Dou, Kenai, Ndeah: cómo hablan los adolescentes y cómo entenderlos

De la A a la Z, los chicos imponen nuevas palabras o nuevas formas de hablar. La hiperconexión, exacerbada por la virtualidad del último año de pandemia, fue una incubadora de neologismos.

image
ASDADAD

Hoy, los chicos no gustan de alguien, sino que tienen un crush; las cosas no están buenas, sino buenardas; y F significa dar el pésame en sentido irónico. La hiperconexión en la que vivimos inmersos, exacerbada al máximo por la virtualidad forzada por casi un año desde el inicio de la pandemia del Covid, es una incubadora de neologismos. 

En el vocabulario centennial millenial hay ironía, nuevos sufijos, gran cantidad de expresiones tomadas del inglés y otras que son más visuales que verbales. Por otro lado, no faltan las instaladas por los referentes de la cultura juvenil: los videojuegos y los influencers.

Hablamos con jóvenes y adolescentes, recorrimos las redes y los vocablos más buscados en Google en nuestro país, para averiguar qué expresiones se están usando entre la juventud, qué significan y cómo se usan.

Estos son algunos de los términos que tu pandemial más cercano probablemente esté utilizando:

1. Crush

La palabra proviene del inglés y, en su idioma original, hace referencia a un enamoramiento repentino, un típico “flechazo”. En Argentina, más específicamente, los jóvenes usan el término crush para referirse a alguien que les gusta y, especialmente, para hablar de su amor platónico, inalcanzable.

2. UWU

Al modo de los viejos, UwU tiene más de pictograma, o de emoji, que de vocablo. Mientras que las “U” representan dos párpados cerrados, la “w” sería una boca que expresa una sonrisa dulce. Lo que comunica, en general, es una expresión de ternura, dulzura o alegría. Se ubica en la misma línea que otros símbolos como T_T (llanto), O_O (sorpresa) o 7w7 (gesto sugestivo).

3. XD

Como en el caso anterior, hay “expresiones” contemporáneas que tienen más que ver con lo visual que con lo verbal. En el caso de UWU XD (una cara que se ríe a carcajadas), los emojis se convierten en letras. Sin embargo, en este caso se trata de una simple combinación de emojis que, desde que los medios de mensajería son casi más habituales que el cara a cara, pasa a ocupar el lugar de las expresiones orales. Pero ¿qué significa XD? Esta unión de símbolos suele acompañarse al decir algo que da vergüenza o que nos pone nerviosos.

4. Simp

Un simp es una persona que hace demasiado por alguien que le gusta. Generalmente se usa para hablar de hombres que intentan, a toda costa, complacer a una mujer y buscar su aprobación con un exceso de regalos y favores. Es algo similar a “pollerudo”, solo que en este caso se trata de alguien que no está en una relación con la otra persona.

5. F

Sí, la simple letra F es una expresión que se usa muchísimo entre los jóvenes en el ecosistema digital. Es, sobre todo, muy frecuente en redes como TikTok o Instagram. Su uso nació en el videojuego Call of Duty, en el que, en una escena de un funeral, los jugadores debían presionar la tecla “F” para rendirle sus respetos. Así, la “F” se utiliza para indicar que una publicación provoca tristeza o que alguien está, figurativamente, muerto. Es equivalente a decir “te ofrezco mis condolencias”.

6. Estar tilteado

Estar tilteado es una expresión proveniente del poker, que luego se trasladó al universo gamer. En el clásico juego de cartas, tilt refiere a un estado de frustración al que se llega después de tener una mala racha. Asimismo, uno “está tilteado” tras horas de jugar a un videojuego sin obtener los resultados esperados y, de ese modo, la expresión ahora se usa como sinónimo de estar de mal humor, enojado o frustrado.

7. Yuyear

Su origen no viene de “la reina de los bajitos”, sino de Yuya, una youtuber con más de 24 millones de suscriptores. El término se originó cuando esta influencer del maquillaje rechazó una invitación para ir al cine con Babo, el líder de la banda mexicana de hip hop Cartel de Santa. Fue entonces cuando Babo decidió invitar a otras dos personas al cine a través de Twitter, pidiéndoles que “no se yuyeen”. Esto popularizó la expresión “yuyear” como «hacerse rogar».

8. A mimir / Two mimir

No es difícil darse cuenta de que “a mimir” es una infantilización de “a dormir”. ¿Pero qué significa “two mimir”? Todo comenzó cuando la artista japonesa Dr. Moricky subió a sus redes el dibujo de un gatito en una cama, listo para dormir. Cuando una usuaria de la comunidad hispanoparlante comentó “a mimir”, la artista preguntó qué significaba la palabra. Inocentemente, la ilustradora interpretó el “a” de “a mimir” como si fuese el artículo indefinido en inglés y el “mimir” como si fuese un sustantivo, con lo cual redobló la apuesta y subió un nuevo dibujo, esta vez de dos gatitos, con la inscripción “two mimir”. El error de la artista se convirtió en un meme en sí mismo en la comunidad hispanoparlante.

