Cultura campestre, personajes célebres y pulperías: 5 pueblos bonaerenses para una escapada

Propuestas ideales para un fin de semana entre lugares con historia y sabores locales.

xcv

En las extensas tierras fértiles de la provincia de Buenos Aires, pueblos alejados del caos y traqueteo de la ciudad, conservan su tradicional estilo de vida campestre.

Sus historias de inmigrantesmuseos, capillas y el recuerdo de personas de la cultura que transitaron esas calles, invitan a los visitantes a ser parte de un viaje a la tranquilidad, al ambiente rural y al pasado mientras disfrutan de la gastronomía local.

Aquí cinco recomendaciones para pasar un fin de semana.

1. Pardo

El escritor Adolfo Bioy Casares vivió parte de su vida en esta localidad bonaerense y su amigo Jorge Luis Borges solía visitarlo. Según el escritor de La invención de Morel, este es el mejor lugar del mundo, y le hace honor en diferentes textos.

Pardo, provincia de Buenos Aires. Foto: prensa.

Pardo, provincia de Buenos Aires. Foto: prensa.

El pueblo es parte del partido de Las Flores y cuenta con menos de 200 habitantes.

Además de recordar a su ciudadano más destacado con diferentes historias, tiene una propuesta turística enfocada en desarrollar un modelo comprometido con el entorno que despierte conciencia social, ecológica y cultural. El proyecto se llama Yamay y queda a dos kilómetros del casco urbano por el acceso principal.

Las actividades que se plantean son diversas y se dividen por rubros. Por un lado el educativo, en el que se realizan voluntariados sobre permacultura, construcción natural, energías renovables, reciclado de residuos, huerta orgánica, jardinería, lombricultura, forestación, esquila, entre otras cosas. En la sección espiritual, se puede optar por practicar Yoga, Tai Chi, Qi Gong, meditación. Además, los turistas pueden realizar cabalgatas, astroturismo, observación de aves. Cuenta con sector de alojamiento en cabañas, carpas y espacio para motorhomes. Es necesario avisar antes de visitar el lugar.

Para conocer un poco más sobre la vida de Bioy Casares, se aconseja caminar por el pueblo con calles sin asfaltar y una tranquilidad imperiosa. Hay un bar y hotel que él mismo solía administrar.

La antigua estación del ferrocarril se convirtió en museo en memoria de Adolfito, pero hoy permanece cerrado. Exhibía fotografías antiguas, libros del autor y registros históricos que muestran que en 1940, se casó con Silvina Ocampo en Las Flores. Además, tenía una sala dedicada a la vida ferroviaria donde se exponían máquinas antiguas, teléfonos viejos, señales de ferrocarril de época, y objetos de campo, entre otras cosas.

Pardo, provincia de Buenos Aires. Foto: Turismo Pardo/Las Flores.

Pardo, provincia de Buenos Aires. Foto: Turismo Pardo/Las Flores.

Todavía se encuentra en funcionamiento la estancia de la familia de Bioy llamada Rincón Viejo. El autor escribió en ese establecimiento La invención de Morel. Otro de los atractivos del pueblo, es la capilla abandonada, que sirvió como set de diferentes proyectos audiovisuales.

Cómo llegar: está a 228 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires. Tomar RN 3.

Más información: https://yamay.com.ar; buenosaires.tur.ar

-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-

2. Mechongué

A principios del siglo XX, un estanciero decidió utilizar el apodo de su hija para denominar a la primera estación ferroviaria local. Así es como Martín de Álzaga Pérez fundó Mechongué el 12 de mayo de 1911.

Este pueblo rural ubicado a poco más de 40 kilómetros de la ciudad costera de Miramar, se caracteriza por la amabilidad de sus habitantes. Por eso, es conocido como Pago Lindo y se coronó como Capital Nacional de la Amistad.

El gran imperdible de este lugar es la Gruta y Capilla Nuestra Señora de Lourdes que fue inaugurada en 1993. Posee detalles de terminación como el sagrario, cuyas rayeras del altar fueron hechas por el orfebre Juan Marra. Alumnos de «talleres protegidos» ayudaron en la elaboración de los bancos y trabajos de herrería. El Cristo del altar mayor es una escultura alemana del siglo XIX. La gruta se encuentra cerca al templo y es un espacio dedicado a la oración. A su alrededor están el Centro Cultural y la Delegación Municipal.

