El padrino: todas las pesadillas que se vivieron en el rodaje de esta obra maestra

"Francis and the Godfather" se titula el filme que contará cómo se hizo la obra maestra. Será dirigido por Barry Levinson.

s

Está en marcha un nuevo largometraje/making of centrado en esa joya del séptimo arte titulada ‘El padrino’.

El veterano cineasta Barry Levinson —’Rain Man’, ‘Good Morning Vietnam’— se encuentra trabajando en ‘Francis and The Godfather’; filme basado en un libreto de Andrew Farotte que logró figurar en la Black List con los mejores guiones no producidos del año, y que narra la convulsa producción de ‘El padrino’, en la que Francis Ford Coppola batalló sin cuartel con Paramount Pictures para poder dar forma al clásico que todos conocemos tal y como lo había concebido.

Los tres minutos que convirtieron a 'El Padrino' en la obra más grande jamás filmada

EN ESPINOF Los tres minutos que convirtieron a ‘El Padrino’ en la obra más grande jamás filmada

Por supuesto, además de con un director del calado de Levinson, una película de estas características debería contar con un reparto a la altura de las circunstancias, y el caso de ‘Francis and The Godfather’ no es una excepción. Por el momento ha trascendido que nada menos que Oscar Isaac será el encargado de ponerse en la piel de Coppola, mientras que Jake Gyllenhaal se calzará las botas de Robert Evans, el antiguo presidente de Paramount Pictures.

Tanto Levinson como Coppola —que se encuentra trabajando en su montaje del director de ‘El Padrino. Parte III’— han manifestado su entusiasmo al respecto. El responsable del proyecto ha destacado del rodaje de ‘El padrino’ que «De la locura de la producción y contra todo pronóstico, nació un clásico del cine»; mientras que el segundo ha mostrado su confianza al realizador al mando, comentando que «¡Cualquier película que haga Barry Levinson sobre cualquier cosa será interesante y merecerá la pena!».

Quedamos a la espera de nuevas noticias sobre ‘Francis and The Godfather’, pero no hay duda de que se ha convertido casi instantáneamente en uno de los proyectos más prometedores que hay en desarrollo actualmente. Ahora queda por ver quién saldrá ganadora del duelo, si la cinta de Levinson o ‘The Offer’; una serie escrita por Michael Tolkin que se estrenará en la plataforma Paramount+ y que tratará exactamente el mismo tema que nos ocupa

Oscar Isaac será Francis Ford Coppola en 'Francis and The Godfather', la película que explorará el rodaje de 'El Padrino

En Tienes un e-mail, Joe Fox (Tom Hanks) aseveraba que El padrino era una suerte de oráculo.

Como él mismo afirmaba: «Es la respuesta a toda pregunta». Posteriormente, se pone a enumerar frases memorables de la saga de Francis Ford Coppola, la cual comenzó en 1972 y concluyó en 1990. Lo cierto es que Joe Fox no estaba equivocado (ni la mujer que concibió el personaje, Nora Ephron), y su declaración de principios no tiene nada de hiperbólica.

El padrino, la primera entrega de la trilogía, inspiró a muchos realizadores [es el motivo por el cual tuvimos a Los Soprano] fue un largometraje que le allanó el camino a otros films sobre el crimen organizado y narrativamente funciona en muchos niveles. Es una metáfora sobre el capitalismo en América -como su primera escena lo demuestra-, pero al mismo tiempo es la historia de una familia, de una sucesión, sin ribetes moralistas que habían signado a películas similares en el pasado. Aquí lo humano va por delante de la moral, y la construcción de personajes es tan precisa que no hay tiempo -ni necesidad- de juzgarlos dentro de ese micromundo donde la corrupción sistemática llevaba la batuta.

Quién fue el primer hombre que creyó en El padrino

Robert Evans, el productor que sacó de la ruina a Paramount y que respaldó El padrino, aquí presentando su autobiografía, The Kid Stays in the Picture, de la que luego se desprendió un documental
Robert Evans, el productor que sacó de la ruina a Paramount y que respaldó El padrino, aquí presentando su autobiografía, The Kid Stays in the Picture, de la que luego se desprendió un documental Fuente: LA NACION – Crédito: GROSBY GROUP

Aunque hoy nadie se atreve a discutir su calidad, la gestación de El padrino fue una tarea titánica. No solo no se esperaba que fuera exitosa: directamente se consideraba que la audiencia no quería ver la adaptación de Mario Puzo, que había que brindarles un contenido más light, más comercial. Afortunadamente, apareció un hombre que creyó en el proyecto: el productor Robert Evans. Un extravagante, un rebelde, un cinéfilo, un individuo impredecible (así se lo puede ver en el fascinante documental, The Kid Stays in the Picture), Evans fue nombrado jefe de Paramount Pictures cuando el estudio estaba en noveno lugar y no podía estrenar un solo éxito y sumó a su lista de créditos verdaderos clásicos que ratifican lo gloriosa que fue la década del 70 para Hollywood. Evans produjo Love Story (1970), Harold and Maude (1971), Serpico (1973), Chinatown (1974) y, claro, El padrino, que llegó a las salas dos años antes que el film de Roman Polanski.

