Daniel Aráoz: el actor que asumió el difícil desafío de interpretar al mayor violador serial de la Argentina

El protagonista de La noche más larga, en la que encarna a Marcelo Sajen, quien atacó a más de 93 mujeres entre 1985 y 2004, define al filme como una crónica policial con valor histórico, que visibiliza un tema prioritario. Qué le dijo su hija, Lola.

df

La película es una paliza que ni Los 400 golpes de Truffaut. Se llama La noche más larga y trata sobre un violador real y serial que tuvo a maltraer a los cordobeses por casi 20 años. El Robledo Puch de los sátiros. Es probable que el filme de Moroco Colman entre en la historia por varias cuestiones; por ahora, una es indudable: se trata del primer estreno nacional –cinco salas de Córdoba la pusieron en cartel- en la vuelta de los cines durante la pandemia.

Cuenta la historia de Marcelo Sajen, quien atacó a más de 93 mujeres que se animaron a denunciarlo –se cree que fueron más del doble- en la ciudad de Córdoba entre 1985 y 2004. Las víctimas, todas jóvenes estudiantes que raptaba en la calle y obligaba a que lo abrazaran como si fueran una pareja. Así empezaba el calvario.

Protagonizada por Daniel Aráoz, el guión está basado en La marca de la Bestia, un libro de 2006 escrito por los periodistas Claudio Glazer y Dante Leguizamón.

Altas dosis de impunidad, la hipocresía del estado cordobés, el miedo y la lucha de un grupo de mujeres que, una década antes del Ni una menos, encabezaron los reclamos en un contexto de desamparo total. Estos son los temas que atraviesan lo ominoso de una historia que dura poco más de una hora y ya es demasiado. “Ay, esto es un infierno…”, dijo una mujer que se levantó a los 20 minutos de haber comenzado la función.

Daniel Aráoz admite que la película es muy dura, y cuenta que su hija lo impulsó a aceptar el papel, porque se trataba de un "desafío necesario".

Daniel Aráoz admite que la película es muy dura, y cuenta que su hija lo impulsó a aceptar el papel, porque se trataba de un «desafío necesario».

“Es muy, muy dura”, reconoce de movida el cordobés Aráoz, en diálogo con este diario. “Recuerdo perfectamente el caso. Puso en vilo a toda una ciudad. Pensá que el tipo estuvo violando desde el ’85 a 2004. ¡Una barbaridad!

-¿Cómo fue posible eso?

-¿Cómo fue posible? No hay que obviar un tema: el Patriarcado. Fijate que no existen estadísticas de violaciones. Sabemos de femicidios, sabemos de robos, pero violaciones no. Falta mucho trabajo y la película viene a poner en discusión eso. Cuando yo le conté a mi familia el proyecto que estaba por encarar con cuerpos desnudos y un personaje monstruoso, mi hija Lola, de 16 años, me dijo que estaba bien, que lo hiciera, que era un desafío necesario.

-Mariano Cohn y Gastón Duprat descubrieron tu máscara siniestra con El hombre de al lado. Acá es como que si llevaras ese gesto al extremo…

-Son dos cosas totalmente diferentes. Lo de El hombre de lado fue un trabajo que elaboramos juntos desde el guión. Yo me involucré muchísimo en esa película y me alegro de que le haya ido tan bien. Se pasa hasta en los museos y gané muchos premios. Pero La noche más larga es un punto de inflexión. Mientras una película era literatura, ésta es una crónica policial con un valor histórico que lleva a poner sobre la mesa una discusión importante.

-¿Vos estudiaste teatro, cine?

-Mi mamá, Elba María Rosario Aráoz, fue una actriz de pueblo y profesora de música. Tocaba el piano y yo heredé el oficio de ella y después no sé quién en Wikipedia puso que yo no había estudiado nada. Mi camino fue independiente. Trabajé con maestros de Córdoba, pero es verdad: empecé arriba del escenario, no soy un académico, aunque tengo mi propio estilo para trabajar.

"La noche más larga" es el primer estreno nacional en tiempo de pandemia.

«La noche más larga» es el primer estreno nacional en tiempo de pandemia.

-¿Te gusta hacer de villano?

-A mí me dicen “los villanos son divertidos” y la verdad que no me parece nada divertido hacer de este tipo horrible. Fue un laburo durísimo y además el director buscó el verosímil eligiendo hasta las locaciones reales, filmando horas y horas de noche…

-Dijiste que tenés tu propio estilo para trabajar.

-Sé que hay muchos cómicos que no pueden hacer el trabajo que uno hace. Sos o no sos actor. Yo, por lo general, hago devoluciones de los guiones. Mi oficio es actuary eso tiene distintas caras. Trabajo drama, trabajo comedia. Para lograrlo hay que tener el alma y el cuerpo limpios. La palabra “estilo” es medio fuerte. Yo uso la energía de los personajes. Para eso laburo cerca del director y, en este caso puntual, él me facilitó mucha data porque se había comunicado con víctimas verdaderas que le contaron exactamente lo que habían vivido.

-¿Por qué creés que el sometimiento, el dolor y la humillación son una fantasía recurrente en el universo de los sitios de consumo pornográfico?

-En la pornografía hay cierto consentimiento supongo. Esta película encarna la violencia más extrema y cruel. Fue tan fuerte el caso que a mí me sorprende que los medios de este país no sepan nada al respecto. Hablamos del mayor violador serial de la Argentina. Escuchá: me encontré con un amigo cordobés en el Festival Oldenburg, Alemania, donde se estrenó la película, y me contó que conocía a una mujer que había sido violada por este tipo y no se había animado a hacer la denuncia. ¡En Alemania me enteré!

Camila Murias es una de las actrices que conforman el elenco de "La noche más larga", además de Romina Arietti y Vanina Bonelli, entre otras. .

Camila Murias es una de las actrices que conforman el elenco de «La noche más larga», además de Romina Arietti y Vanina Bonelli, entre otras. .

-¿Será una condición biológica o psicológica la que los hace reincidir?

-No puedo opinar al respecto, no soy un estudioso del tema. Este personaje en particular era un cazador. Nadie lo podía mirar y mantenía a toda una ciudad en estado de pánico. La filmación fue tremenda: terminábamos una escena cualquiera y nos quedábamos sentados en silencio absoluto.

-Leí que los violadores no son enfermos, de modo que no hay tratamiento ni medicación para curarlos. ¿Estás de acuerdo con métodos como la castración química que se utiliza en Estados Unidos?

-Es un tema para la Justicia. Siempre hablamos de los Estados Unidos. Qué sé yo qué hacen en los Estados Unidos. No estoy al tanto, no me importa, ¿pero nosotros qué hacemos para evitarlo? No avanzamos en ese sentido. Esa mentalidad sigue estando, por eso nos enteramos a diario de abusos y violaciones.

-Ganar el “Premio Seymour Cassel” por tu interpretación es como haber entrado en la vida de John Cassavetes. Debe ser más lindo que llevarse el Oscar…

-¡Sí, exacto! Cassel era de los actores preferidos de Cassavetes. Y que encima me entregue el premio Deborah Kara Unger, la actriz de Crash, de David Cronenberg, fue lo más. El Festival de Oldemburg es el equivalente europeo al Festival de Cine de Sundance. Además estuve hospedado en la suite de hotel donde paraba Cassel. En la pared había una foto suya.

-¿Te sentís valorado?

-Me siento aliviado porque hago bien mi trabajo y doy lo mejor que tengo. De hecho me van a hacer un homenaje de la Legislatura y el Concejo Deliberante de Córdoba. Me pone muy contento.

Fuente: Clarín