¿Es o se hace? La increíble historia de la Mona Lisa de Hekking, una réplica que quería ser original

Christie´s subastará este mes una versión de La Gioconda que protagonizó una campaña global hace seis décadas; su dueño buscó demostrar que es la realizada por Leonardo Da Vinci

asdasdweqr

Compró por tres libras una copia de la Mona Lisa e inició una campaña global para demostrar que se trataba de la versión original del cuadro más famoso del mundo. A mediados de la década de 1960 Raymond Hekking (1866-1977), un marchand de arte de Niza, hizo famosa esa versión temprana de la pintura de Leonardo da Vinci que Christie´s subastará en los próximos días por un valor estimado entre 200.000 y 300.000 euros.

Se comprobará así una vez más la fascinación que siempre tuvieron el célebre retrato de Lisa Gherardini -esposa de Francesco del Giocondo, por lo que también se la suele llamar “La Gioconda”- realizado en 1503, y el propio Da Vinci,autor de la obra más cara del mundo: Salvator Mundi–cuya autenticidad también fue puesta en duda en varias oportunidades-, fue rematada también en Christie´s por 450 millones de dólares en 2017.

Raymond Hekking, el marchand de Niza que compró la obra por tres libras, con una de las ampliaciones de detalles del cuadro que usó para intentar convencer a los expertos
Raymond Hekking, el marchand de Niza que compró la obra por tres libras, con una de las ampliaciones de detalles del cuadro que usó para intentar convencer a los expertosGentileza Christies

Conocida como “La Mona Lisa de Hekking”, esta pintura “es una versión antigua de La Gioconda y fue pintada a principios del siglo XVII (circa 1600-1620).

Desafortunadamente, es imposible decir por quién”, dijo Pierre Etienne, director internacional de Old Master Paintings de Christie’s. Según él, Hekking “era un marchand de arte que vivía en la región de Niza. Compró esta pintura en 1954 en Magagnosc, un pequeño pueblo cercano a Grasse. Empezó a convencerse de que el cuadro era original, y que el del Louvre no lo era. Defendió casi en forma permanente la pintura en los medios de comunicación del mundo durante las décadas de 1950 y 1960”.

“Los expertos están yendo a la Riviera a investigar su afirmación. Si es cierta, la obra del Louvre ahora en préstamo a América, es falsa”, dice el locutor de un micro documental sobre Hekking realizado por Pathé Films en 1963. Por pedido de Jacqueline Kennedy a André Malraux,entonces ministro de Cultura del general De Gaulle, Francia acababa de enviar a Estados Unidos la célebre pieza para que fuera exhibida en la National Gallery, en Washington, y en el Museo Metropolitano de Nueva York. Según Christie´s, Hekking “utilizó la intensidad mediática del viaje de la Mona Lisa” para llegar con su historia a los periodistas estadounidenses.

La película, de un minuto de duración, muestra a Hekking limpiando cuadros en su taller y exhibiendo su Mona Lisa ante expertos que inspeccionan el lienzo con una lupa. También se puede ver cómo les ofrece fotografías ampliadas de partes del retrato, como los ojos y la boca.

Hekkings defendió su versión ante la prensa mundial durante las décadas de 1950 y 1960
Hekkings defendió su versión ante la prensa mundial durante las décadas de 1950 y 1960Gentileza Christies

Medio siglo antes, el 21 de agosto de 1911, el carpintero italiano Vincenzo Peruggia había robado la Mona Lisa del Louvre. La obra fue recuperada dos años y medio después, luego de que Peruggia se la entregara a un anticuario de Florencia. La teoría de Hekking, explica Christie´s, era “cuestionar la restitución de la obra auténtica a favor de una copia” tras dicho robo.

“Dedicó energía a defender su versión, convirtiéndose en un comunicador inigualable, invitando a la prensa, la televisión y todos los medios de comunicación del mundo a su pueblo de Niza. No dudó en desafiar al Louvre para probar la autenticidad de su versión”, dice el comunicado difundido por la casa de subastas, que exhibirá la pintura entre el 12 y el 15 de este mes en su sede parisina y la ofrecerá a la venta entre el 11 y el 18 en su sitio web.

“Copiar la Mona Lisa ha sido un ejercicio de los artistas durante siglos”, señala el film de Pathé. Y Christie´s lo confirma: “Sin duda, es una de las imágenes más reconocibles del mundo. La versión original de la Mona Lisa entró en las colecciones reales de François I, en Francia, poco después de 1517. Se hicieron varias copias a partir del siglo XVII, incluida la nuestra, que es una nueva versión de la Mona Lisa de Leonardo de principios del siglo XVII. Las columnas de cada lado no están incluidas en esta versión. Sin embargo, la imagen sigue siendo tan impactante como siempre y fascina, al igual que la obstinación de Raymond Hekking, marcada por la convicción personal y la poesía”.

Fuente: Celina Chatruc, La Nación.