El Papa Francisco lo llamó “blasfemo” y ahora irá al Bellas Artes: León Ferrari copará el gran museo argentino

Sus obras antirreligiosas levantaron polvareda y hasta una clausura en 2004, cuando Bergoglio era el arzobispo de Buenos Aires.

sdfsdfsdf

Una ráfaga de emoción se sintió hoy al mediodía en la terraza del Museo Nacional de Bellas Artes cuando la institución anunció, junto con la Asociación de Amigos del Museo que cumple 88 años, que el 7 de abril de 2020 inaugurará una exposición antológica de León Ferrari​. Será la primera vez que se presente una muestra del artista en nuestro mayor museo y se hará como homenaje al centenario de su nacimiento. .

“En el Museo nunca se hizo una exposición de Ferrari, nos pareció una omisión importante que venimos a reparar”, dice Andrés Duprat, director del museo, quien será cocurador de la exhibición junto con Cecilia Rabozzi.

Con más de un centenar de obras desde los años 50 hasta su muerte, en 2013 -muchas de ellas inéditas- la megamuestra incluirá La civilización occidental y cristiana, su emblemática obra con un Jesús de santería crucificado sobre un avión de guerra norteamericano.

No será el único museo en homenajear al argentino. En julio de 2020 el Reina Sofía, de Madrid, presentará una exhibición de Ferrari, y en 2021 la muestra se podrá ver en el Centro Pompidou, de París, y en el Van Abbemuseum (Holanda).

León Ferrari. El artista murió en 2013.

León Ferrari. El artista murió en 2013.

Ferrari recibió el León de Oro en la Bienal de Venecia de 2007. Su obra se expuso en el MoMA de Nueva York y en el Museo Reina Sofía. Y, en vida, The New York Times lo consideró uno de los cinco artistas más importantes del mundo. Con acidez y belleza, no paró de reinventarse, de experimentar con nuevos materiales.

A la sartén. El arte antirreligioso de León Ferrari.

A la sartén. El arte antirreligioso de León Ferrari.

La muestra, que se realiza en colaboración con la Fundación Augusto y León Ferrari Arte y Acervo -que dirigen las nietas del artista- incluye collages, esculturas tempranas de los años cincuenta, esculturas con poliuretano expandido, y su obra berimbau (una escultura sonora). Estarán las heliografías realizadas cuando Ferrari se exilió en San Pablo, tras la desaparición de su hijo. Son megalópolis asfixiantes que a primera vista parecen diagramas o croquis de una polis. Al acercarse es posible descubrir escenas extrañas, situaciones opresivas, laberintos sin salida, rutas–Moebius que conducen a la alienación.

También habrá obras de la serie Brailles, donde la tensión entre las imágenes (muchas son estampas eróticas orientales) y los textos bíblicos sobreimpresos es fascinante. Se incluirán obras de la serie Relecturas de la Biblia, donde las imágenes de la iconografía cristiana y de la historia del arte se yuxtaponen a otras de la erótica oriental o de la historia contemporánea, creando una nueva narración que cruza los siglos.

Eva, en braille. León Ferrari y su relectura de la Biblia.

Eva, en braille. León Ferrari y su relectura de la Biblia.

No faltarán los infiernos con los que el artista quiso evidenciar que esos cuerpos que parecen tan ajenos en el Juicio Final pueden ser también nuestros propios cuerpos. Ferrari resolvió esa tensión con infiernos domésticos que incluyen santos en una sartén, adentro de una olla y de un microondas o un Cristo sobre un rallador de queso.

Se mostrarán las ilustraciones que el artista hizo del Nunca más, libro que recoge el informe emitido por la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas respecto a las desapariciones ocurridas en la Argentina durante entre 1976 y 1983. Y obras de Nosotros no sabíamos, una serie integrada por noticias y titulares de diarios que el artista recopiló tras el golpe de Estado de 1976 y que dan cuenta de desapariciones, asesinatos y detenciones.

