con las necesidades del sistema educativo sino con el interés de las autoridades de brindar una oferta local de formación y retener con eso a los chicos en sus jurisdicciones. Además, señaló, puede entrar en juego un interés político ya que los gobernantes han visto que los institutos y las universidades se vuelven posibles espacios donde financiar seguidores.

“De esta manera, los institutos de formación docente atraviesan algo similar a lo que ocurre en el nivel secundario: los estudiantes entran, no tienen buena perspectiva a futuro y pierden el interés”, explicó.

Zurita recordó que hace aproximadamente 15 años cambió la normativa de los profesorados y entonces comenzó parte del problema. “Antes, la carrera para un maestro de jardín o de primaria era de dos años. Después lo cambiaron a tres y luego a cuatro. Pensaron que con más años de profesorado se iba a mejorar la calidad educativa de los centros de formación, pero esto no pasó. Lo único que provocó fue desalentar a mucha gente. Ahí empezó el declive y los problemas para conseguir maestros de grado”, dijo.

Y, además, señaló: “Hay una falta de planificación en la cantidad de escuelas, institutos de formación docente y universidades. Por ejemplo, en ciencias sociales, sobre todo en historia, hay una oferta grandísima de profesorados y egresados, pero pocos de las materias que se necesitan”.

El Instituto de Formación Docente de la localidad de General Güemes, en Formosa, es uno de los más de 1500 que hay en la Argentina
El Instituto de Formación Docente de la localidad de General Güemes, en Formosa, es uno de los más de 1500 que hay en la ArgentinaGoogle Street View

Según los especialistas, evaluar a los docentes es una de las acciones necesarias y fundamentales para mejorar la calidad educativa del país. “La ley establece que los cerca de 1500 institutos de formación docentes deben ser evaluados y acreditados, pero eso no se cumple y de esa forma no hay manera de saber cómo funcionan y qué tipo de graduados están generando. Esto es un problema para poder evaluar las necesidades del sistema educativo en general”, dijo Marquina.

“Hoy lo que sucede es que, por medio de internet, estamos en un mundo donde el acceso al conocimiento está abierto a todos sin la mediación de los docentes, por lo que los maestros ya no parecen sabios sino personas que muchas veces se equivocan. Hoy todo el sistema educativo está en discusión, no solo porque en nuestro país está decadente, sino porque la cultura digital lo pone mucho en discusión”, finalizó Tiramonti.

Fuente: Josefina Gil Moreira, La Nación