Botero y Frida Kahlo estrellas de las subastas de arte latino en New York

Se recaudaron casi u$s 50 millones en diferentes ventas de artistas nacidos al sur de los Estados Unidos, entre los que se encuentran también la argentina Marta Minujin

kjib

Christie’s realizó, como hace 35 años, la subasta con el nombre de Arte Latinoamericano y vendió 26 millones.

Un retrato grande de Frida Kahlo logró buenos 5,8 millones de dólares. La dama en blanco parecía una niñera, pero estudios de último momento dicen que puede ser una amiga rusa de la artista que lo pintó cuando tenía 22 años en 1929. Es su segundo mejor precio en la historia. También se vendieron unas flores de 64 cm de diámetro que había realizado la artista en 1941, fueron compradas por la actriz Paulette Goddard y luego revendidas hace 40 años en pocos dólares, ahora se pagaron 3,1 millones por ellas.

De Fernando Botero (87) se ofrecieron 6 bronces y solo uno quedo sin ofertas. Fueron valores entre 1,9 millones y 275 mil dólares por una lindísima «Paloma» del colombiano, y con un promedio de 800 mil dólares se vendieron las esculturas, también otras tantas pinturas en 4 millones de dólares. Solo el genial Botero representa 1/3 de estas ventas. Se vendió en 2 millones una de sus mejores pinturas, en mi opinión, titulada «Tablao Flamenco» y fue tapa del catálogo de una de sus mejores muestras en Marlborough galleries de Nueva York en 1984, donde recuerdo estaba cotizada en 250 mil dólares. En estos 35 años tuvo 6 diferentes dueños, su tamaño es de 2×2 mts y se vendió en su estimación más baja, dudo que aparezca otra obra de esta importancia en corto tiempo.

Buenos precios para Diego Rivera y Rufino Tamayo y malas ventas de arte cinético de los venezolanos Jesús Soto y Carlos Cruz-Diez. Tampoco fueron buenos los precios del arte religioso colonial que había repuntado en el mes de mayo. Ahora volvió a lo normal que es muy bajo de valor.

Sotheby’s ya no separa estas obras de sus remates más importantes. Un Torres García se vendió en su remate principal en 2 millones y las demás obras las vendieron en el remate de la mañana de arte moderno con algunos muy buenos precios para 4 pinturas de Botero y dos bronces, uno de ellos vendido en 2 millones de dólares.

Por un Tamayo, que aspiraba a 4 millones, ante la falta de interés lo retiraron de la venta y tratarán de venderlo privadamente. Por una obra abstracta de Siqueiros se pagaron buenísimos 425 mil dólares y por unas típicas «Sandías» de Tamayo 884 mil dólares.

El mexicano Francisco Toledo falleció este año y una de sus pinturas superó el millón; del cubano Wifredo Lam se lograron 1,58 millones por una obra realizada en París en 1949, y por otra de 10 años pagaron 860 mil.

Christie’s también realizó un remate on-line donde generalmente las obras se venden en la base. De Marta Minujín se ofrecía el capó de un Porsche que había intervenido con colores y luces de neón hace unos 5 años y tenía una base de 8 mil dólares. Se vendió en 87.500 dólares, siendo la gran sorpresa de estas ventas. Minujin sin duda es una de las artistas más originales y creativas que tiene hoy el arte contemporáneo.

Fuente: El Cronista