León Ferrari- El árbol embarazador, 1964, tinta china y collage. Estará en Bellas Artes

León Ferrari- El árbol embarazador, 1964, tinta china y collage. Estará en Bellas Artes

“Esta es una recopilación incompleta de algunas de las noticias que los periódicos de 1976 publicaron sobre la primera época de la represión desatada por la junta de Videla. —escribió Ferrari en el texto de presentación de la serie, en 1992—. Son las noticias que lograron pasar el tamiz de la censura o que se dejaron pasar como mensajeras del terror”. El museo editará una publicación con las obras.Mirá también

La polémica muestra de León Ferrari volvió a abrir sus puertas

También estarán las libretas de apuntes y los bocetos que Ferrari conservó: era muy meticuloso en el cuidado de material de época. En sala se podrá ver el filme Civilización (2012), con guion de Duprat, un documental en el que Ferrari aborda su propia obra y la actriz Cristina Banegas lee sus escritos. El artista fue un gran estudioso de la religión: escribió ensayos sobre el tema que expuso en ponencias de congresos internacionales. En sus obras también aludió a Miguel Ángel, Giotto, El Bosco y Durero, artistas que escenificaron las amenazas y los castigos a quienes no seguían los preceptos de la fe.

León Ferrari. Mujer embarazada, 1960, cerámica.

León Ferrari. Mujer embarazada, 1960, cerámica.

En 1997, con más de un centenar de artistas que se sumaron al CIHABAPAI (Club de impíos herejes apóstatas blasfemos ateos paganos agnósticos e infieles), envió una corrosiva carta al Papa solicitando la anulación del Juicio Final y de la inmortalidad. En una de las cartas que le escribió a Juan Pablo II le pidió “la anulación de la inmortalidad y la vuelta a la justicia del Pentateuco: que con la muerte terminen los sufrimientos que el Evangelio quiere eternizar”. Ferrari pensaba que la idea del infierno cosechaba intolerancia hacia los que pensaban distinto y que había originado exterminios y conflictos en Occidente.

“León Ferrari va contra todos los abusos de poder: contra los de la Iglesia, los de Estados Unidos en Vietnam; contra el Holocausto. Va contra toda forma de violencia. Hoy estoy seguro que estaría haciendo obras contra lo que ocurre en Bolivia”, dice Duprat en diálogo con Clarín.

Mirada. Obra de León Ferrari expuesta en el Museo de Arte Moderno en 2014. / Martín Bonetto

Mirada. Obra de León Ferrari expuesta en el Museo de Arte Moderno en 2014. / Martín Bonetto

La obra del artista se expuso por última vez en León Ferrari. Retrospectiva: obras 1954-2004, en el Centro Cultural Recoleta, con curaduría de Andrea Giunta. En esa oportunidad el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Bergoglio, calificó la muestra como “una blasfemia que avergüenza a nuestra ciudad”, la exhibición tuvo que enfrentar juicios y actos violentos de fanáticos: fue cerrada por orden de la jueza Elena Liberatori y reabierta días después. La muestra fue histórica: su contenido caló profundo en la arena política, fue tema de debate, y se escribieron cientos de textos eruditos sobre la exhibición.

La exhibición del Bellas Artes no reúne las mismas obras, sí algunas claves como La civilización occidental y cristiana. Tras quince años, y mucha agua bajo el puente, ¿qué reacciones provocará esta exhibición?

El 2020 en Bellas Artes

El 17 de diciembre se inaugura una exposición de Norah Borges; en abril la gran muestra de León Ferrari.

Papeles antiguos, con curaduría de Ángel Navarro, incluirá obras, entre otros, de Giorgio Vasari y Guido Reni.

"El encuentro" de Raquel Forner. 1975, óleo sobre tela, 160 x 200 cm.

«El encuentro» de Raquel Forner. 1975, óleo sobre tela, 160 x 200 cm.

Roma Aeterna será una exhibición de esculturas italianas del siglo I al XVIII.

Habrá una exposición dedicada a Carmelo Arden Quinn (al cuidado de Cristina Rossi), una exhibición de Raquel Forner (al cuidado de Marcelo Pacheco) y otra de Antonio Seguí.

Fuente: Clarín