9. Shippear

No tiene nada que ver con ship (“barco”), sino que shippear es una derivación de la palabra relationship («relación»). ¿Qué significa? Tiene que ver con apoyar o promover un romance. Los jóvenes usan el término tanto para referirse a amigos o conocidos, como para famosos e, incluso, personajes de ficción.

10. Same

Same significa “igual” o “lo mismo” en inglés. En el contexto local, se usa cuando estamos de acuerdo con algo expresado previamente, que nos identificamos con el sentimiento. Es el equivalente a decir “yo también” o “ídem”. Por ejemplo: “Tengo hambre”, “Same”.

Cómo los millennials y centennials usan las nuevas palabras. Foto Shutterstock

Cómo los millennials y centennials usan las nuevas palabras. Foto Shutterstock

11. Milipili y Tincho

Estos dos nombres se usan de forma similar a como antes se usaba “cheto”, para referirse a gente que pretende ser o que es de una clase social alta, acomodada. Sin embargo, en estos casos, se refiere específicamente a gente joven. Mientras que “Milipili” es una combinación de los nombres Milagros y Pilar, “Tincho” es el apodo de Martín. El uso de estos términos es, por lo general, despectivo, y normalmente se usa para criticar una actitud superficial, vanidosa y poco inteligente.

12. Cheto

Si ahora a los chetos se les dice “Milipili” y “Tincho”, ¿qué significa “cheto”? El significado de esta palabra fue mutando en los últimos años y ahora, además de usarse para referirse a personas de clase social alta, se usa para decir que algo está bueno o para expresar alegría ante algún acontecimiento. Por ejemplo: “¡Me saqué un diez en el examen!”, “¡Cheto! Vamos a celebrar”.

13. Romperse (algo)

Este modismo no tiene nada que ver con su acepción original. Que alguien se rompa algo, en la actualidad, se usa como sinónimo de “llevarse adelante” o “hacer”. Por ejemplo: “se rompió esa juntada” (hacemos una juntada), “Se rompió esa playa” (Vamos a la playa) o “A ver si te rompés esas empanadas” (A ver si preparás unas empanadas).

14. NNV 

Quizá imitando la extensa tradición del inglés de convertir las expresiones en siglas, cada vez lo vemos más en la jerga joven del español. Hay expresiones de este tipo que ya están generalizadas desde hace algunos años, como ATR (a todo ritmo). En este caso, “NNV” significa “ni nos vimos”, una expresión que, en contexto, se puede usar cuando un plan se frustra, cuando alguien no concurre a una cita, cuando algo es imposible de llevar a cabo, cuando alguien “se borra” o “se lava las manos”.

15. Se picó

Originalmente se comenzó a utilizar para el momento en el que surgía un problema. Por ejemplo, podía decirse “se picó” cuando una persona agredía a otra en redes sociales. Sin embargo, hoy puede usarse en casi cualquier contexto, generalmente indicando un estado de intensidad. Por ejemplo, “Se re picó esta fiesta” indica que la fiesta está en su máximo apogeo.

16. Tirar beef

En la misma línea de “se picó”, tirar beef proviene de la jerga del freestyle y refiere a una pelea entre dos personas, ya sea con indirectas o de forma explícita. Por ejemplo: “Matías me tiró beef por Instagram”.

17. El tóxico

El tóxico o la tóxica (a veces abreviado como “el toxi” o “la toxi”) hacen referencia al novio o la novia, respectivamente. Si bien tiene una connotación negativa (viene de las relaciones “tóxicas”, poco saludables, nocivas), hoy en día puede usarse para referirse a la pareja en forma irónica. Ejemplo: “¿Querés venir a casa a tomar un mate?” / “No puedo, me voy a juntar con el tóxico”.

18. Cringe

En pocas palabras, algo que da cringe es algo que da vergüenza ajena. Sin embargo, hay una ligera diferencia de sentido: el cringe va más allá que la vergüenza que nos pueden dar las acciones de una persona. El cringe es una incomodidad, asco o rechazo que nos puede generar cualquier persona, cosa o situación “rarita”.

19. -ardo

El sufijo -ardo es muy popular en la juventud milennial y centennial, y pareciera haber surgido a partir del popular streamer platense Coscu, que tiene más de tres millones de seguidores en Youtube y más de dos millones en Twitch. Se usa al final de adjetivos, como en los casos de buenardo y malardo (de bueno y malo, respectivamente). ¿Qué significa? Este sufijo enfatiza la palabra, generalmente dándole más peso del que tendría normalmente. Otro ejemplo de sufijo que se está usando mucho es -ovich, también popularizado por el mismo influencer. Un ejemplo muy común de este es picantovich, una expresión que quiere decir que algo o alguien es “muy picante”; o sea, divertido, lindo o piola.