Capilla de Nuestra Señora de Lourdes en Mechongué, provincia de Buenos Aires. Foto: Turismo Mechongué

Capilla de Nuestra Señora de Lourdes en Mechongué, provincia de Buenos Aires. Foto: Turismo Mechongué

Los murales de la ciudad se convirtieron en grandes atracciones para los visitantes. Las iniciadoras del muralismo en Mechongué fueron Amanda Britos y Graciela Fernández. La artista plástica local Emilia Marcón y Alejandro Antón dejaron su marca en las paredes. Otras manifestaciones artísticas reproducen obras conocidas de Molina Campos.

Las antiguas tradiciones siguen presentes en el Almacén de Spadari que comenzó con venta de vitrolas, discos y bombones convirtiéndose paso a paso en un típico almacén de ramos generales donde se podía encontrar desde azúcar y sogas hasta anteojeras para los caballos. Hoy conocido como el Viejo almacén conserva dos viejos surtidores en su acceso, y es atendido por los herederos que continúan con el comercio familiar.

Esta localidad fue testigo del nacimiento del famoso músico Tito Ramos. El cantautor murió en 1997, pero su voz en temas como Un corralito de estrellas y en Milonga para don Pedro sigue sonando. En la plaza Independencia se puede conocer su monumento como así también pasar por su tumba en el cementerio.

Otra opción es visitar el museo y biblioteca municipal que posee piezas históricas del ferrocarril y del pueblo, piezas arqueológicas de la zona y un archivo fotográfico de los primeros pobladores. Abre jueves y viernes. Por la mañana de 8.30 a 11.30 y por la tarde de 14 a 16. Sábados y domingos de 14 a 18.30.

El clásico cartel en Mechongué, provincia de Buenos Aires. Foto: Turismo Mechongué

El clásico cartel en Mechongué, provincia de Buenos Aires. Foto: Turismo Mechongué

En Mechongué se realiza la Fiesta Regional de los Camioneros y el Agricultor durante la segunda quincena de febrero de cada año que organiza el Club Social y Deportivo Mechongué. El evento dura cuatro días y brinda exposición y desfile de camiones y maquinarias agrícolas, almuerzo popular, espectáculos musicales, baile y elección de la reina. Este año, por la pandemia no pudo llevarse a cabo.

Cómo llegar: está a 481 kilómetros de Buenos Aires. Tomar RP 2 hasta la ciudad de Mar del Plata y de ahí se toma por RP N° 88 hasta el acceso al pueblo por camino secundario (aproximadamente unos 15 km).

Más información: buenosaires.tur.ar

-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-

3. Villa Lía

Su origen se remonta al siglo XX cuando Doña Lía donó parte de las tierras de su estancia para la creación del pueblo. Está dentro del partido de San Antonio de Areco, cuenta con alrededor de 1.200 habitantes y conserva el estilo de vida de los inmigrantes que lo fundaron.

Su encanto supo atraer a diversos productores. En el centro del pueblo se filmaron escenas de la novela Más allá del horizonte, emitida por Canal 9 y protagonizada por Grecia Colmenares y Osvaldo Laport. La plaza y capilla del pueblo sirvieron como set de filmación para el primer capítulo de la segunda temporada de La extraña dama. La telenovela fue emitida en 1989 por Canal 9 con actores como Luisa Kuliok y Jorge Martínez. Soy Gina que fue parte de la programación de Canal 13 entre 1922 y 1923 también tuvo a Villa Lía como escenografía. Todo el pueblo actuó esa vez, ya que se rodó una kermesse y un casamiento.

La parada obligada para los visitantes es Casa Bellavista. Es un antiguo casco colonial considerado como Lugar Significativo en el partido. Fue el escenario donde se rodó la película Imaginando Argentina. Los intérpretes principales fueron Antonio Banderas y Emma Thompson. Actualmente está preparada para brindar alojamiento.