De esta forma, ese hombre apasionado puso al estudio en la cima, e incluso hoy no recibe el crédito que se merece, sobre todo cuando se supo que él juntó una pila de páginas amontonadas, un guion a medio hacer titulado Mafia, y lo condujo a lo que hoy es un clásico del cine. Si él no hubiese estado atento a esos papeles y su materia prima, nos hubiésemos perdido fotogramas memorables.Yo quería una película sobre la mafia italiana tan auténtica que los espectadores pudieran oler el spaghetti Robert Evans, productor.

Evans, inquieto como pocos, se reunió con Mario Puzo y le ofreció 10 mil dólares si lograba que esas páginas prometedoras tomaran forma y 75 mil más si escribía un libro. Meses más tarde, Puzo lo llamó y le preguntó si podía cambiar el nombre del material de base. «Quería que se llame El padrino», recordó el autor. Evans, curiosamente, ya se había olvidado del encargo.

En 1969, la novela salió a la luz y pasó casi 70 semanas en la lista de best sellers. La movida del productor había sido extraordinaria, pero hubo un escollo en el camino: el resto de los ejecutivos de Paramount, atados a fines empresariales y sin olfato para las buenas películas, se opusieron a que se filme la obra de Puzo. ¿El motivo? El estreno, justamente en 1969, de un film titulado The Brotherhood, con Kirk Douglas como un gánster de Sicilia. La producción de Martin Ritt fue un fracaso descomunal que espantó a los productores, pero Evans logró convencerlos de que El padrino estaba en las antípodas. Como dice en uno de los momentos más brillantes de su documental: «Yo quería una película sobre la mafia italiana tan auténtica que los espectadores pudieran oler el spaghetti». Y lo logró.

Francis Ford Coppola -quien venía de dirigir The Rain People con James Caan y Robert Duvall, y con ayuda de su colega e integrante de «Los Cinco de Hollywood», George Lucas- se unió a Puzo para trabajar en el guion y entre ambos le dieron esa forma que Evans tanto ansiaba. «Mario era un hombre maravilloso», declaró el realizador, con quien el escritor forjó un lazo entrañable. El entusiasmo por finalizar con una importante instancia del proyecto no pudo prolongarse cuando la preproducción del film empezó a presentar varios inconvenientes, como la desconfianza que se le tenía a Coppola como director, quien solo era la primera opción de Evans ante predilectos como Arthur Penn y Richard Lester.Pensábamos que estábamos haciendo la peor película de la historia del cineAl Pacino

Recordemos que Coppola tenía a su propia productora, American Zoetrope, en bancarrota, lo cual lo ponía en un lugar de desventaja para discutir sobre su salario y condiciones. Las negociaciones iban y venían. Paramount quería una película de bajo presupuesto, y ambientada en la Kansas de los 70. Evans, Coppola y Puzo se opusieron y lograron que se respete la historia original y su contexto: la Nueva York de los 40. Como contracara, se les dio tan solo 5 millones de dólares y un plazo de 53 días para completarla. Lo que se dice un infierno para cualquier realizador que tenía en sus manos una obra tan ambiciosa. «La ansiedad nos invadía todos los días, era una pesadilla, pensábamos todo el tiempo en a quién iban a despedir», declaró el cineasta.

Nadie quería a Marlon Brando (y Coppola se desmayó ante la noticia)

Coppola detrás de su estrella: Marlon Brando
Coppola detrás de su estrella: Marlon Brando Fuente: Archivo

Como se podía prever, las objeciones de los ejecutivos de Paramount no cesaban y llegaron también al proceso de casting. ¿Su imposición? Anthony Quinn, George C. Scott o Laurence Olivier tenían que interpretar a Vito Corleone. ¿La de Coppola? Que el protagonista sea Marlon Brando. El cineasta les rogó tanto en una reunión, que terminó colapsando en el suelo. Si bien no llegó tan lejos luego, también peleó por la contratación de Al Pacino para el rol de Michael, el outsider que termina siendo absorbido por la dinámica familiar. Luego apareció el gran John Cazale, Caan y Duvall, amigos de Coppola, su hermana Talia Shire para el papel de Connie Corleone, e incluso sus padres, Carmine e Italia, quienes estuvieron presentes en el rodaje como extras.

Más allá de que el elenco terminó siendo el que quería su director, Coppola no disfrutó de la filmación, especialmente porque tenía a los productores reviendo las dailies (las escenas del día, el material crudo) y criticando sus decisiones, como si fueran eruditos en realización. De hecho, el propio director declaró que lo subestimaban tanto que tenían reemplazos preparados por cualquier paso en falso que pudiera dar (entre ellos, nada menos que Elia Kazan). El rodaje fue una olla a presión, con Pacino también temiendo ser despedido. Un día, se produjo el milagro: en Paramount vieron la inolvidable escena de la conversión de Michael, esa que se produce en un restaurante del Bronx, cuando el personaje les dispara a Virgil «The Turk» Sollozzo (Al Lettieri) y a Mark McCluskey (Sterling Hayden), una de las secuencias más increíbles de la trilogía, y la que hizo que Coppola y Pacino fueran finalmente respetados.

