El Louvre sobrevive con el merchandising

El famoso museo francés ha aprovechado todas las oportunidades de venta al por menor en un esfuerzo por compensar los efectos económicos de la pandemia.

sad

¿Pueden las máscaras y las camisetas salvar el Louvre?

Probablemente no, pero quizá puedan ayudar a mantener vivo el nombre del museo mientras sus puertas permanecen cerradas.

En tiempos normales, el Louvre es uno de los museos más visitados del mundo: 9,6 millones de personas recorrieron sus salas en 2019.

La "Victoria alada de Samotracia" es otra de las obras de arte que forma parte de la colección de Uniqlo con el museo.Foto Musee du Louvre

La «Victoria alada de Samotracia» es otra de las obras de arte que forma parte de la colección de Uniqlo con el museo.Foto Musee du Louvre

Pero el coronavirus lo ha privado de turistas extranjeros y los decretos del gobierno lo cerraron dos veces durante casi seis meses el año pasado, lo que supuso una pérdida de 90 millones de euros (unos 108 millones de dólares) en ingresos, según el Louvre.

Desde el pasado mes de marzo, el museo, junto con otras instituciones culturales francesas, permanece cerrado indefinidamente. (El año pasado abrió desde principios de julio hasta finales de octubre).

«Tenemos que encontrar nuevas formas de ganar dinero», dijo Adel Ziane, director de relaciones exteriores del Louvre.

«La crisis del COVID ha hecho que sea más urgente que nunca diversificar y aprovechar el nombre del Louvre».

Una de sus respuestas es el comercio minorista. Mucho comercio minorista.

El 4 de febrero, Uniqlo comenzó a vender una colección de ropa del Louvre en sus tiendas de todo el mundo, en virtud de un acuerdo de licencia de cuatro años con el museo.

Peter Saville, un diseñador gráfico inglés, salpicó los números de inventario del museo y los eslóganes junto a las obras de arte en camisetas y buzos.

El vídeo promocional de dos minutos de Uniqlo para la línea muestra a modelos vestidas de Uniqlo caminando por las galerías del Louvre.

Ver el cuadro "Mona Lisa" de Leonardo da Vinci; llevar la camiseta "Mona Lisa" de Uniqlo - parte de una colaboración de merchandising con el Louvre. Foto vía Musée du Louvre

Ver el cuadro «Mona Lisa» de Leonardo da Vinci; llevar la camiseta «Mona Lisa» de Uniqlo – parte de una colaboración de merchandising con el Louvre. Foto vía Musée du Louvre

El Louvre produjo su propio vídeo de corta duración, en el que un funcionario del museo promociona los valores de «universalidad y atemporalidad» que comparte con Uniqlo.

El Louvre también ha colaborado con CASETiFY, una empresa de accesorios tecnológicos, para poner las imágenes de algunas de sus mujeres más reconocidas -Mona Lisa, Venus, Liberty Leading the People- en fundas de iPhone, estuches de AirPods, soportes de agarre, almohadillas de carga inalámbrica y botellas de agua.

Maison Sarah Lavoine, una diminuta boutique situada cerca del Jardín de las Tullerías, ofrece un elegante almohadon y portavelas de cerámica que, según dicen, están inspirados en los pedestales de las estatuas del jardín.

Durante la pandemia, las visitas al sitio web Louvre.fr se han disparado, según el museo. Pero el Louvre tuvo que recurrir a un sitio web paraguas, Boutique de Musées, para vender sus artículos, agrupándolos así con la mercancía de museos como Versalles y el Museo de Orsay.

Por eso, a finales de enero, el Louvre creó una identidad online independiente con su propia tienda electrónica.

«Queríamos tomar el control, promocionar lo que quisiéramos, contar nuestras propias historias y llegar al mayor número posible de personas en todo el mundo», dijo Yann Le Touher, jefe de patrocinios, marcas y asociaciones comerciales del Louvre.

En Louvre.fr se puede encontrar Louvre Swatches, un perfume del Louvre de L’Officine Universelle Buly, y Louvre Monopoly.

La ampliación de los productos es sólo una de las formas en que el museo ha sido creativo con la financiación.

En diciembre, por primera vez en su historia, el museo organizó una subasta con Christie’s y Drouot para recaudar fondos con el fin de convertir un espacio no utilizado del museo en un «estudio» de arte educativo y práctico de 1100 metros cuadrados para adultos y niños.

En la subasta se pusieron a la venta obras de arte donadas por Pierre Soulages y Jean-Michel Othoniel, un reloj de Vacheron Constantin (el ganador podía elegir una obra de arte del museo para reproducirla en la esfera, aunque la Mona Lisa estaba prohibida) y una serie de «experiencias» relacionadas con el museo.

Un postor no identificado pagó 80.000 euros (96.600 dólares) para poder presenciar, en persona, el proceso de sacar la Mona Lisa de su estuche para su inspección anual.

En total, la subasta recaudó más de 2,3 millones de euros (2,8 millones de dólares). «Postores de todo el mundo se reunieron para mostrar su apoyo», dijo el director del museo, Jean-Luc Martínez.

«El deseo del Louvre está ahora más vivo que nunca».

Acomodarse a la cultura popular no es nuevo para el Louvre, que acoge -a menudo con fuertes tarifas de alquiler- a cineastas, videógrafos, fotógrafos, diseñadores de moda, artistas.

Durante dos noches en 2018, Beyoncé y Jay-Z se apoderaron de las galerías, las escaleras, los pasillos y el patio principal del Louvre para producir un vídeo musical que ha sido visto más de 200 millones de veces en YouTube.

Más recientemente, los creadores de la serie de Netflix «Lupin» alquilaron el museo durante cinco días y noches.

Louis Vuitton, por su condición de gran donante del Louvre, tiene un acuerdo exclusivo que le da acceso a varios espacios del museo para sus espectáculos, que han tenido lugar en la Cour Carrée, al aire libre, y en la Cour Marly, con techo de cristal (está por ver la ubicación del próximo, que se revelará digitalmente el 10 de marzo).

Se trata de una cuestión de interés y de rentabilidad; las tarifas son negociables.

«El costo del museo depende del proyecto», explica Ziane.

«¿Es de día o de noche? ¿Cuántas galerías? ¿Quiere la Mona Lisa? ¿Quiere una toma aérea de la Pirámide? Los precios pueden ser bastante altos».

Mientras tanto, los que quieran llevar a Mona Lisa en su cara, pueden comprar una máscara «Monna Pop» con 16 imágenes de su rostro en brillantes colores pop-art en el sitio de la Boutique de Musées por 9,90 euros.

La web proclama: «¡Cubre tu boca y tu nariz con estilo!».

Fuente: The New York Times, Clarín