Casa Bellavista, en Villa Lía, partido de San Antonio de Areco. Foto: Turismo Villa Lía

Casa Bellavista, en Villa Lía, partido de San Antonio de Areco. Foto: Turismo Villa Lía

La Capilla San José con su espadaña, interiores e imágenes la convierten en uno de los templos más lindos de la región. Fue mandada a construir por don Mariano Uztariz, un importante productor de cereales de la zona, en 1929 en memoria de su hijo fallecido. El recorrido continúa por los almacenes de ramos generales (el de “Pascual” o el de “Caunedo”). Ambos conservan el estilo antiguo y se puede desde tomar algo hasta comprar cualquier producto necesario para el hogar.

El museo Los Rostros de la Pampa, ofrece visitas guiadas con reserva previa (https://www.crlasegunda.com.ar/contacto/). Está ubicado en una casa que tiene 100 años. Se puede ver el hogar del inmigrante y su familia, los oficios y las ocupaciones de los habitantes del pueblo. Hay documentos y cientos de objetos. Los más antiguos tienen más de un siglo.

A pocos kilómetros del pueblo se encuentra el puente Castex que cruza el río Areco en el campo. Este lugar sirvió como set de filmación para producciones cinematográficas y telenovelas. La caída del sol es una postal memorable.

Una esquina de Villa Lía, San Antonio de Areco que mantiene su fachada antigua. Foto: Turismo Villa Lía

Una esquina de Villa Lía, San Antonio de Areco que mantiene su fachada antigua. Foto: Turismo Villa Lía

Para los que buscan meterse de lleno en la cultura campestre el campo recreativo La Segunda, ofrece varias actividades en sus 10 hectáreas que incluyen paseos a caballos y en bicicleta. En el lugar se exponen más de 30 máquinas antiguas, que marcan la evolución del trabajo agrícola. También cuenta con servicio de hospedaje.

Para terminar la escapada y poder comprar souvenirs, se recomienda pasar por Falufe, un establecimiento artesanal especializado en salames, bondiolas, jamón crudo, pancetas, longanizas, cortes de cerdo fresco, quesos regionales y vinos caseros.

Cómo llegar: está a 132 kilómetros de Buenos Aires. Se accede por RN Nº 9 y luego RN Nº 8; hasta la localidad de San Antonio de Areco, y desde allí por RP Nº 41, a 18 km.

Más información: www.sanantoniodeareco.com/villa-lia; www.crlasegunda.com.ar; buenosaires.tur.ar

-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-

4. Cazón

Su nombre se lo debe a Don Joaquín Cazón que fue quién donó las tierras que ocupa actualmente la Estación del Ferrocarril, en el partido de Saladillo. Es conocido como el pueblo del millón de árboles, gracias a que tiene el vivero municipal más importante del país con una extensión de 214 hectáreas.

Vivero municipal de Cazón. Foto: Daniel Carnevalli.

Vivero municipal de Cazón. Foto: Daniel Carnevalli.

Dentro de la densa arboleda, funciona un área protegida para el avistaje de aves, una escuela agropecuaria y un jardín de infantes. Cuenta con un sector llamado Base de Campamento que tiene 20 camas, vestuarios, baños con duchas, parrilla, cocina y demás comodidades. También instalaciones para el cuidado y albergue de caballos con un circuito para la competencia del Endurance.

Se puede realizar una visita a varios sectores de vivero. Los principales atractivos son la gran producción de plantas, los Alcornoques -que no son una especie típica de la zona- y un laberinto forestal ubicado en la entrada del parque. 

El recorrido por el pueblo incluye la plaza principal, la estación del ferrocarril, la Capilla Nuestra Señora del Rosario y los antiguos hornos de carbón, que funcionaron entre el año 1975 hasta 1985, con una capacidad de 40.000 kilogramos por horno. Estuvieron activos gracias a la producción de leña de la zona. Hoy quedan cuatro de los siete hornos que se utilizaban.