El mundo "gamer" aporta nuevas palabras. Foto Archivo Clarín

El mundo «gamer» aporta nuevas palabras. Foto Archivo Clarín

20. Dou

Como en el caso anterior, esta expresión fue popularizada por el youtuber Coscu. “Dou” es una expresión de celebración, cuando se puede usar cuando alguien logra algo, o algo le sale bien. Podría ser equivalente a “¡Eso!” o “¡Vamos!”. Sin embargo, se usa tanto en sentido positivo como irónico.

21. Ndeah

Podría decirse que ndeah es la versión centennial de la expresión “ah re” (la cual, si bien experimentó un resurgimiento en los últimos años, en realidad había sido popularizada por los jóvenes de la década del 90 y los 2000). En ese sentido, ndeah se utiliza para ironizar aquello que se acaba de decir.

22. Ido

Algo ido es algo espectacular; algo que está “buenardo”. Efectivamente, proviene del verbo “ir” y se usa para señalar que algo “se fue”, que algo llama la atención. No solamente se aplica a objetos: uno también puede estar “ido de facha” (estar muy lindo) o simplemente “ido” si está pasando por un buen momento.

23. Lit

Desde hace un tiempo, la palabra “literalmente” se está usando en muchos contextos. Si bien la acepción original es “de manera literal”; es decir, lo opuesto al sentido figurado, hoy en día se usa con valor ponderativo para enfatizar un hecho. De esta forma, los jóvenes utilizan la palabra “literal” y su abreviación lit, para expresar que coinciden con una opinión, en el sentido de “tal cual” o “exacto”.

24. Ñeri

Los ñeris son los compinches, los compañeros; aquellas personas que forman parte del mismo grupo de amigos. Si bien la palabra se utiliza desde hace algunos años, en 2020 el rapero Trueno la popularizó con la canción Ñeri. Otra referencia popular: es el título del libro Ñeri, del escritor Juan Solá.

25. Buguear

Significa que algo está roto o fallado. O de alguien que está tildado. Por ejemplo: “Uh, se re bugueó la peli”. El origen de buguear proviene del universo informático, y se refiere a un bug (“insecto” en inglés); o sea, un error dentro de un software. Luego, el término también se popularizó en el ámbito de los videojuegos, y ahora ha trascendido incluso a la vida cotidiana. Que algo esté bugueado significa que está roto, que tiene fallas.

26. Yaqui

Yaqui es una contracción de las palabras “ya quisieras” o “ya quisiera”. En el primer caso, se utiliza con el objetivo de que la otra persona sepa que no creímos lo que dijo, o que está siendo ilusa al pensar de esa forma. Cuando es una contracción de “ya quisiera”, en primera persona, se usa para hablar de uno mismo: ¡ya nos gustaría que lo que dijo el otro fuera cierto! Con el mismo significado se puede utilizar la palabra “ponele”. Ejemplo: “Vas a conseguir ese trabajo”. / “Yaqui”.

27. Mildis

Al igual que el caso anterior, mildis es una contracción de la ya conocida expresión “mil disculpas”. Mayormente se utiliza de manera irónica: “¿Te ofendiste? Uh… mildis”. O: “¡Ay! Te pisé, te pido mildis”.

Todo vuelve: del lunfardo a la generación Z

A pesar de que las redes sociales tiñen de una vertiginosidad al léxico que a veces asusta, hay expresiones que nunca mueren. De hecho, hay muchas que resurgen en el vocabulario argentino de tanto en tanto y que, hoy, son usadas por los jóvenes de la generación Z.

Así, la palabra mufa, que se usa para hablar de una persona que tiene mala suerte o que trae mala suerte al resto, proviene del lunfardo, esa jerga gestada en Argentina a partir de las corrientes migratorias del siglo XIX. Ahora, esta palabra vuelve a ser moneda corriente en los adolescentes, tanto en su forma de sustantivo como en el verbo derivado mufear. “Mis compañeros y yo decimos mucho la mufaste o no la mufeen”, explica Julia, de 15 años, estudiante de secundario, que desde marzo tiene contacto con sus amigos de forma exclusivamente virtual. Ella ni siquiera sabía que la expresión tenía muchos años más que ella: “Después me enteré que se usa de antes, me contó mi hermano mayor”.

Es el mismo caso de palabras del lunfardo como piola, bardo, bajón, cana, careta, chanta, chongo, escabio, chabón, bacán y facha, que siguen siendo –o son nuevamente– parte de la jerga corriente en nuestro país.

Fuente: Clarín