El set de la discordia y el estreno que sorprendió a todos

Francis Ford Coppola dirigiendo la famosa escena de la boda
Francis Ford Coppola dirigiendo la famosa escena de la boda Fuente: Archivo

Como consecuencia de la presión que existía sobre el producto -se buscaba de cualquier manera posible que El padrino fuera exitosa, pero en primera instancia había dudas de si podía completarse a tiempo- las peleas eran moneda corriente en el set. El director de fotografía, Gordon Willis, mantenía una relación tirante con Coppola, que afortunadamente no se terminó notando en el resultado. Evans, por su parte, no quería al compositor Nino Rota -famoso por sus colaboraciones con Federico Fellini y Luchino Visconti-, y también tuvo que ceder cuando vio un adelanto de su score. En síntesis: todos trabajaron bajo presión, nadie tenía su lugar asegurado y la desconfianza atentaba contra el rodaje.En algunos aspectos, El padrino me arruinóFrancis Ford Coppola

Las instancias finales, como no podía ser de otra manera, tampoco estuvieron exentas de conflictos. ¿El nuevo inconveniente? La duración del film: 177 minutos por los cuales Coppola también tuvo que pelear. No es casual que cuando llegó el 14 de marzo de 1972, todos respiraran aliviados. El estreno de El padrino fue un verdadero fenómeno. La película fue la más taquillera de ese año, y generó un efecto dominó admirable: filas y filas de espectadores esperaban comprar su entrada para ver de qué se trataba ese film que, casi de la nada, apareció para subyugar a todos.

Quizá haya que ir al testimonio del actor John Turturro para encontrar una respuesta parcial de ese rotundo éxito: «Era como ver a mi familia en pantalla», expresó el actor. Evans quería «que se oliera el spaghetti», y vaya si Coppola logró transmitirlo, con detalles visuales que se trasladaron, sobre todo, a la secuela, una extraordinaria obra que funcionaba como yuxtaposición de las historias de Michael y Vito, mostrando a éste último en sus comienzos, con unRobert De Niro absolutamente sublime.

Una de las mejores secuencias del film, con fotografía de Gordon Willis: Michael (Al Pacino), es el nuevo Padrino, mientras Kay (Diane Keaton) queda fuera
Una de las mejores secuencias del film, con fotografía de Gordon Willis: Michael (Al Pacino), es el nuevo Padrino, mientras Kay (Diane Keaton) queda fuera Fuente: Archivo

El padrino se llevó el Oscar a mejor película, mejor actor (Brando), mejor guion adaptado, pero a Coppola siempre le quedó un sabor amargo. «En algunos aspectos, me arruinó. Hizo que mi carrera fuera a lugares a los que yo no quería ir, yo tenía otras ideas como guionista y director, pero esto me abrió puertas que no esperaba, como filmar La conversación, algo que nadie me permitió hacer hasta ese momento. La gran frustración de mi carrera es que nadie me permitía hacer mi propio trabajo. El padrino básicamente hizo que violara muchos de los deseos que yo tenía a esa edad», manifestó.

45 años después, llegó el homenaje

En abril de 2017, el festival de Tribeca le realizó un homenaje a esta obra maestra indiscutida, y su director y actores se reunieron para hablar sobre el film, luego de una proyección especial. Coppola, Pacino, Duvall, Diane Keaton, Shire, Caan y De Niro -cofundador del festival junto a Jane Rosenthal y Craig Hatkoff,- se explayaron en un panel de discusión moderado por el cineasta Taylor Hackford. «Llegó un momento en que no sabía adónde queríamos llegar, en el que pensábamos que se iba a terminar todo y que estábamos haciendo la peor película de la historia del cine», reveló Pacino, quien audicionó más de ocho veces para el papel de Michael.

Como si se tratara de una profecía autocumplida, esa frase inicial que abre la saga, ese «Yo creo en América» que dice, en plena oscuridad ante Vito, Amerigo Bonasera (Salvatore Corsitto), refleja lo tortuoso que fue concebir este film en el que las estrategias de los productores y su pensamiento corporativo casi le truncan a la obra la posibilidad de conquistar el paraíso.

«No es personal, son negocios», reza otra inolvidable cita del film. Afortunadamente, lo personal se impuso, y Coppola dio pelea. «Go to the mattresses», dice Sonny (Caan) como sinónimo de «ir a la guerra», de dar batalla, y todo el equipo, inconscientemente, se hizo eco de ese mantra.

Fuente: Milagros Amondaray, La Nación y agencias.