En 2012 comenzó a hacerse la Expo Vivero. Un evento que convoca entre 20 y 25 mil personas de toda la región y es el más importante de esta localidad. Se realiza en octubre en un predio con más de tres hectáreas cubiertas con plantas, patios gastronómicos y artesanos. La entrada es libre y gratuita. Por la pandemia, la edición pasada no se pudo llevar a cabo.

La Expo Vivero en Cazón convoca entre 20 y 25 mil personas de la región. Foto: Daniel Carnevalli.

La Expo Vivero en Cazón convoca entre 20 y 25 mil personas de la región. Foto: Daniel Carnevalli.

Otra fiesta, un poco más pequeña, es la Expo Cactus, que se realiza en el mes de marzo y está dedicada exclusivamente a esa variedad de plantas. 

A 14 kilómetros de Cazón se encuentra la laguna del Indio Muerto, formada por tres espejos de agua con un total de 2.500 hectáreas y 1.800 metros de borde de pesca con sombra. Se pueden encontrar bagres, dientudos, lisas, moncholos, carpas y pejerreyes. Además, se pueden alquilar botes, hay venta de carnadas, proveeduría, cantina, y juegos infantiles. 

Cómo llegar: está a 178 kilómetros de Buenos Aires sobre RN 205.

Más información: buenosaires.tur.ar 

-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-

5. La Paz y La Paz Chica

Se tratan de dos parajes que pertenecen al partido de Roque Pérez y están a siete kilómetros de distancia. Los viejos bodegones, almacenes y pulperías, mantienen el encanto antiguo y abren sus puertas para brindar una típica gastronomía criolla.

La Noche de los Almacenes es el evento más popular del lugar. Los locales de la zona ofrecen platos caseros, espectáculos musicales, peñas y bailes. Si bien la edición de este año ya finalizó, el 4 de abril se hará el gran cierre con shows en vivo, una feria y proyección de cortometrajes.

Paraje La Paz, ubicado en la provincia de Buenos Aires. Foto: Turismo Roque Pérez

Paraje La Paz, ubicado en la provincia de Buenos Aires. Foto: Turismo Roque Pérez

En el centro de La Paz Chica se encuentra el único cine rural en funcionamiento de la provincia de Buenos Aires llamado Cine Club Colón donde se pueden ver diferentes proyecciones. Abre los sábados, domingos y feriados, de 10 a 12 y de 15 a 18. La cantina de este espacio y las películas lo convirtieron en un sitio emblemático de socialización de la cultura en Roque Pérez.

Los fines de semana, emprendedoras realizan el proyecto comunitario llamado Meriendas de la Paz Chica en el que ofrecen a los visitantes pan casero, tartas y tortas, dulces, regionales e infusiones.

La pulpería La Paz y su contiguo Almacén de Ramos Generales es uno de los locales más populares. Cuenta con una sala museo donde se puede encontrar el archivo del espacio comercial más grande de la región hasta principio de siglo XX, artículos de lujo de la época, cartas y diversas curiosidades. Otro de los almacenes de campo característicos de estos parajes es conocido como La Unión.

Cine club Colón de La Paz Chica. Foto: Turismo Roque Pérez

Cine club Colón de La Paz Chica. Foto: Turismo Roque Pérez

Para una experiencia sofisticada en medio del clima campestre, hay que pasar por Regio. Un moderno restaurante donde se sirven platos a la carta, tapas y se realizan shows. Está ubicado en una antigua estafeta postal.

El Almacén San Francisco es otro de los locales gastronómicos. Su construcción de adobe, el mobiliario original y una gran colección de latas, sifones y aceites en botellón de vidrio sitúan a los comensales en la época dorada del Paraje La Paz Chica. En el “SanFra” suenan ritmos folclóricos y se come abundante comida casera. El Locro del 25 de Mayo y las empanadas de Alicia son dos de las propuestas más convocantes.

Cómo llegar: ​se encuentra a 136 kilómetros de Buenos Aires. Por Autopista Ezeiza – Cañuelas, hasta la ciudad de Cañuelas. Desde allí tomar RN 205, pasando por Lobos y Roque Pérez hasta la altura del Km 135,5. se dobla a la derecha por el camino real, el cual une los parajes La Paz – La Paz Chica.

Fuente: Clarín